La ser­pien­te del Ni­lo II

Cleo­pa­tra lle­gó en un bar­co con qui­lla de oro, re­mos de pla­ta y ve­las púr­pu­ras. Sus es­cla­vas des­ti­la­ban per­fu­mes so­bre el río.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BA­JO

Con­tan­do con el po­der de Ju­lio Cé­sar, Cleo­pa­tra con­si­guió im­po­ner­se co­mo rei­na de Egip­to des­pués de ha­ber da­do a luz a un hi­jo de es­te lla­ma­do Ce­sa­rión. Cuan­do el ni­ño con­ta­ba un año, su pa­dre de­ci­dió re­gre­sar a Roma co­mo el gran ven­ce­dor, y Cleo­pa­tra y su hi­jo fue­ron re­ci­bi­dos triun­fal­men­te. Cé­sar los aco­mo­dó en un pa­la­cio des­lum­bran­te mien­tras pe­día pa­ra la rei­na un tra­ta­do be­ne­fi­cio­so.

Los ro­ma­nos no vie­ron con bue­nos ojos aque­llos amo­res, pues al no te­ner otro he­re­de­ro, Ce­sa­rión po­día que­dar al man­do del Im­pe­rio. Esos te­mo­res po­lí­ti­cos desem­bo­ca­ron en su ase­si­na­to y en una gue­rra ci­vil con­tra los cri­mi­na­les: Oc­ta­vio, Lé­pi­do y Mar­co An­to­nio los de­rro­ta­ron y se re­par­tie­ron el po­der de Roma. A Mar­co An­to­nio le to­có Egip­to, adon­de lle­gó sa­bien­do que Cleo­pa­tra lo ne­ce­si­ta­ba pa­ra go­ber­nar; a su vez, él de­pen­día de la ri­que­za de ella pa­ra man­te­ner su ejér­ci­to.

Cuan­do se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez, Mar­co An­to­nio que­dó se­du­ci­do por el lu­jo que la ro­dea­ba, su be­lle­za, los atri­bu­tos de po­der y una es­pe­cie de pues­ta en es­ce­na im­pe­rial: se­gún un his­to­ria­dor de la épo­ca, la rei­na lle­gó na­ve­gan­do por el río en un bar­co con qui­lla de oro y enor­mes ve­las co­lor púr­pu­ra. Los re­mos eran de pla­ta y una mú­si­ca ce­les­tial -flau­tas, oboes, cí­ta­ras- se mez­cla­ba con el can­to de sus don­ce­llas. Ella iba sen­ta­da ba­jo un do­sel de oro y ador­na­da con los atri­bu­tos de una dio­sa. Las es­cla­vas des­ti­la­ban per­fu­mes so­bre el río y una mul­ti­tud se­guía por am­bas ori­llas a las na­ves en­ga­la­na­das, acla­mán­do­la co­mo a su so­be­ra­na.

Cuan­do el bar­co to­có puer­to, la mul­ti­tud co­rrió a re­ci­bir­la y Mar­co An­to­nio se que­dó so­lo, con ape­nas su guar­dia, es­pe­rán­do­la. Y, co­mo su­ce­die­ra con Ju­lio Cé­sar, se enamo­ró pro­fun­da­men­te. Se con­vir­tie­ron en aman­tes y ella que­dó en­cin­ta de me­lli­zos, pe­ro Mar­co An­to­nio tu­vo que re­gre­sar a Roma pa­ra apo­yar a Oc­ta­vio y, a la muer­te ines­pe­ra­da de su es­po­sa, ca­sar­se con la her­ma­na del he­re­de­ro de Ju­lio Cé­sar, Oc­ta­via.

Pa­sa­ron va­rios años has­ta que el ge­ne­ral ro­mano y la rei­na vol­vie­ron a en­con­trar­se, pe­ro la re­la­ción ya no era la mis­ma: An­to­nio, aun­que ob­se­sio­na­do con ella, co­men­zó a te­mer que lo en­ve­ne­na­ra; Cleo­pa­tra se bur­la­ba ofre­cién­do­le una co­pa en la que ha­bía des­gra­na­do las flo­res de su co­ro­na, y jus­to an­tes de que él be­bie­ra se la pa­sa­ba a un es­cla­vo pa­ra que An­to­nio lo vie­ra mo­rir.

Roma co­men­zó a des­con­fiar de él, de la pro­le que ha­bía te­ni­do con la rei­na, de su ca­pa­ci­dad de man­do, de su leal­tad. Oc­ta­vio pre­sen­tó un in­for­me al Se­na­do, en­tre cu­yos erro­res fi­gu­ra­ba el ha­ber­se di­vor­cia­do de Oc­ta­via por exi­gen­cia de Cleo­pa­tra.

Un año des­pués, Oc­ta­vio se pre­sen­tó en Egip­to y An­to­nio no pu­do de­te­ner­lo: sus hues­tes lo aban­do­na­ron. La rei­na in­ten­tó lle­gar a un acuer­do con el jo­ven ro­mano, pe­ro és­te se ne­gó y ella se en­ce­rró en el pa­la­cio e hi­zo co­rrer la voz de que ha­bía muer­to. De­ses­pe­ra­do, Mar­co An­to­nio se ma­tó con su es­pa­da en el mo­men­to en que ve­nían a de­cir­le que es­ta­ba vi­va.

Te­mien­do ser ex­pues­ta co­mo tro­feo en Roma, de­ci­dió sui­ci­dar­se, di­cen que con un ás­pid ve­ne­no­so; dos de sus fie­les cria­das si­guie­ron su ejem­plo. La Guar­dia la ha­lló con tra­je ce­re­mo­nial, ten­di­da so­bre una mon­ta­ña de oro.

Oc­ta­vio, aun­que de pa­sio­nes frías, de­ci­dió en­te­rrar jun­tos a los aman­tes. La his­to­ria re­co­rrió el mun­do y aún si­gue dan­do le­tra a no­ve­las y es­pe­cu­la­cio­nes, a cua­dros y obras de teatro, a pe­lí­cu­las y ópe­ras.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer An­to­nio y Cleo­pa­tra, de Sha­kes­pea­re; 2) Ver la pe­lí­cu­la Ju­lio Cé­sar, con Mar­lon Bran­do co­mo Mar­co An­to­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.