Die­go Pe­ret­ti “El se­xo es lo que nos man­tie­ne en aler­ta”

Es uno de los re­yes de la co­me­dia ro­mán­ti­ca. La cá­ma­ra ado­ra su ca­ris­ma de ti­po co­mún al que le ocu­rren co­sas in­creí­bles, con esa on­da freu­dia­na tí­pi­ca­men­te ar­gen­ti­na. Mien­tras so­pe­sa la po­si­bi­li­dad de una pe­lí­cu­la con Los si­mu­la­do­res, pro­ta­go­ni­za una obr

La Voz del Interior - Rumbos - - ENTREVISTA - TEX­TO JA­VIER FIR­PO FO­TOS MARIANA ELIANO

“Es­toy te­nien­do mu­cha suer­te, no me fal­ta tra­ba­jo y en­ci­ma me pro­po­nen la­bu­ros ten­ta­do­res”, di­ce Die­go Pe­ret­ti, que se re­ci­bió de psi­quia­tra, que pu­do ser un ta­len­to­so za­gue­ro cen­tral, pe­ro que op­tó, fi­nal­men­te, por la ac­tua­ción. A Pe­ret­ti le que­da bien “la in­ge­nui­dad del hom­bre co­mún al que le pa­sa al­go ge­nial”. En ci­ne, so­bre to­do, se lo vin­cu­la más a la co­me­dia que al dra­ma, por lo me­nos en sus úl­ti­mas pe­lí­cu­las: Sin hi­jos, Show­room, Pa­pe­les

en el vien­to y las re­cien­tes Ca­si le­yen­das y La no­che que mi ma­dre ma­tó a

mi pa­dre. Aho­ra, mien­tras me­di­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que aquel éxi­to te­le­vi­si­vo de Los si­mu­la­do­res se con­vier­ta en una pe­lí­cu­la, pro­ta­go­ni­za, jun­to a Flo­ren­cia Pe­ña, Los ve­ci­nos de arri­ba, una es­tu­pen­da co­me­dia dra­má­ti­ca –con el se­llo de Ja­vier Daul­te–, que des­cu­bre las ru­ti­nas y el abu­rri­mien­to de una pa­re­ja en de­cli­ve. “Es una his­to­ria du­ra, por­que ha­bla de co­sas pe­sa­das, reales del des­gas­te y el pa­de­ci­mien­to de cual­quier pa­re­ja”, ana­li­za. ¿Te re­fe­rís al des­gas­te de la con­vi­ven­cia? Si bien es en tono de co­me­dia, las co­sas que se di­cen en la obra son te­rri­bles. Yo soy el ma­ri­do de un ma­tri­mo­nio que, apa­ren­te­men­te, no tie­ne sa­li­da más que la se­pa­ra­ción. Hay ero­sión, har­taz­go, des­gano… El dis­pa­ra­dor de la obra es el se­xo, o la fal­ta de él… Di­ga­mos, más bien, en có­mo

“ME SALVÉ DE IR A MAL­VI­NAS POR NÚ­ME­RO BA­JO. Y AÚN ME GE­NE­RA AN­GUS­TIAS.”

