La era de los nano fa­mo­sos

Las ce­le­bri­da­des de hoy na­cen y mue­ren en días. Y pro­ba­ble­men­te es­tá bien que así sea.

La Voz del Interior - Rumbos - - FUTURO IMPERFECTO - POR DIE­GO MARINELLI

"La po­lí­ti­ca es igual al mun­do del es­pec­tácu­lo, pe­ro con gen­te fea". Es­ta es una de las má­xi­mas de Ro­ger Sto­ne, el gu­rú que di­se­ñó la cam­pa­ña elec­to­ral de Do­nald Trump. Im­pul­sa­do por ideas co­mo és­ta y otras del es­ti­lo –"Da igual que te co­noz­can por al­go ma­lo, lo gra­ve es que no que te co­noz­can" y "La fa­ma no es im­por­tan­te, es lo úni­co que im­por­ta"–, Sto­ne lo­gró lo que na­die es­pe­ra­ba: lle­var a un bi­za­rro y te­le­vi­si­vo mul­ti­mi­llo­na­rio al si­llón pre­si­den­cial más re­le­van­te del mun­do. Y pa­ra ello con­tó con la ines­ti­ma­ble ayu­da de la ló­gi­ca (des) in­for­ma­ti­va y la for­ma de en­tro­ni­zar per­so­na­li­da­des pro­pia de la era de las re­des so­cia­les.

Una de las mu­chas co­sas que re­vo­lu­cio­nó la apa­ri­ción de la web, pri­me­ro, y de las re­des so­cia­les, lue­go, es la na­tu­ra­le­za de la fa­ma. Du­ran­te el si­glo XX, los fa­mo­sos so­lían ser fa­mo­sos por al me­nos una dé­ca­da o dos (gen­te co­mo los Ro­lling Sto­nes lle­van sién­do­lo des­de ha­ce más de 50 años); mien­tras que aho­ra, en es­tos do­ra­dos años de li­kes y 140 ca­rac­te­res, la fe­cha de ven­ci­mien­to de la ce­le­bri­dad se pa­re­ce más a una se­ma­na o dos, si hay suer­te. Prác­ti­ca­men­te to­dos esos es­tu­dios que se pu­bli­can ca­da año so­bre las as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les de los ado­les­cen­tes re­ve­lan que una am­plia ma­yo­ría tie­ne co­mo prin­ci­pal sue­ño el ser fa­mo­so. Así, a se­cas. Y no se tra­ta de una fa­ma vin­cu­la­da ne­ce­sa­ria­men­te con un mé­ri­to ar­tís­ti­co, hu­ma­nis­ta o de­por­ti­vo (co­sa de vie­jos), sino con la ex­tra­ña ló­gi­ca vi­ral de la web, que es ca­paz de con­ver­tir en ar­chi fa­mo­so, de la no­che a la ma­ña­na, a un pi­be chi­leno que se cam­bia de go­rras y ha­bla a mil por ho­ra so­bre cual­quier co­sa des­de una ca­ma­ri­ta ins­ta­la­da en el li­ving de la casa de sus pa­dres. En­tre un mú­si­co o fut­bo­lis­ta y un you­tu­ber o ins­ta­gra­mer, el 54% de los ado­les­cen­tes (ci­fras de Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do) pre­fie­re a los se­gun­dos. La mis­ma fa­ma, pe­ro con me­nos es­fuer­zo. ¿Pa­ra que vas a es­tar en­tre­nan­do o en­sa­yan­do du­ran­te ho­ras, si con man­dar fru­ta por el iPho­ne al­can­za?

La na­tu­ra­le­za de la ce­le­bri­dad web es efí­me­ra y lo se­rá ca­da día más. En es­tos días flas­hea­mos con An­to y su "mo­men­to pe­lo­pin­cho" y, pa­ra cuan­do es­to sal­ga pu­bli­ca­do, ya ha­brá al­guien ocu­pan­do su lu­gar en las con­ver­sa­cio­nes. Los fa­mo­sos de aho­ra lle­gan rá­pi­do y se van aún más de pri­sa. Los eti­que­tó­lo­gos de la cul­tu­ra di­gi­tal han de­ci­di­do de­no­mi­nar­los nano fa­mo­sos: mi­cro ce­le­bri­da­des que sur­gen de la na­da. Un fe­nó­meno de cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea que ori­gi­na co­sas cu­rio­sas co­mo que un you­tu­ber de 17 años ven­da más li­bros en la Ar­gen­ti­na que Gar­cía Már­quez y que un con­duc­tor de reality shows ten­ga en­tre sus ma­nos el bo­tón ro­jo de la Casa Blan­ca.

UNA AM­PLIA MA­YO­RÍA DE JÓ­VE­NES SUE­ÑA CON SER FA­MO­SO. ASÍ, A SE­CAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.