PI­CAS­SO, LA GUE­RRA Y LOS 80 AÑOS DEL GUER­NI­CA

Con­si­de­ra­da co­mo una de las obras de ar­te más re­le­van­tes del si­glo XX (si no la más re­le­van­te), el Guer­ni­ca ce­le­bra en es­tos días 80 años des­de que emer­gió de los pin­ce­les arre­ba­ta­dos de Pa­blo Pi­cas­so. Po­cas crea­cio­nes ar­tís­ti­cas im­pac­ta­ron tan­to en la co

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR LAU­RA CE­DEI­RA

Ca­si dos me­ses des­pués del bom­bar­deo na­zi a la ciu­dad vas­ca de Guer­ni­ca, el 26 de abril de 1937, Pa­blo Pi­cas­so en­tre­ga­ba la obra que se con­ver­ti­ría en em­ble­ma del si­glo XX.

El mu­ral de 3,49 por 7,77 me­tros, he­cho en óleo so­bre lien­zo, es un tes­ti­mo­nio del te­rror de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la y una re­pre­sen­ta­ción an­ti­ci­pa­da de lo que su­ce­de­ría du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Al con­tra­rio de lo que po­dría su­po­ner­se, la obra no con­tie­ne nin­gu­na alu­sión a los su­ce­sos con­cre­tos del ata­que aé­reo, sino que cons­ti­tu­ye un ale­ga­to ge­né­ri­co con­tra las gue­rras, la vio­len­cia y el fas­cis­mo.

El Guer­ni­ca mar­ca­ría tam­bién el gol­pe de ti­món de Pi­cas­so ha­cia el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to. El pin­tor ma­la­gue­ño ha­bía gra­ba­do dos años an­tes el agua­fuer­te la Mi­no­tau­ro­ma­quia, el an­te­ce­den­te más di­rec­to del Guer­ni­ca.

Con el ini­cio del con­flic­to bé­li­co, Pi­cas­so de­ci­de sa­car la obra de Eu­ro­pa y en­viar­la al Museo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York. Aun­que la in­ten­ción era pro­te­ger­lo has­ta que fi­na­li­za­ra la gue­rra y pu­die­ra vol­ver a Es­pa­ña, fi­nal­men­te que­da­ría allí has­ta 1981, año en que se ins­ta­la de­fi­ni­ti­va­men­te en el Museo Rei­na So­fía de Ma­drid. El im­pac­to del Guer­ni­ca –con sus imá­ge­nes po­ten­tes del caos y la os­cu­ri­dad de la vio­len­cia y la muer­te– con­vo­ca­ría a in­ter­pre­ta­cio­nes y de­ba­tes so­bre la re­la­ción en­tre ar­te y po­lí­ti­ca; ade­más de in­tro­du­cir po­de­ro­sas for­mas ex­pre­si­vas de rup­tu­ra e in­no­va­ción.

Po­cas obras per­du­ra­ron e im­pac­ta­ron tan­to co­mo es­ta en los úl­ti­mos 100 años. Pen­sar el por qué, más allá de la im­pron­ta del pro­pio Pi­cas­so, es echar mano a una di­ver­si­dad de en­fo­ques y ar­gu­men­tos.

Con­sul­ta­do so­bre el lu­gar del Guer­ni­ca co­mo re­fe­ren­cia esen­cial en la his­to­ria del ar­te con­tem­po­rá­neo, el re­co­no­ci­do pin­tor ar­gen­tino, miem­bro en los años 60 del mo­vi­mien­to Nue­va Fi­gu­ra­ción, Luis Fe­li­pe Noé, di­ce: “Me pa­re­ce que la fun­ción del ar­te es dar una ima­gen com­ple­ja del mun­do. To­das las

van­guar­dias del si­glo XX ma­ni­fes­ta­ron de di­ver­sas ma­ne­ras su au­to­cues­tio­na­mien­to so­bre el len­gua­je apro­pia­do pa­ra re­fle­jar a un mun­do des­hu­ma­ni­za­do. Pi­cas­so am­plió esa fun­ción esen­cial. Fue ne­ce­sa­rio el ho­rror de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la pa­ra el sur­gi­mien­to de una obra que re­fle­ja­ra al si­glo XX en su des­ga­rra­mien­to. A tra­vés de ella, el bom­bar­deo de Guer­ni­ca pa­só de ser un dra­ma del pue­blo vas­do­res co a un sím­bo­lo de la má­xi­ma lo­cu­ra del hom­bre. Creo que es una de las obras más mag­ni­fi­cas de la his­to­ria de la pin­tu­ra mun­dial.”