nos vin­cu­la­mos con el se­xo. La pre­gun­ta es dón­de se inician los pro­ble­mas en una pa­re­ja. ¿En la con­vi­ven­cia, en la ru­ti­na, en la fal­ta de sor­pre­sa, en el de­sin­te­rés? Se­gún la obra, la (no) vi­da se­xual es la que mar­ca el pul­so de la pa­re­ja… En una pa­re­ja el se­xo es cau­sa-con­se­cuen­cia del es­ta­do de la re­la­ción. La obra ana­li­za ese es­pa­cio de la pa­re­ja. No hay ter­ce­ros, ni hi­jos, ni la­bu­ro que ro­dee a la pa­re­ja, so­lo se en­fo­ca en el se­xo, ya sea co­mo cau­sa o co­mo efec­to. Sin en­trar en el te­rreno per­so­nal, ¿cuál es tu opi­nión so­bre la re­le­van­cia del se­xo en la pa­re­ja? Cla­ro que es im­por­tan­te. Hay pa­re­jas pa­ra las que el se­xo no es un as­pec­to pre­pon­de­ran­te, pe­ro pa­ra mí es prio­ri­ta­rio. El se­xo es al­go que me man­tie­ne en es­ta­do de aler­ta des­de ha­ce más de cua­ren­ta años… Pen­sá en to­do lo que pro­du­ce el se­xo… Cuán­to uno quie­re y ne­ce­si­ta se­du­cir, cuán­to gus­tar y ser que­ri­do. A mí me ur­ge, es una ne­ce­si­dad im­pres­cin­di­ble, es mi com­bus­ti­ble. La ex­ci­ta­ción cor­po­ral es vi­tal. Cuan­do ha­blo de se­xo, no me re­fie­ro úni­ca­men­te a la ge­ni­ta­li­dad, sino a la se­duc­ción, a los víncu­los, a la pa­re­ja y tam­bién, y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a la so­le­dad.

Bus­co mi des­tino

Se­reno y pro­fun­do es­tá Pe­ret­ti, ha­bla ba­jo y tie­ne el tic de aco­mo­dar­se esa en­vi­dia­ble me­le­na. Lu­ce jeans, re­me­ra y cam­pe­ra, y le flu­ye un as­pec­to ju­ve­nil sin for­zar­lo. Co­mo al pa­sar, re­co­no­ce que des­pués de los cin­cuen­ta dis­fru­ta más el tra­ba­jo que a los cua­ren­ta. “Qui­zás por­que es­toy más asen­ta­do, y me sien­to más con­fia­do.” Arran­cas­te tar­de en la ac­tua­ción, pe­ro te fue muy bien. ¿Qué ti­po de tra­bas tuviste? Yo me me­tía en un mun­do to­tal­men­te nue­vo, sin co­no­ci­dos, ni pa­rien­tes ni cu­ña­dos, ni aco­mo­dos. Las tra­bas pa­sa­ron por cues­tio­nes in­ter­nas, de la ca­be­za, de po­der sen­tir­me ca­pa­ci­ta­do, de po­der con­tar con ese plus de con­fian­za… Y pen­sar que pa­ra el pú­bli­co es­tás en­tre los pre­fe­ri­dos, jun­to a Ri­car­do Da­rín y Gui­ller­mo Fran­ce­lla. Oja­lá pu­die­ra co­brar co­mo ellos

