Men­ti­ras: ¿so­mos to­dos dis­cí­pu­los de Pi­no­cho?

Se­gún los cien­tí­fi­cos, na­die se sal­va: por dis­tin­tos mo­ti­vos –con­ve­nien­cia, com­pa­sión, in­clu­so amor– to­dos de­ci­mos en­tre 10 y 200 men­ti­ras dia­rias. ¿Por qué pe­di­mos a los de­más ho­nes­ti­dad, pe­ro nos arro­ga­mos el derecho a en­ga­ñar? En es­ta no­ta, to­da la ver

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Ma­nuel se que­da dor­mi­do. An­tes de sa­lir de su ca­sa, avi­sa en el tra­ba­jo que tu­vo un pro­ble­ma per­so­nal y que va a lle­gar unos mi­nu­tos de­mo­ra­do. Sa­lu­da a su mu­jer y le di­ce que es­tá her­mo­sa, a pe­sar de la gri­pe que la tie­ne co­mo un tra­po des­de ha­ce tres días. Des­pués be­sa a sus hi­jos y les pro­me­te lle­gar tem­prano pa­ra ir a la pla­za, aun­que sa­be que lo más pro­ba­ble es que no re­gre­se an­tes de la ce­na. Una vez en la ofi­ci­na, Ma­nuel man­da co­rreos en los que se ex­cu­sa con los pro­vee­do­res por no ha­ber­les en­via­do el pa­go y le de­ja un men­sa­je a su ma­dre pa­ra de­cir­le que no irá a vi­si­tar­la por­que no se sien­te bien. Aún no es el me­dio­día y Ma­nuel ya di­jo más de cin­co men­ti­ras. Por con­ve­nien­cia, por in­te­rés, por com­pa­sión e in­clu­so por amor. ¿Los pe­que­ños en­ga­ños co­ti­dia­nos son ne­ce­sa­rios? ¿Es me­jor de­cir la cru­da ver­dad, sin me­dir los cos-

tos, o con­vie­ne dis­fra­zar­la pa­ra ha­cer sen­tir me­jor a los de­más?

El fi­ló­so­fo Da­vid Li­vings­to­ne Smith, au­tor del li­bro ¿Por qué men­ti­mos?, plan­tea que la men­ti­ra da ven­ta­jas; “por eso la usa­mos de for­ma es­pon­tá­nea, igual que res­pi­ra­mos o su­da­mos”, ase­gu­ra. Se­gún Li­vings­to­ne, la evo­lu­ción ha ins­ta­la­do la men­ti­ra co­mo par­te de la na­tu­ra­le­za: “Cual­quier pe­que­ño en­ga­ño in­ten­cio­na­do pue­de con­si­de­rar­se una men­ti­ra. Po­de­mos men­tir sin usar pa­la­bras, a tra­vés de una son­ri­sa fal­sa, al an­dar o ad­qui­rir pos­tu­ras que apa­ren­tan con­fian­za en uno mis­mo, me­dian­te el uso de cos­mé­ti­cos que dis­fra­zan nues­tra apa­rien­cia reavl o in­clu­so al fin­gir un or­gas­mo”.

Des­de la in­fan­cia, nos edu­can pa­ra que di­ga­mos la ver­dad. La sin­ce­ri­dad es con­si­de­ra­da, al meos en teo­ría, un bien por en­ci­ma de los be­ne­fi­cios prác­ti­cos que pue­da otor­gar la men­ti­ra. Sin em­bar­go, la mo­ral de las bue­nas cos­tum­bres no du­ra de­ma­sia­do. A pe­sar de que in­ten­te­mos in­cul­cár­se­la a los ni­ños, to­dos los adul­tos nos en­tre­ga­mos a los pe­que­ños y gran­des en­ga­ños, y ni si­quie­ra la dis­ci­pli­na más es­tric­ta sir­ve pa­ra evi­tar­lo. A lo su­mo, lo que ge­ne­ra son fuer­tes sen­ti­mien­tos de cul­pa.

DE SO­BRE­VI­VIR SE TRA­TA

No so­lo las per­so­nas en­ga­ña­mos a los otros; men­tir no es al­go ex­clu­si­vo de los se­res hu­ma­nos. “Exis­ten plan­tas que tie­nen flo­res pa­re­ci­das a avis­pas hem­bra pa­ra atraer a los ma­chos y que, de es­ta for­ma, las po­li­ni­cen. Tam­bién exis­ten ser­pien­tes que fin­gen ser ve­ne­no­sas y pe­ces ma­cho que imi­tan a las hem­bras”, di­ce Li­vings­to­ne. “Men­tir es una ca­rac­te­rís­ti­ca bá­si­ca de los se­res vi­vos. Por su­pues­to, lo ha­ce­mos mu­cho me­jor que otros ani­ma­les, por­que nues­tra in­te­li­gen­cia es po­de­ro­sa y te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ha­blar”.

