Al ca­lor de la am­bi­ción

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com Psi­có­lo­go y au­tor del libro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B).

“To­dos los ex­tre­mos son ma­los”, di­ce una fra­se po­pu­lar tan an­ti­gua co­mo sa­bia. Y, cier­ta­men­te, nues­tra sa­lud men­tal de­pen­de bas­tan­te de lo­grar en la vi­da el pun­to me­dio.

Un fa­mo­so mi­to grie­go que nos ilus­tra al res­pec­to es el de Íca­ro. Pe­ro re­sul­ta di­fí­cil ha­blar de es­te per­so­na­je sin ha­cer re­fe­ren­cia a su pa­dre, Dé­da­lo. Am­bos es­ta­ban pri­sio­ne­ros en Cre­ta y de­bían es­ca­par, por lo que Dé­da­lo se las in­ge­nió pa­ra cons­truir dos pa­res de alas –unas pa­ra Íca­ro, las otras pa­ra él– con plu­mas de aves, en­tre­te­ji­das con hi­los y re­cu­bier­tas de ce­ra. En cuan­to Dé­da­lo dio las alas a Íca­ro y am­bos se dis­po­nían a huir, le ad­vir­tió a su hi­jo: “Re­cuer­da no vo­lar de­ma­sia­do al­to ni de­ma­sia­do ba­jo”. Es­ta re­co­men­da­ción re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble, da­do que si vo­la­ban muy ba­jo la es­pu­ma del mar mo­ja­ría las alas; y si lo ha­cía muy al­to, el ca­lor del Sol de­rre­ti­ría la ce­ra que ad­he­ría las plu­mas.

Dé­da­lo se lan­zó al vue­lo, se­gui­do por su hi­jo, y así via­ja­ron lar­go tiem­po has­ta que, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, Íca­ro des­obe­de­ció a su pa­dre y as­cen­dió pe­li­gro­sa­men­te, re­mon­tán­do­se ha­cia el Sol y re­go­ci­ján­do­se al no­tar la des­co­mu­nal al­tu­ra que po­día al­can­zar. En­ton­ces, lo te­mi­do por su pa­dre ocu­rrió: el Sol de­rri­tió la ce­ra de las alas e Íca­ro se pre­ci­pi­tó so­bre el mar y mu­rió.

¿Por qué nos sir­ve co­mo ejem­plo pa­ra la vi­da el mi­to de Íca­ro? Por­que Dé­da­lo, en de­fi­ni­ti­va, se re­fe­ría a la im­por­tan­cia de en­con­trar ese im­pres­cin­di­ble pun­to me­dio. Si re­pa­ra­mos en que Íca­ro se sin­tió ten­ta­do por al­can­zar una utó­pi­ca gran­de­za, es fá­cil de­du­cir que lo que ter­mi­nó de­rri­bán­do­lo fue el ex­ce­so de am­bi­ción. Por en­de, el pun­to de equi­li­brio sa­lu­da­ble po­dría­mos si­tuar­lo en­tre esa am­bi­ción y el con­for­mis­mo.

Quien so­lo op­ta por no arries­gar­se, por afe­rrar­se te­me­ro­so al con­for­mis­mo, se­rá co­mo quien vue­la al ras del agua y co­rre el ries­go de mo­jar sus alas y no po­der se­guir. Quien en su am­bi­ción no eva­lúa ries­gos y as­cien­de sin me­di­da ni pro­pó­si­tos cla­ros, pue­de que pier­da sus alas y pe­rez­ca en la caí­da. El te­mor que nos re­plie­ga en el con­for­mis­mo no es más que un obs­tácu­lo que de­be­mos sor­tear. Nun­ca ha­bre­mos de su­pe­rar­nos si te­ne­mos mie­do a vo­lar. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca de­jar de la­do la pru­den­cia y arries­gar­nos sin eva­luar las con­se­cuen­cias. En to­do ca­so, la me­su­ra tie­ne que ser re­sul­ta­do de un aná­li­sis ra­cio­nal que pon­ga freno a im­pul­sos des­bor­da­dos.

Por lo tan­to: ni con­for­mis­mo te­me­ro­so ni am­bi­ción irra­cio­nal; ya que la vi­da se tra­ta de vo­lar con la me­ta cla­ra y con pru­den­cia. Aquel que por mie­do se con­for­ma, ter­mi­na cons­tru­yen­do su pro­pia pri­sión. Y quien pre­ten­de vo­lar sin las alas ade­cua­das, re­mon­tán­do­se por im­pul­so emo­cio­nal y ca­re­cien­do del freno ne­ce­sa­rio que im­po­ne la ra­zón, cae­rá. La am­bi­ción es una he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria, pe­ro so­lo fun­cio­na cuan­do se la em­plea ra­zo­na­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.