Ese len­gua­je apro­pia­do que men­cio­na Noé nos lle­va a in­da­gar so­bre la pro­pues­ta de la obra a ni­vel es­té­ti­co. For­mas que tras­cen­die­ron fron­te­ras y dé­ca­das pa­ra ad­qui­rir una di­men­sión uni­ver­sal.

Los ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les de ar­tis­tas, his­to­ria­do­res e in­ves­ti­ga- se cen­tran en la sim­pli­ci­dad y sig­ni­fi­ca­do de sus imá­ge­nes ca­pa­ces de su­pe­rar ba­rre­ras cul­tu­ra­les, la in­ci­ta­ción al diá­lo­go y la me­di­ta­ción que per­mi­ten sus di­men­sio­nes y la va­rie­dad de es­ce­nas en si­mul­tá­neo. Ade­más, la obra trans­for­mó al ar­te en una ex­pe­rien­cia. Sus for­mas tras­cen­die­ron los años y des­em­bar­ca­ron en la cul­tu­ra de ma­sas, el ar­te ca­lle­je­ro, el di­se­ño, la pu­bli­ci­dad. Ar­tis­tas y dis­ci­pli­nas

se la apro­pia­ron, se ani­ma­ron a re­ver­sio­nar­la, trans­for­mán­do­la en un ícono y, tal vez, ale­ján­do­la de su sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co.

Al res­pec­to el ar­tis­ta plás­ti­co, mu­ra­lis­ta y es­cul­tor Andrés Zer­ne­ri re­fle­xio­na: “El Guer­ni­ca es una es­pe­cie de có­di­go ge­né­ti­co de aque­llo que un ar­tis­ta quie­re lo­grar con sus obras. Por lo me­nos de los que en­ten­de­mos al ar­te co­mo una he­rra­mien­ta, más que co­mo un fin. Ha trans­mi­ti­do, de una ma­ne­ra sub­je­ti­va, una in­for­ma­ción so­bre el te­rror y so­bre los as­pec­tos mi­se­ra­bles de nues­tra ra­za hu­ma­na. En el len­gua­je ar­tís­ti­co, a par­tir de es­ta obra, se pro­du­jo ese fe­nó­meno que per­mi­tió en­ten­der la prac­ti­ci­dad, el he­cho prác­ti­co –si lo tu­vie­ra- del ar­te co­mo un ele­men­to mo­vi­li­za­dor y sen­si­bi­li­za­dor. Me pa­re­ce que ins­pi­ró a mu­chos ar­tis­tas a en­ten­der que es­te ofi­cio del ar­te tie­ne que te­ner una fun­ción so­cial. Es una de las obras que ha­cen es­cue­la y que si­gue vi­gen­te por lo que lo­gra en tér­mi­nos de len­gua­je y co­mu­ni­ca­ción”.

Via­jes e in­fluen­cias

En 1953 el Guer­ni­ca des­em­bar­ca en la II Bie­nal de Ar­te de San Pa­blo, en el mar­co de una re­tros­pec­ti­va de Pi­cas­so, y con ella su in­fluen­cia e im­pac­to en los ar­tis­tas de nues-

tro con­ti­nen­te. Jo­sé Cle­men­te Oroz­co, Wi­fre­do Lam, La­sar Se­gall o Cándido Por­ti­na­ri se­rán al­gu­nos de los pin­to­res que se apro­pia­rían

de su len­gua­je. Con­ti­núa así su in­fluen­cia y ex­pan­sión mun­dial.

