LA GUE­RRA TU­VO ARO­MA DE MU­JER

La Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa, una de las fuer­zas más le­gen­da­rias de la lu­cha con­tra el na­zis­mo, fue pro­ta­go­ni­za­da por una enor­me can­ti­dad de mu­je­res. Un li­bro re­cien­te cuen­ta su his­to­ria y tam­bién re­ve­la un par de co­sas so­bre la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que prob

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LAU­RA PIASEK

La es­ce­na trans­cu­rre en las calles de una Pa­rís con­vul­sio­na­da el 25 de agos­to de 1944. La li­be­ra­ción de Fran­cia se vis­lum­bra ca­da vez más co­mo un he­cho con­su­ma­do, y las tro­pas Alia­das, jun­to con di­fe­ren­tes gru­pos ar­ma­dos, to­man las calles pa­ra ter­mi­nar de so­fo­car a la ocu­pa­ción ale­ma­na. Una ado­les­cen­te de 18 años que sos­tie­ne una ame­tra­lla­do­ra y com­ba­te cuer­po a cuer­po con los uni­for­ma­dos en la ca­pi­tal fran­ce­sa es re­tra­ta­da por la len­te del fo­tó­gra­fo de gue­rra Ro­bert Ca­pa. La ima­gen en cues­tión se pu­bli­ca­rá un mes des­pués en la re­vis­ta Li­fe y ha­rá de su pro­ta­go­nis­ta, Si­mon Sé­gouin, uno de los íco­nos fe­me­ni­nos más adu­la­dos de la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa.

La mi­li­tan­te se unió a Francs-Ti­reurs et Par­ti­sans, la or­ga­ni­za­ción co­man­da­da por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, en el apo­geo de la ocu­pa­ción. Al mo­men­to de la pu­bli­ca­ción de la fo­to­gra­fía que la con­ver­ti­ría >>>>

>>>> en un mi­to vi­vien­te, Sé­gouin ya con­ta­ba con una se­rie de ha­za­ñas mi­li­ta­res en su ha­ber: ha­bía em­pe­za­do ro­ban­do una bi­ci­cle­ta a un alemán pa­ra rea­li­zar ta­reas de sa­bo­ta­je, asis­ti­do a la cap­tu­ra de 25 pri­sio­ne­ros de gue­rra en Thi­vars, su pue­blo na­tal, y ape­nas dos días an­tes de su re­cor­da­da par­ti­ci­pa­ción en la li­be­ra­ción de Pa­rís ha­bía ma­ta­do a dos sol­da­dos ale­ma­nes.

Así co­mo Sé­gouin, la Re­sis­ten­cia con­tó con una lar­ga lis­ta de he­roí­nas. Agen­tes de en­la­ce, or­ga­ni­za­do­ras de re­vuel­tas po­pu­la­res, men­sa­je­ras, mé­di­cas y en­fer­me­ras; las fi­gu­ras fe­me­ni­nas ocu­pa­ron un lu­gar fun­da­men­tal en la lu­cha con­tra el na­zis­mo. En to­dos los ca­sos, muy po­cas de ellas ob­tu­vie­ron el reconocimiento que se me­re­cían. Pe­ro las mu­je­res no fue­ron la úni­ca fac­ción ol­vi­da­da en es­te capítulo de la his­to­ria fran­ce­sa.

Des­de la fir­ma del ar­mis­ti­cio en 1940, y tras una es­can­da­lo­sa de­rro­ta en ma­nos de las fuer­zas ale­ma­nas del Wehr­macht, el te­rri­to­rio ga­lo que­dó es­cin­di­do. Por un la­do que­da­ba la Fran­cia ocu­pa­da ba­jo el man­do de la Ale­ma­nia na­zi, y por el otro la zo­na li­bre, tam­bién co­no­ci­da co­mo De Vichy, di­ri­gi­da por el ma­ris­cal Pé­tain.

Has­ta 1944, los fran­ce­ses que vi­vie­ron ba­jo la bo­ta ale­ma­na adop­ta­ron tam­bién di­fe­ren­tes pos­tu­ras: hu­bo en­tre ellos los que co­la­bo­ra­ron con el ré­gi­men, los que op­ta­ron por man­te­ner­se neu­tra­les y quie­nes, a pe­sar de los ries­gos, de­ci­die­ron to­mar las ar­mas y re­sis­tir. Pe­ro si du­ran­te años el re­la­to he­ge­mó­ni­co y for ex­por t pa­ra ex­pli­car uno de los epi­so­dios más os­cu­ros de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pin­tó a la Re­sis­ten­cia co­mo un con­glo­me­ra­do de hé­roes au­tóc­to­nos que ha­bían da­do su vi­da por la pa­tria, el pa­so de tiem­po y el re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co ter­mi­na­ron por des­mon­tar sus ba­ses.