(ri­sas). No, yo creo que no. Dis­cul­pa­me. Ellos son inal­can­za­bles, con­vo­can mul­ti­tu­des. Yo es­toy en otro es­ta­tus, una se­gun­da lí­nea, dig­na, eh. No me quie­ro ha­cer el hu­mil­de; al con­tra­rio, su­pe ga­nar­me un lu­gar­ci­to, pe­ro más por tra­ba­jo, vo­lun­tad y suer­te, que siem­pre es ne­ce­sa­ria, que por ca­ris­ma. Y no es fá­cil te­ner vo­lun­tad, es una vir­tud de la que me enor­gu­llez­co. ¿As­pi­rás a te­ner el lu­gar de Da­rín y Fran­ce­lla? Sí, cla­ro. As­pi­rar a te­ner la po­pu­la­ri­dad de ellos es co­mo as­pi­rar a que la Ar­gen­ti­na ga­ne el Mun­dial. Es de­cir… yo no pue­do ha­cer na­da más que se­guir tra­ba­jan­do y per­fec­cio­nar­me. Da­rín y Fran­ce­lla son dos sím­bo­los, son em­ble­má­ti­cos… ¿Ellos son tus fa­ros? Mis re­fe­ren­tes en tea­tro son Al­fre­do Al­cón, den­tro de lo clá­si­co, y Eduar­do “Ta­to” Pa­vlovsky, en un ám­bi­to más trans­gre­sor. La pre­sen­cia es­cé­ni­ca de ellos me re­sul­ta­ba en­vi­dia­ble. Y en ci­ne, pa­ra mí el nú­me­ro uno es Fe­de­ri­co Lup­pi. A mí Lup­pi me mar­có aún an­tes de que yo me de­di­ca­ra a la ac­tua­ción, su po­ten­cia in­ter­pre­ta­ti­va siem­pre me con­mo­vió. Y no quie­ro de­jar de men­cio­nar a otro gran ac­tor co­mo Luis Bran­do­ni. Fuis­te psi­quia­tra y lue­go ac­tor, ca­si dos ex­tre­mos. ¿Cuán­to te cos­tó esa me­ta­mor­fo­sis? Son dos ofi­cios muy par­ti­cu­la­res, fuer­tes y de­man­dan­tes. Los dos tie­nen co­mo ob­je­ti­vo el es­tu­dio del al­ma y es fas­ci­nan­te po­der su­mer­gir­se en ella… Pe­ro cos­tó mu­cho la mu­dan­za de un lu­gar al otro. Fue ne­ce­sa­rio un tiem­po de adap­ta­ción, una ne­ce­si­dad per­so­nal de sen­tir qué sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí la ac­tua­ción y con­ven­cer­me. Siem­pre cues­ta pe­gar el vo­lan­ta­zo… Siem­pre. Y si bien yo lo hi­ce con de­ci­sión, fue ne­ce­sa­rio y obli­ga­to­rio ha­cer un fuer­te tra­ba­jo in­terno. Por eso di­go que es­te ofi­cio em­pe­zó a ren­dir sus fru­tos ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co. Ve­rás que si al­go no le fal­ta a mi vi­da es in­ten­si­dad, tan­to en una ac­ti­vi­dad co­mo en la otra. ¿Cuán­to te ayu­dó la te­ra­pia? Por­que uno ima­gi­na que ha­brás te­ni­do años de se­sio­nes... Los tu­ve y los ten­go. Pe­ro lo más ra­ro es que yo, de jo­ven, no pen­sa­ba ha­cer aná­li­sis, sen­tía que no lo ne­ce­si­ta­ba, has­ta que en­tré a la re­si­den­cia del Hos­pi­tal Cas­tex, don­de no­té rá­pi­da­men­te que es­ta­ba muy mal vis­to si vos es­tu­diás psi­quia­tría y no te ana­li­zás. ¿Pa­ra tan­to? Aca­dé­mi­ca­men­te no es co­rrec­to. Una per­so­na que se dedica a ser te­ra­peu­ta de­be te­ner aná­li­sis per­so­nal, y me pa­re­ce que así de­be ser. Si vos es­tás tra­ba­jan­do to­do el tiem­po con la sa­lud de la gen­te, es clave te­ner tu he­rra­mien­ta de tra­ba­jo afi­na­da, y pa­ra eso te­nés que ser asis­ti­do por un pro­fe­sio­nal. Es vi­tal sa­ber lim­piar, sa­ber blan­quear, sa­ber qué de­cir y sa­ber si es­tás en con­di­cio­nes de po­der ana­li­zar a otro. Es co­mo un di­rec­tor téc­ni­co: sal­vo ra­ras ex­cep­cio­nes, en­tien­de al ju­ga­dor por­que él tam­bién al­gu­na vez ju­gó al fút­bol. Ya que men­cio­nás el fút­bol, co­le­gas tu­yos te han de­fi­ni­do co­mo un za­gue­ro con mu­cha téc­ni­ca, que tran­qui­la­men­te po­drías ha­ber lle­ga­do a Pri­me­ra… Bueno, me de­fien­do. Era un buen za­gue­ro cen­tral, téc­ni­co, ce­re­bral y muy char­la­tán en la can­cha; la ver­dad es que creo que po­día ha­ber lle­ga­do un po­co más le­jos, no sé si a Pri­me­ra, por­que ten­dría que ha­ber

lar­ga­do to­do y de­di­car­me ex­clu­si­va­men­te al fút­bol. Aho­ra aflo­jé un ca­cho, ten­go la ro­di­lla a la mi­se­ria, por eso al­terno con natación. Hoy se­rías un ex ju­ga­dor, pro­ba­ble­men­te con las pier­nas a la mi­se­ria y te hu­bie­ras que­da­do sin en­car­nar a Gui­ller­mo Montes, el psi­có­lo­go de En te­ra­pia, que de­be ha­ber mar­ca­do una bi­sa­gra en tu ca­rre­ra… Un pun­to de in­fle­xión, sin du­da. Uno de esos pro­gra­mas que apun­tó a un pú­bli­co con cier­ta ca­be­za, pe­ro ac­ce­si­ble. Lo que se con­ta­ba en

