Ha­ble­mos de ani­ma­les

Pa­ra evi­tar una ex­tin­ción ma­si­va de es­pe­cies, los hu­ma­nos de­be­ría­mos de­jar al­go de lu­gar.

La Voz del Interior - Rumbos - - Más Ciencia - POR DIE­GO MARINELLI

El día de Re­yes del año 2000, una grue­sa ra­ma de ár­bol le ca­yó en la ca­be­za a la úl­ti­ma ca­bra pi­re­nai­ca. Y así ter­mi­nó la his­to­ria de una es­pe­cie que du­ran­te mi­les y mi­les de años se la ha­bía pa­sa­do dan­do sal­tos en las mon­ta­ñas que se­pa­ran a Es­pa­ña y Fran­cia. La po­bre ca­bra (qué so­li­ta­rio se de­be sen­tir ser el úl­ti­mo de tu cla­se) de­jó un ma­pa ge­né­ti­co a par­tir del cual un gru­po de cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les es­tá in­ten­tan­do res­ca­tar a su ra­za de las ga­rras de la ex­tin­ción. Y re­ce­mos pa­ra que lo lo­gren, por que mien­tras vos leés es­to hay un mon­tón de otras es­pe­cies ca­mi­nan­do en la cor­ni­sa del adiós pa­ra siem­pre.

Na­tu­ra­les o pro­vo­ca­das por el hom­bre, las ex­tin­cio­nes ma­si­vas son pro­ce­sos que nues­tro pla­ne­ta ha ex­pe­ri­men­ta­do va­rias ve­ces. Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que has­ta aho­ra fue­ron cin­co, con­tan­do la del as­te­rio­de que ba­rrió a los di­no­sau­rios ha­ce unos 66 mi­llo­nes de años. Y aho­ra, es­ta­ría­mos en las puer­tas de un sex­to ci­clo de ex­tin­ción, im­pul­sa­do ma­yor­men­te por los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co y por la pre­sen­cia del hom­bre en prác­ti­ca­men­te to­dos los rin­co­nes de la Tie­rra.

En la cien­cia –so­bre to­do en te­mas de eco­lo­gía– tam­bién exis­te la grie­ta: alar­mis­tas ver­sus ne­ga­cio­nis­tas. La di­ná­mi­ca es que los alar­mis­tas pe­gan el gri­to y los ne­ga­cio­nis­tas sue­len de­cir que no es pa­ra tan­to. Pe­ro ni el más ter­co de los ne­ga­do­res pue­de ha­cer­se el so­ta tras el re­cien­te in­for­me del pres­ti­gio­so World Wild­li­fe Found (ese que tie­ne un oso pan­da co­mo lo­go­ti­po), en el que se afir­ma que du­ran­te los úl­ti­mos 40 años se ha ace­le­ra­do de for­ma bru­tal la cur­va. En con­cre­to, ase­gu­ran que des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de 1970, las po­bla­cio­nes de ma­mí­fe­ros, aves, pe­ces, an­fi­bios y rep­ti­les han dis­mi­nui­do una me­dia del 58% en to­do el mun­do.

En al­gu­nos ca­sos (po­cos) se de­be a ci­clos na­tu­ra­les, el cam­bio cli­má­ti­co tam­bién es­tá ha­cien­do su par­te, pe­ro el ele­men­to más re­le­van­te de la ecua­ción pa­re­ce ser el fac­tor hu­mano. No es muy com­pli­ca­do de en­ten­der: es­ta­mos ocu­pan­do prác­ti­ca­men­te to­do el lu­gar dis­po­ni­ble en el pla­ne­ta. Si to­ma­mos el mis­mo pe­río­do del es­tu­dio de WWF, ve­re­mos co­mo la po­bla­ción pa­só de 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas en 1975 a ca­si el do­ble en 2017. Y de man­te­ner­se es­te rit­mo, en otros 40 años no ha­bría es­pa­cio pa­ra lo que hoy co­no­ce­mos co­mo bio­di­ver­si­dad.

"Los hu­ma­nos no po­de­mos se­guir au­men­tan­do de nú­me­ro, con­su­mir ca­da vez más tie­rra, agua y re­cur­sos, y es­pe­rar que to­do va­ya bien", di­ce Paul Ehr­lich, pre­si­den­te del Cen­tro de Bio­lo­gía de la Con­ser­va­ción de la Uni­ver­si­dad de Stand­ford. Sue­na sen­sa­to, pe­ro a la vez po­ne en la me­sa una pre­gun­ta bas­tan­te per­tur­ba­do­ra: ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra de­jar de cre­cer?.

DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS 40 AÑOS LA PO­BLA­CIÓN DE ANI­MA­LES CAYO CA­SI UN 60% EN EL MUN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.