En su li­bro Com­ba­tien­tes en la Som­bra. La His­to­ria De­fi­ni­ti­va de la Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa, el in­ves­ti­ga­dor bri­tá­ni­co Ro­bert Gil­dea re­co­rre les an­nées

noirs del país ga­lo y ase­gu­ra que la Re­sis­ten­cia, en reali­dad, no fue otra co­sa que un mi­to fun­da­cio­nal im­pul­sa­do por De Gau­lle pa­ra re­cons­truir a la Fran­cia de pos­gue­rra, sa­car a flo­te su or­gu­llo na­cio­nal y po­ner­le freno al avan­ce del Par­ti­do Co­mu­nis­ta que ha­bía lo­gra­do sa­lir ai­ro­so de la gue­rra.

El re­la­to en cues­tión tam­bién in­cluía una vi­sión un tan­to edul­co­ra­da del ac­cio­nar de los fran­ce­ses du­ran­te el pe­río­do de la ocu­pa­ción: so­lo un “pu­ña­do de trai­do­res” –se­gún De Gau­lle– se ha­bía man­te­ni­do al mar­gen de la cues­tión, y el grue­so de la po­bla­ción, ya sea con las ar­mas o brin­dan­do su apo­yo mo­ral, ha­bía par­ti­ci­pa­do pa­ra po­ner­le fin a la ocu­pa­ción. Es­te dis­cur­so do­mi­nan­te to­mó cuer­po con la li­be­ra­ción y ter­mi­nó por de­li­near en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo la idea de una re­sis­ten­cia con­ti­nua, sin fi­su­ras y fun­da­men­tal­men­te

ma­de in Fran­ce. Em­pe­za­ba allá por 1940 con el dis­cur­so ra­dio­fó­ni­co de De Gau­lle por la BBC de Lon­dres lla­man­do a cons­truir una re­sis­ten­cia, y ter­mi­na­ba cua­tro años más tar­de, cuan­do la ca­pi­tal ya ha­bía si­do ba­rri­da de na­zis, con su des­fi­le por los Champs Ély­sées.

Aun­que no po­dían ne­gar ha­ber con­ta­do con cier­ta ayu­da de los Alia­dos a la ho­ra de li­be­rar­se, los gau­llis­tas de­fen­dían con uñas y dien­tes la idea de que la ex­pul­sión de los ale­ma­nes ha­bía si­do el re­sul­ta­do de un es­fuer­zo pa­trió­ti­co. Los miem­bros ex­tran­je­ros de la Re­sis­ten­cia –ma­yo­ri­ta­ria­men­te ita­lia­nos y ale­ma­nes an­ti­na­zis, re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les exi­lia­dos, po­la­cos, li­tua­nos, ar­me­nios y ju­díos apá­tri­das-, así co­mo las mu­je­res, que­da­ban de­fi­ni­ti­va­men­te fue­ra de cua­dro.

Los ol­vi­da­dos de siem­pre

El ob­je­ti­vo que au­na­ba a es­te he­te­ro­gé­neo gru­po in­sur­gen­te es­tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio: ex­pul­sar a los na­zis de Fran­cia. Era por eso que a na­die le sor­pren­día que en el seno de la Re­sis­ten­cia con­vi­vie­sen obre­ros con em­pre­sa­rios y na­cio­na­lis­tas de ul­tra de­re­cha con anar­quis­tas y co­mu­nis­tas.

