RAYUELA HA­CIA LA LI­BER­TAD

Li­bros, mu­chos li­bros. Al­gu­nos que son obras de ar­te, otros im­pre­sos a pe­di­do, fi­nan­cia­dos co­lec­ti­va­men­te en in­ter­net y has­ta en­cua­der­na­dos por sus lec­to­res... Los pe­que­ños se­llos de las pro­vin­cias sue­ñan a lo gran­de y se las re­bus­can con crea­ti­vi­dad. Est

La Voz del Interior - Rumbos - - Tendencias - POR XIMENA PASCUTTI

Ver­ba vo­lant, scrīp­ta mā­nent. Las pa­la­bras vue­lan, los es­cri­tos per­ma­ne­cen, de­cía aquel fa­mo­so pro­ver­bio ro­mano que, traí­do a nues­tros días, sue­na co­mo un es­lo­gan im­ba­ti­ble pa­ra de­fi­nir a las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes de la Ar­gen­ti­na; esas que sur­gie­ron tras la cri­sis de 2001 y hoy se las in­ge­nian con crea­ti­vi­dad pa­ra se­guir ha­cien­do li­bros de pa­pel, an­te reali­da­des tan di­ver­sas co­mo la avan­za­da di­gi­tal y la de los best-se­llers ex­tran­je­ros que co­pa­ron las li­bre­rías con la aper­tu­ra de ex­por­ta­cio­nes.

Se­gún el Li­bro Blan­co 2017, el in­for­me anual de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Pu­bli­ca­cio­nes, hay más de 2000 edi­to­ria­les re­gis­tra­das en el país, pe­ro so­lo se con­si­de­ran ac­ti­vas a 245, que pu­bli­ca­ron al me­nos cin­co tí­tu­los anua­les en los úl­ti­mos cin­co años. En ca­te­go­ría aparte (por­que el vo­lu­men de edi­cio­nes es fluc­tuan­te), el es­tu­dio des­ta­ca es­pe­cial­men­te la la­bor de otras 146 edi­to­ria­les a las que de­no­mi­na “emer­gen­tes”: “Si bien por rea­li­zar ti­ra­das pe­que­ñas, el apor­te de ellas a la pro­duc­ción to­tal en ejem­pla­res no es aún

sig­ni­fi­ca­ti­vo, es im­por­tan­te la pro­duc­ción de tí­tu­los (7,5% del to­tal), cu­yo es­fuer­zo de crea­ción edi­to­rial re­sul­ta de gran re­le­van­cia por la pro­yec­ción del sec­tor”.

¿Qué de­fi­ne a una edi­to­rial in­de­pen­dien­te fren­te a una co­mer­cial? Sin du­da, el ca­rác­ter au­to­ges­ti­vo (mu­chas son coope­ra­ti­vas) y la gran vo­lun­tad de sus miem­bros, ya que no es el ne­go­cio más re­di­tua­ble. Tam­bién el ol­fa­to pa­ra ar­mar ca­tá­lo­gos de ca­li­dad sin se­guir los ca­pri­chos del mer­ca­do, re­cu­pe­ran­do au­to­res ol­vi­da­dos o dan­do lu­gar a otros va­lio­sos y des­co­no­ci­dos que se dan de bru­ces con las gran­des edi­to­ria­les. ¿Otra mar­ca de fá­bri­ca? El sen­ti­do lú­di­co de la li­te­ra­tu­ra que pro­po­nen. Hay pe­que­ños li­bros des­glo­sa­bles, co­mo los que ha­cen los men­do­ci­nos de Edi­to­rial Pan -se leen a me­di­da que se si­gue el ca­mino por el que el pa­pel fue cor­ta­do-; y tí­tu­los de poe­sía ilus­tra­da que ter­mi­nan sien­do en­cua­der­na­dos por sus lec­to­res, co­mo los de Edi­cio­nes de La Te­rra­za, de Cór­do­ba; es­tos úl­ti­mos se fi­nan­cian de ma­ne­ra co­lec­ti­va me­dian­te pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo Pa­nal de Ideas. El límite es la ima­gi­na­ción, no los gran­des gru­pos edi­to­ria­les.

Pe­ro, cla­ro, exis­ten los pe­ros. Ade­más de los cos­tos, es­tas edi­to­ria­les de­ben li­diar con di­fi­cul­ta­des en la dis­tri­bu­ción, lu­char pa­ra que sus tí­tu­los sean ex­hi­bi­dos en li­bre­rías y com­pe­tir con el best se­ller ex­tran­je­ro. “En Tu­cu­mán las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes mo­ve­mos nues­tros li­bros a tra­vés de fe­rias, ven­ta di­rec­ta y con el bo­ca a bo­ca. No hay ac­ce­so a ca­de­nas de li­bre­rías co­mo Yenny -El Ate­neo”, ad­mi­te Ho­ra­cio Ba­ca Ame­ná­bar, de Edi­to­rial Cu­li­qui­ta­ca.

Ru­bén Eduar­do Gó­mez, de Ve­la al Vien­to, de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, apunta a lo es­ta­tal: “El go­bierno na­cio­nal y los de ca­da pro­vin­cia y mu­ni­ci­pio de­be­rían bus­car la for­ma de ad­qui­rir li­bros de edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes pa­ra que sus tí­tu­los es­tén en las bi­blio­te­cas del país. Así po­dría­mos sos­te­ner la ac­ti­vi­dad y de­vol­ver a las bi­blio­te­cas el ca­rác­ter de di­fu­so­ras de la cul­tu­ra que nun­ca de­bie­ron per­der”. •

GUI­LLER­MO LLAMOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.