Se mien­te pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, pa­ra se­du­cir a una per­so­na que nos gus­ta, pa­ra ma­ni­pu­lar a los otros y tam­bién pa­ra cui­dar­los. En la pe­lí­cu­la ale­ma­na Good Bye Le­nin, una mu­jer so­cia­lis­ta en­tra en co­ma en 1989, jus­to cuan­do es­tá por caer el mu­ro de Ber­lín. Ocho me­ses des­pués, la mu­jer des­pier­ta y re­ci­be el al­ta, pe­ro el mun­do cam­bió: el ca­pi­ta­lis­mo triun­fó y de su ama­da Ale­ma­nia Orien­tal ya no que­da na­da. Pa­ra evi­tar dis­gus­tos y pro­te­ger­la de una re­caí­da, el hi­jo de­ci­de ocul­tar­le la ver­dad. En­ton­ces ar­ma to­da una es­truc­tu­ra de men­ti­ras y la mu­jer co­mien­za a vi­vir en una fic­ción. Con el tiem­po, y po­co an­tes de mo­rir, ella des­cu­bre el mon­ta­je pe­ro, en vez de eno­jar­se o sen­tir­se trai­cio­na­da, se con­mue­ve por el em­pe­ño de su hi­jo en crear­le una reali­dad pa­ra­le­la. La mu­jer es cons­cien­te de que la men­ti­ra es con­se­cuen­cia de un amor des­me­di­do y de­ses­pe­ra­do, por eso lo per­do­na y de­ci­de en­ga­ñar­lo ella tam­bién: pa­ra no de­silu­sio­nar­lo, nun­ca le di­ce que des­cu­brió su men­ti­ra.

No se pue­den me­ter to­dos los en­ga­ños en la mis­ma bol­sa: exis­ten men­ti­ras pia­do­sas, que em­plea­mos cuan­do no que­re­mos he­rir las emo­cio­nes aje­nas; men­ti­ras so­li­da­rias, que se usan pa­ra tra­tar de ayu­dar a los otros; men­ti­ras que tie­nen co­mo fin la ven­gan­za o la bús­que­da de un be­ne­fi­cio per­so­nal; y men­ti­ras en­ga­ño­sas, con las que se pre­ten­de da­ñar o sa­car pro­ve­cho de los otros.

“La men­ti­ra es una he­rra­mien­ta que pue­de ser usa­da pa­ra ha­cer el bien o el mal, en sí mis­ma no sig­ni­fi­ca na­da”, di­ce Pao­la, li­cen­cia­da en Le­tras. “Mu­chas ve­ces men­tí pen­san­do en el otro, pa­ra no he­rir­lo o pa­ra ha­cer­lo sen­tir bien en un tran­ce di­fí­cil. Tam­bién men­tí en el tra­ba­jo cuan­do tu­ve que fal­tar sin jus­ti­fi­ca­ti­vo y en­ga­ñé a mis pa­dres mu­chos fi­nes de se­ma­na cuan­do era ado­les­cen­te. To­dos lo ha­ce­mos; el te­ma es que, co­mo es­tá mal vis­to, ca­si na­die lo ad­mi­te. No creo que la ver­dad sea siem­pre lo me­jor, de­pen­de del con­tex­to y del pac­to de con­fian­za que ten­ga­mos con el otro”.

MENTIME QUE ME GUS­TA

“Si to­dos fué­ra­mos ho­nes­tos, la vi­da so­cial su­fri­ría un co­lap­so”, ase­gu­ra Li­vings­to­ne. “Se­ría in­so­por­ta­ble. Aquí re­si­de una in­tere­san­te pa­ra­do­ja: to­dos que­re­mos ser li­bres pa­ra men­tir, pe­ro nin­guno quie­re ser víc­ti­ma de las men­ti­ras. De­ci­mos a los de­más que de­ben ser ho­nes­tos, pe­ro nos re­ser­va­mos el derecho de en­ga­ñar. So­mos unos hi­pó­cri­tas”.

Una men­ti­ra pia­do­sa no es el pro­ble­ma. El te­ma es cuan­do so­mos in­ca­pa­ces de crear víncu­los au­tén­ti­cos; cuan­do in­ven­ta­mos per­so­na­jes e his­to­rias con tal de sen­tir­nos acep­ta­dos. En es­te sen­ti­do, las re­des so­cia­les son las es­tre­llas de la far­sa. Men­tir de­ja de ser be­ne­fi­cio­so y, en vez de ser­vir­nos pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res, nos su­mer­ge en es­ta­dos de aler­ta y en olea­das de em­bus­tes has­ta no sa­ber quié­nes so­mos. •

“No so­lo las per­so­nas en­ga­ña­mos a otros; tam­bién los in­sec­tos, las ser­pien­tes y las plan­tas. Pe­ro al po­der ha­blar, lo ha­ce­mos me­jor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.