Vi­cen­te Ló­pez To­var per­te­ne­cía a es­te úl­ti­mo gru­po. Ha­bía na­ci­do en 1909 en Ma­drid, pe­ro ha­bía pa­sa­do sus pri­me­ros años en Bue­nos Ai­res. En 1921 vol­vió a su tie­rra na­tal y muy pron­to ter­mi­nó ha­cien­do ca­rre­ra en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Em­pe­zó co­mo mu­chos re­par­tien­do la pren­sa del co­mi­té, has­ta con­ver­tir­se en una fi­gu­ra mi­li­tar de re­nom­bre en la Gue­rra Es­pa­ño­la. En 1939, con la asun­ción de Fran­co, Ló­pez To­var es­ca­pó con des­tino a Fran­cia. Allí lo es­ta­ba es­pe­ran­do un ca­ma­ra­da ins­ta­la­do en Va­ril­hes, un pe­que­ño pue­blo en los Pi­ri­neos Fran­ce­ses, don­de los co­mu­nis­tas es­pa­ño­les ha­bían co­men­za­do a dar­le for­ma a los pri­me­ros ma­quis de la re­sis­ten­cia fran­ce­sa. Es­ta se­rie de for­ma­cio­nes gue­rri­lle­ras es­ta­ban im­plan­ta­das en los bos­ques del sur del país, y a pe­sar de la fal­ta de re­cur­sos, se las in­ge­nia­ban pa­ra cum­plir con ta­reas de sa­bo­ta­je pa­ra des­es­ta­bi­li­zar al go­bierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Vichy y a las fuer­zas ale­ma­nas. En 1942, con la im­plan­ta­ción del Ser­vi­cio de Tra­ba­jo Obli­ga­to­rio que bus­ca­ba en­viar mano de obra fran­ce­sa a Ale­ma­nia, es­tos gru­pos fue­ra de la ley ga­na­ron una po­pu­la­ri­dad ines­pe­ra­da y se con­vir­tie­ron en el úl­ti­mo re­fu­gio de los que ya no te­nían na­da que per­der.

Mien­tras que los ma­quis re­pre­sen­ta­ban los pri­me­ros in­ten­tos de re­sis­ten­cia or­ques­ta­da en el cam­po, des­de los co­mien­zos de la ocu­pa­ción la ciu­dad se con­vir­tió en

Esas in­tré­pi­das chi­cas fue­ron agen­tes de en­la­ce, or­ga­ni­za­do­ras de re­vuel­tas, men­sa­je­ras, mé­di­cas y en­fer­me­ras.

el es­ce­na­rio de di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pon­tá­neas con­tra los na­zis. La mano ne­gra de una bue­na par­te de es­tas ac­cio­nes –que in­cluían pin­ta­das en la ca­lle, la dis­tri­bu­ción de pe­rió­di­cos clan­des­ti­nos y de pro­tes­tas con­tra la mi­se­ria que los na­zis iban de­jan­do a su pa­so–, mu­chas ve­ces que­da­ba a car­go de las re­sis­ten­tes mu­je­res.

Li­se Lon­don era una de ellas. Es­ta co­mu­nis­ta que ha­bía lu­cha­do en las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les, un día de agos­to de 1942 se can­só de los atro­pe­llos, se subió al mos­tra­dor de un lo­cal de ali­men­ta­ción en el 14 arron­dis­ment pa­ri­sino y pro­nun­ció un enér­gi­co dis­cur­so in­vi­tan­do a com­ba­tir a la má­qui­na re­pre­si­va ale­ma­na. Tal fue la di­men­sión que to­mó su men­sa­je que po­cos días des­pués Bri­non, mi­nis­tro de go­bierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta del ma­ris­cal Pé­tain, la ter­mi­na­ría apo­dan­do “la ar­pía de la ca­lle Da­gue­rre”. Aun­que Lon­don lo­gró es­ca­bu­llir­se y huir, po­cos días des­pués fue de­te­ni­da pa­ra ser lle­va­da a Ale­ma­nia don­de, has­ta su li­be­ra­ción en 1945, pa­só por di­fe­ren­tes cam­pos de con­cen­tra­ción.

Otra de las he­roí­nas de la lu­cha an­ti-na­zi fue Ger­mai­ne Ti­llon, una estudiante ar­ge­li­na de et­no­lo­gía fas­ci­na­da por las co­mu­ni­da­des del Nor­te de Áfri­ca. En 1940, es­ta dis­cí­pu­la de Mar­cel Mauss en­tra­ría a una de las pri­me­ras re­des de re­sis­ten­cia; pe­ro no pa­sa­rían más de dos años has­ta que Ti­llon fue­ra de­nun­cia­da, pues­ta tras las re­jas y más tar­de de­por­ta­da a Ra­vens­brück, el cen­tro de con­cen­tra­ción pa­ra mu­je­res más gran­de del Ter­cer Reich. Allí, Ti­llon for­ja­ría otra de sus fa­ce­tas co­mo re­sis­ten­te: es­cri­bi­rá a la som­bra y sin des­can­so so­bre su pa­sa­je por el in­fierno y le da­ría for­ma a una se­rie de no­tas que se con­ver­ti­rán en una de las obras tes­ti­mo­nia­les más im­por­tan­tes del na­zis­mo. Gil­dea lo di­ce cla­ro en su li­bro: más que de una Re­sis­ten­cia Fran­ce­sa, fue una re­sis­ten­cia en Fran­cia. Los gran­des re­la­tos tie­nen fe­cha de ven­ci­mien­to, y los ol­vi­da­dos de la his­to­ria, su re­van­cha. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.