Ca­ba­llos en la his­to­ria

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BA­JO

En me­mo­ria de Ju­lio To­rres. Gran novelista, hom­bre de cam­po, du­cho en tro­pi­llas y pe­la­jes de Cór­do­ba.

En nues­tro país, por va­rios si­glos, el ca­ba­llo fue in­dis­pen­sa­ble pa­ra la su­per­vi­ven­cia, pe­ro tam­bién pa­ra lu­ci­mien­to: un buen ca­ba­llo era el equi­va­len­te a po­seer, hoy, un au­to de lu­jo. Ade­más, pa­ra mu­chos, era un ani­mal en el que se de­po­si­ta­ba afec­to: un do­cu­men­to de 1590, de Cór­do­ba, di­ce: “Y Da­mián Oso­rio com­pró una ye­gua con una po­tran­ca, que la cría era muy ga­la­na, y más tar­de re­ga­la la ma­dre, por­que la cría fue co­mi­da por el ti­gre y só­lo la ha­bía com­pra­do por amor a la cría”. Ga­lán o ga­lano se de­cía de un ca­ba­llo de bue­nas for­mas, buen pe­la­je y an­dar ai­ro­so; era ani­mal de os­ten­ta­ción: un ruano ga­lán es un ala­zán do­ra­do de cri­nes blan­cas.

El co­lor del pe­la­je in­flu­yó por mi­le­nios en la elec­ción del ca­ba­llo de gue­rra: los ro­ma­nos con­quis­ta­ron im­pe­rios con la ca­ba­lle­ría de tor­di­llos ne­gros –nues­tro mo­ro– y en Es­pa­ña, en el si­glo XVII, se de­cía que el mo­ro “era de fie­rro”.

A es­te pe­la­je se le ad­ju­di­ca­ban mu­cha fuer­za, em­pu­je y vi­gor. El más fa­mo­so mo­ro ar­gen­tino fue el de Fa­cun­do Qui­ro­ga; se de­cía que era un en­te pro­tec­tor del cau­di­llo. El ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Paz re­la­ta en sus Me­mo­rias que oyó de­cir a un ve­cino de Cór­do­ba –un hom­bre cul­to– que el ani­mal, du­ran­te la ba­ta­lla de La Ta­bla­da, no se de­jó mon­tar, ad­vir­tién­do­le así que la for­tu­na le era ad­ver­sa.

Y en las pro­vin­cias se bro­mea­ba con que el país no ten­dría Cons­ti­tu­ción has­ta que don Es­ta­nis­lao Ló­pez –go­ber­na­dor de San­ta Fe–, le de­vol­vie­ra los ca­ba­llos a Fa­cun­do: des­pués del com­ba­te de On­ca­ti­vo, ha­bían ido a pa­rar a sus co­rra­les y por más que el rio­jano los re­cla­mó, ja­más le fue­ron de­vuel­tos, que­dan­do ene­mis­ta­dos de por vi­da.

En ca­si to­das las pro­vin­cias, ca­da

Al pe­la­je ne­gro se le ad­ju­di­ca­ba fuer­za y vi­gor. El más fa­mo­so mo­ro ar­gen­tino fue el de Qui­ro­ga, un en­te pro­tec­tor del cau­di­llo.

fa­mi­lia, ca­da es­tan­cie­ro, te­nía tro­pi­llas de un so­lo pe­lo, pri­vi­le­gian­do los to­nos os­cu­ros o muy cla­ros, co­mo los co­di­cia­dos ba­yos con sus ma­ti­ces: hue­vo de pa­to, en­ce­ra­do, do­ra­di­llo.

So­la­net, en su li­bro so­bre el ca­ba­llo ar­gen­tino, cuen­ta que Ma­nue­li­ta Ro­sas te­nía un do­ra­di­llo de co­la y cri­nes lar­gas pa­ra pa­sear por Pa­ler­mo. Do­ra­di­llo tam­bién era el de Car­men Ma­cha­do de Dehe­za, que se unió a la re­vo­lu­ción de 1839 –la de los Li­bres del Sur– con­tra don Juan Ma­nuel, y que so­lía pa­sear por Chas­co­mús en un ca­ba­llo de ese pe­la­je. Es­ta jo­ven fue ob­se­quia­da por el je­fe de la re­be­lión con “un ove­ro ne­gro, de mu­cho áni­mo, al que le tren­za­ron la crin con cin­tas ce­les­tes”. La dama ves­tía, pa­ra mon­tar­lo, un pro­vo­ca­ti­vo tra­je azul.

Otro da­to de la épo­ca de Ro­sas: en Bue­nos Ai­res, se ad­ver­tía al pue­blo, por pro­cla­ma, que de­bía acu­dir a los actos en ho­nor al Res­tau­ra­dor mon­tan­do en ca­ba­llos de es­te co­lor y ador­na­dos con cin­tas pun­zó.

La guar­dia per­so­nal de don Ma­nuel Ló­pez Que­bra­cho, go­ber­na­dor de Cór­do­ba (1835-1852), mon­ta­ba ca­ba­llos blan­cos, que con­tras­ta­ban con los pan­ta­lo­nes co­lo­ra­dos de sus ji­ne­tes. Que­bra­cho era afec­to a las cua­dre­ras; Luis Ca­rran­za To­rres, his­to­ria­dor y novelista, di­ce: “Era un ju­ga­dor con su­fi­cien­te ca­rác­ter co­mo pa­ra no trans­for­mar su afi­ción en vi­cio.” Co­mo hom­bre de cam­po, el Go­ber­na­dor so­lía sa­lir por las tar­des, le­jos de la ciu­dad, mon­tan­do un so­ber­bio tor­di­llo, año­ran­do, po­si­ble­men­te, las lla­nu­ras de su Pam­pa­yas­ta. Su­ge­ren­cias: 1) Te­ner en cuen­ta que el nom­bre de los pe­la­jes equi­nos va­ría de una pro­vin­cia a otra; 2) Leer, de Emi­lio So­la­net, Pe­la­jes criollos, lleno de anéc­do­tas y da­tos in­tere­san­tes; 3) Bus­car La som­bra del cau­di­llo, de Luis Ca­rran­za To­rres; 4) Ayu­dar a gru­pos que asis­ten a ca­ba­llos mal­tra­ta­dos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.