An­ti­so­cia­les vs. fó­bi­cos: ¿en qué is­la vi­vís?

Son mul­ti­tud -ver­dad irre­fu­ta­ble- los que hu­yen des­pa­vo­ri­dos de la vi­da en ma­na­da; pe­ro no to­dos son igua­les, por­que no es lo mis­mo dis­fru­tar de la so­le­dad, y ele­gir­la, que an­gus­tiar­se ca­da vez que sue­na el te­lé­fono. Dos ex­per­tos nos ha­blan del mie­do, la

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

An­tes de sa­car la ba­su­ra, So­nia se aso­ma a la mi­ri­lla pa­ra ase­gu­rar­se de que no ha­ya na­die en el pa­si­llo. Odia te­ner que fin­gir una son­ri­sa y man­te­ner un diá­lo­go for­za­do con sus ve­ci­nos. Cuan­do la in­vi­tan a una fies­ta, se es­tre­sa tan­to por no sa­ber qué ro­pa po­ner­se y quié­nes es­ta­rán, que ter­mi­na can­ce­lan­do a úl­ti­mo mo­men­to con la ex­cu­sa de un im­po­si­ble do­lor de ca­be­za. So­nia tie­ne 31 años, tra­ba­ja en su ca­sa fren­te a la compu­tado­ra y apren­dió a ser una per­so­na en­can­ta­do­ra en las re­des so­cia­les. Man­tie­ne sus cuen­tas ac­ti­vas, co­no­ce por Tin­der a hom­bres con los que ca­si nun­ca con­cre­ta una ci­ta, cha­tea con sus ami­gas y man­da mails a sus co­le­gas. Le va bien, ex­cep­to cuan­do tie­ne que en­fren­tar­se al mun­do real.

“La fo­bia es un tér­mino que de­fi­ne un es­ta­do de te­mor ex­ce­si­vo fren­te a un es­tí­mu­lo, que pue­de ser de cual­quier ti­po”, di­ce la psi­có­lo­ga Adria­na Mar­tí­nez, coor­di­na­do­ra de la Fun­da­ción Tiem­po. “Las fo­bias so­cia­les sue­len dar­se en si­tua­cio­nes de in­ter­cam­bio con los otros, en lu­ga­res pú­bli­cos o pri­va­dos, pro­du­cien­do en la per­so­na un pa­de­ci­mien­to des­pro­por­cio­na­do res­pec­to de la si­tua­ción a afron­tar. Lo que de­be­ría ser al­go agra­da­ble, co­mo ir a un cum­plea­ños, al ci­ne o a en­con trar­se con ami­gos pue­de trans­for­mar­se en un ver­da­de­ro pro­ble­ma”.

En los úl­ti­mos años, la an­sie­dad so­cial ha ido en au­men­to; se­gún los es­pe­cia­lis­tas, al­re­de­dor del 20 % de los ar­gen­ti­nos la pa­de­ce. Es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar­la de la ti­mi­dez o de la elec­ción de es­tar so­los y ale­ja­dos del en­torno: una per­so­na con fo­bia sien­te un ni­vel de an­sie­dad tan al­to, que no pue­de ha­cer aque­llo que desea. No es que le re­sul­te abu­rri­do ir a una fies­ta o to­mar el po­der del mi­cró­fono en un cum­ple con ka­rao­ke; sino que no pue­de ha­cer­lo. Se sien­te pa­ra­li­za­da fren­te a la mul­ti­tud y las mi­ra­das aje­nas.

“Ca­da vez que te­nía una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo o un even­to en el que ha­bía des­co­no­ci­dos, me em­pe­za­ban a trans­pi­rar las ma­nos y me ba­ja­ba la pre­sión”, cuen­ta Lu­cía, de 25 años. “Al prin­ci­pio, no le da­ba im­por­tan­cia. Pe­ro des­pués em­pe­cé a evi­tar los en­cuen­tros y no po­día con­se­guir tra­ba­jo por­que la an­gus­tia que me pro­vo­ca­ba ir a las en­tre­vis­tas era im­po­si­ble de ma­ne­jar; por eso de­ci­dí ir a te­ra­pia y me ayu­dó un mon­tón”.

La fo­bia so­cial no es una pa­to­lo­gía ge­né­ti­ca, un ca­pri­cho o ex­ce­so de ti­mi­dez. Exis­te un cla­ro límite en­tre las per­so­nas que dis­fru­tan la so­le­dad y aque­llas que tie­nen un pro­ble­ma. “El límite es el pla­cer”, ase­gu­ra Mar­tí­nez. “El su­je­to con fo­bia sufre si tie­ne que ha­cer al­go, pe­ro tam­bién por no po­der ha­cer­lo”.