“Na­die pue­de de­cir, con cer­te­za, por qué una obra es de­ci­si­va y em­ble­má­ti­ca”, ex­pli­ca An­drea Giun­ta, In­ves­ti­ga­do­ra Prin­ci­pal de CO­NI­CET y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. “So­bre ello se pue­den ana­li­zar va­rios fac­to­res que in­ci­den en el po­der que es­ta obra ad­qui­rió en el si­glo XX. Por un la­do, aque­llos in­he­ren­tes a la pin­tu­ra mis­ma. Se tra­ta de una obra de gran ta­ma­ño, con una fuer­za ex­tra­or­di­na­ria y dra­má­ti­ca del di­bu­jo. Se­gun­do, las cir­cuns­tan­cias en las que fue crea­da. En ter­cer lu­gar, fue­ron fun­da­men­ta­les en la cons­truc­ción de su au­ra los via­jes que la obra reali­zó por dis­tin­tas ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca la­ti­na: en ca­da ciu­dad a la que arri­bó, pro­vo­có de­ba­tes que ac­tua­li­za­ban y ac­ti­va­ban su fuer­za po­lí­ti­ca. En tal sen­ti­do sos­ten­go que el Guer­ni­ca es lo que es hoy no só­lo por su sin­gu­la­ri­dad co­mo obra, sino tam­bién por sus iti­ne­ran­cias, por la his­to­ria de sus via­jes y sus dis­tin­tas re­cep­cio­nes. Es, sin du­da, una obra que re­mi­te a la vio­len­cia. Y, en un mun­do en el que las for­mas de la vio­len­cia se mul­ti­pli­can, su ac­tua­li­dad es, sin du­da, po­ten­te”.

La obra fue tras­la­da­da 45 ve­ces por más de 30 ciu­da­des de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca en­tre 1937 y 1992. En nues­tro país fue­ron va­rios ar­tis­tas los que re­co­gie­ron su guan­te. El Gru­po Es­par­ta­co –mo­vi­mien­to de ar­te so­cial de los 60– se­ría in­fluen­cia­do, es­pe­cial­men­te, en cuan­to a la ca­pa­ci­dad ex­pre­si­va del mu­ra­lis­mo.

El ar­tis­ta Car­los Ses­sano, uno de sus miem­bros fun­da­do­res, re­la­ta su re­la­ción con la obra de Pi­cas­so. “A no­so­tros, co­mo gru­po, nos in­flu­yó más que na­da co­mo ac­ti­tud, co­mo ejem­plo de la res­pues­ta de una obra an­te una si­tua­ción. So­bre to­do por­que el Guer­ni­ca es tam­bién un mu­ral, una pan­car­ta; es una de­nun­cia, un gol­pe de pu­ño a tra­vés de un len­gua­je sim­bó­li­co. Tam­bién en cuan­to a la par­te es­ti­lís­ti­ca o for­mal, en los prin­ci­pios del gru­po cuan­do ele­gía­mos una ga­ma de gri­ses, ba­ja, un po­co dra­má­ti­ca. Creo que soy el que más in­fluen­cia­do es­tu­vo por Pi­cas­so, más allá del Guer­ni­ca. Es un pa­ra­dig­ma de lo que se pue­de ha­cer más allá del for­ma­lis­mo es­té­ti­co. Hay una ac­ti­tud ges­tual. Es un cua­dro pa­ra mi­rar­lo de le­jos, pa­ra re­ci­bir­lo co­mo im­pac­to. No es una obra en la que te pue­das me­ter den­tro, que aca­ri­cia la ma­te­ria, co­mo Mo­di­glia­ni, por ejem­plo. Es una obra don­de, a tra­vés de la gran sín­te­sis de la for­ma, el di­bu­jo pre­va­le­ce –co­sa que en los es­par­ta­cos tam­bién fue de­ter­mi­nan­te­usan­do el cla­ros­cu­ro pa­ra dar pro­fun­di­dad, no pa­ra dar vo­lu­men. Nues­tra pin­tu­ra era bas­tan­te pla­ni­mé­tri­ca tam­bién”.