En te­ra­pia era en­ten­di­ble, se uti­li­za­ba un len­gua­je sen­ci­llo, no her­mé­ti­co. Y por su­pues­to que el psi­có­lo­go que in­ter­pre­té era de fic­ción, con ma­ti­ces de la vi­da real, pe­ro es co­mo el de­tec­ti­ve de las se­ries. Siem­pre re­suel­ven an­tes y me­jor… Te ha­go la pre­gun­ta del mi­llón: se vie­ne o no la pe­lí­cu­la de Los si­mu­la­do­res? No­so­tros ya di­ji­mos que te­ne­mos ga­nas de ha­cer la pe­lí­cu­la, pe­ro hay que pre­gun­tar­le al que es­cri­be, y ese es Da­mi.n Szi­fron, que est. en Holly­wood pre­pa­ran­do El hom­bre

nu­clear. Nos he­mos jun­ta­do con Da­mi.n va­rias ve­ces pa­ra ver qué idea po­de­mos me­ter en Los si­mu­la­do­res den­tro del for­ma­to ci­ne­ma­togr.fi­co, que no es lo mis­mo que la te­le­vi­sión. Él tie­ne al­gu­na idea, pe­ro no la con­cre­ta­mos por­que est. muy ocu­pa­do. Creo que de ha­ber pe­lí­cu­la ser. den­tro de tres o cua­tro años, no an­tes.

La deu­da de Mal­vi­nas

Pe­ret­ti es cla­se 1963, un año sig­ni­fi­ca­ti­vo. Ha­ce un tiem­po, en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, se lo es­cu­chó de­cir al­go así co­mo que se arre­pen­tía de no ha­ber ido a Mal­vi­nas… ¿Era cier­to o que­da­ba po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to? Sí, es cier­to, y no ten­go ne­ce­si­dad de ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. M.s que arre­pen­ti­mien­to, te­nía un qui­lom­bo gran­de en la ca­be­za, que ca­da tan­to re­apa­re­ce. Yo na­cí en 1963 y el año de la gue­rra, 1982, me salvé por nú­me­ro ba­jo. Pe­ro yo es­ta­ba muy mor­ti­fi­ca­do, te­nía sen­sa­cio­nes en­con­tra­das y una con­tra­dic­ción enor­me. Mi ca­be­za me ta­la­dra­ba un mon­tón. ¿Qué se te pa­sa­ba por la ca­be­za? Pen­sa­ba: “¡Có­mo, es mi ge­ne­ra­ción, est.n yen­do pi­bes co­mo yo a Mal­vi­nas, a de­fen­der un ca­cho de tie­rra y yo me ha­go el bo­lu­do!”. Al­go b.si­co, de Bi­lli­ken. Y no so­lo a mí me aga­rró, no era un ca­so ais­la­do o tí­pi­co de un lo­qui­to... Hay que po­ner­se en con­tex­to… Por su­pues­to. Ha­cé ese ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción por un ins­tan­te: el país en gue­rra, con­tra In­gla­te­rra, por las Is­las Mal­vi­nas y ba­jo un go­bierno dic­ta­to­rial. Si bien era una dic­ta­du­ra, la cau­sa, la re­cu­pe­ra­ción de las is­las, te­nía mu­cho pe­so his­tó­ri­co. Uno po­día ser pro­gre­sis­ta, an­ti­be­li­co­so, pe­ro la Pa­tria de uno, en esos tiem­pos, era al­go sa­gra­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.