El ma­les­tar tie­ne que ver con el te­mor al ri­dícu­lo y la ob­se­sión por la mi­ra­da del otro: el fó­bi­co so­cial siem­pre pien­sa que va a ser juz­ga­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, que la gen­te lo va a se­ña­lar por no es­tar a la al­tu­ra o no ser lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te o agra­da­ble. En el fon­do, lo que sien­te es te­rror a no ser acep­ta­do, ama­do y va­lo­ra­do. “Pa­ra que sea una fo­bia tie­ne que man­te­ner­se en el tiem­po, ge­ne­rar dis­con­for­mi­dad e in­ca­pa­ci­dad de afron­tar si­tua­cio­nes”, plan­tea Ju­lio Bo­bes, pre­si­den­te de la So-

cie­dad Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría. La me­jor for­ma de afron­tar­la es ha­cien­do te­ra­pia, po­ner en pa­la­bras los te­mo­res y las in­se­gu­ri­da­des. El 80 % de los pa­cien­tes que rea­li­zan te­ra­pia cog­ni­ti­va o psi­co­te­ra­pia lo­gra su­pe­rar el pro­ble­ma.

ES­TOY DIS­PO­NI­BLE

El uni­ver­so de las re­des so­cia­les ha­ce que las per­so­nas fó­bi­cas pa­sen des­aper­ci­bi­das. Al­guien con un rit­mo in­ten­so en la web no pa­re­ce es­tar ais­la­do de su en­torno. Aun­que no se mue­va de su de­par­ta­men­to, pue­de si­mu­lar una vi­da so­cial ac­ti­va. “In­box, chats y mu­ros de Fa­ce­book son mo­dos de con­ver­sar con los otros, es­tar en con­tac­to y po­ner­se en jue­go en un víncu­lo, sin ne­ce­si­dad de afron­tar lo que no se pue­de: sa­lir a la ca­lle, es­tar en una reunión, en­con­trar­se en un bar”, di­ce Mar­tí­nez. “Tam­bién es cier­to que el he­cho de te­ner fa­ci­li­ta­da es­ta vía, evi­ta po­ner en cues­tión la ten­den­cia al ais­la­mien­to. Si no hay ne­ce­si­dad de tras­po­ner los obs­tácu­los pa­ra ver­se con otro, ¿pa­ra qué con­fron­tar­se con lo que an­gus­tia?”.

Sin em­bar­go, la co­ne­xión vir­tual no es la cau­san­te de la fo­bia so­cial. In­clu­so a ve­ces pue­de ayu­dar a que­brar el ais­la­mien­to. Co­mo di­ce el di­cho: “Si no pue­des con­tra ellos, me­jor úne­te­les”. El Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co del Ju­gue­te, en Es­pa­ña, desa­rro­lló un vi­deo­jue­go pa­ra pre­ve­nir con­duc­tas an­ti­so­cia­les en los más jó­ve­nes. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma in­ter­ac­ti­va lla­ma­da Re­play, que ayu­da a que los chi­cos se re­la­cio­nen y ob­ser­ven su pro­pio mo­vi­mien­to en la pan­ta­lla. De es­ta ma­ne­ra, los te­ra­peu­tas apro­ve­chan la tec­no­lo­gía y la vir­tua­li­dad co­mo he­rra­mien­ta pa­ra su­pe­rar con­flic­tos de la vi­da co­ti­dia­na.

Tam­bién exis­ten aque­llos que de­ci­den evi­tar los ries­gos de las re­la­cio­nes so­cia­les ca­ra a ca­ra. Eli­gen la fa­ci­li­dad de las re­des so­cia­les pa­ra no com­pro­me­ter­se con víncu­los ni per­so­nas de car­ne y hue­so. O tie­nen otros in­tere­ses li­ga­dos a la so­le­dad y la in­ti­mi­dad. “No me in­tere­sa ir a ba­res ni a bo­li­ches, pre­fie­ro que­dar­me en ca­sa le­yen­do o es­cu­chan­do mú­si­ca”, di­ce Car­la, de 18 años. “Al­gu­nos di­cen que soy una fó­bi­ca, in­clu­so mis pa­dres se preo­cu­pa­ban. Pe­ro la ver­dad es que no ten­go na­da con­tra la gen­te; me gus­ta sa­lir, pe­ro no tan se­gui­do co­mo a los de­más”. Car­la for­ma par­te de aque­llos que de­ci­den pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po a so­las por­que se sien­ten me­jor. “En las per­so­nas an­ti­so­cia­les hay un re­cha­zo reivin­di­ca­ti­vo de la re­la­ción con el otro”, di­ce Mar­tí­nez. “Es una po­si­ción to­tal­men­te dis­tin­ta a la fo­bia”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.