El ar­te que per­du­ra

Otra ar­tis­ta, he­re­de­ra tam­bién del Guer­ni­ca y el Gru­po Es­par­ta­co, fue No­ra Pa­trich, quien re­fle­xio­na so­bre la for­ma en que la obra in­fluen­ció a los ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos. “Las ar­tes son ins­pi­ra­ción. Na­die crea na­da de la na­da. Es una es­pe­cie de ca­de­na. Ca­da ar­tis­ta es un es­la­bón, don­de ca­da uno se ali­men­ta de va­rios es­la­bo­nes y de va­rias ca­de­nas. No es tan li­neal. Ade­más, el ar­te no ca­du­ca. Ca­du­ca la me­dio­cri­dad, lo que es­tá de mo­da, lo que hoy to­do el mun­do com­pra pe­ro ma­ña­na, si no es­tá el ar­tis­ta vi­vo, no va­le na­da. El otro ar­te es el que nos ha­ce pen­sar, nos ins­pi­ra, ali­men­ta. Nos lle­na de po­der. No so­la­men­te la pin­tu­ra. La es­cri­tu­ra, el ci­ne, la música. Obras co­mo el Guer­ni­ca si­guen vi­gen­tes por­que ade­más –la­men­ta­ble­men­te– nos si­guen pa­san­do es­tas co­sas. Oja­lá la re­cor­dá­ra­mos más, la tu­vié­ra­mos más pre­sen­te... Por ahí no vol­ve­ría­mos a co­me­ter los mis­mos erro­res”.

Pa­ra se­guir re­fle­xio­nan­do so­bre la ac­tua­li­dad de la obra, pen­sa­mos en un ar­tis­ta jo­ven, más ale­ja­do de la con­tem­po­ra­nei­dad de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas del si­glo XX, y nos pre­gun­ta­mos qué sig­ni­fi­ca­ría pa­ra él el Guer­ni­ca.

Die­go Ci­ru­lli –ar­tis­ta plás­ti­co y do­cen­te, au­tor, en­tre otras obras, de la ins­ta­la­ción Ex­po­si­ción Ins­ta­la­ti­va “21 105 Re-sig­ni­fi­ca­ción de los Es­pa­cios de la Me­mo­ria” en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Me­mo­ria Ha­rol­do Conti (Ex-ESMA), de Bue­nos Ai­res –vio dos ve­ces la obra ori­gi­nal en Es­pa­ña. Así re­la­ta su im­pac­to: “La ex­pe­rien­cia de es­tar de fren­te al Guer­ni­ca es de una den­si­dad tal que te im­pi­de en­trar a la sa­la, la te­nés que ver des­de afue­ra. No só­lo por el ta­ma­ño, sino por la ten­sión que se ge­ne­ra en el es­pa­cio, que es im­pac­tan­te. Es una obra que te po­ne fren­te a la po­ten­cia de la ima­gen. Una ima­gen que te in­ter­pe­la, te atra­vie­sa, te de­vuel­ve la mi­ra­da, fren­te a la que te sen­tís frá­gil.

Son esas pie­zas que nos in­ter­pe­lan sin in­ter­me­dia­rio, sin el nom­bre de un ar­tis­ta por de­lan­te o una épo­ca his­tó­ri­ca. Son de esos po­cos tra­ba­jos que nos mar­can lo que pue­de el ar­te más allá de lo que es. Ya no es el Guer­ni­ca, obra de Pi­cas­so, sino que es la obra en sí mis­ma. No creo que ha­ya otra– a ni­vel plás­ti­co– que re­pre­sen­te un es­ta­do del mun­do co­mo ella. Es la obra del si­glo XX”.

Pa­sa­ron 80 años, el mun­do cam­bió, pe­ro la con­tun­den­cia de su pre­sen­cia en las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas y el mo­do en que ex­pre­só la bar­ba­rie hu­ma­na si­guen man­te­nien­do vi­gen­te, y en­tre no­so­tros, a la obra má­xi­ma de un tal Pa­blo Pi­cas­so. •

SU VI­GEN­CIA ES PO­TEN­TE EN UN MUN­DO QUE VI­VE EN ES­TA­DO DE VIO­LEN­CIA.

LA Arri­ba, REALIDADu­na fo­to­gra­fíaY EL AR­TE. del pue­blo vas­co de Guer­ni­ca tras el bom­bar­deo de la avia­ción na­zi en 1937. A su la­do, la obra de Pi­cas­so ins­pi­ra­da en esos he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.