Mi­la­gros de San­ta Cien­cia

¿En qué cree­mos cuan­do ne­ce­si­ta­mos creer en al­go? LA LU­CHA CON­TRA EL CÁN­CER VIE­NE DAN­DO PA­SOS DE GI­GAN­TE.

La Voz del Interior - Rumbos - - Futuro Imperfecto - POR DIE­GO MARINELLI

A mi vie­jo le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer. La no­ti­cia la re­ci­bi­mos ha­ce ca­si dos me­ses: un tu­mor en la prós­ta­ta de gra­ve­dad 9 so­bre 10. Ma­ligno de la hos­tia. Pa­sa­mos unos cuan­tos días con­te­nien­do la res­pi­ra­ción, has­ta que un cen­te­llo­gra­ma y una eco­gra­fía re­ve­la­ron que el tu­mor es­ta­ba en­cap­su­la­do y que no ha­bía nin­gu­na se­ñal de me­tás­ta­sis, de que se hu­bie­ra ex­ten­di­do a otros ór­ga­nos. Gra­cias a Dios.

Lo de agra­de­cer­le a Dios no es al­go que ha­ga­mos mu­cho en nues­tra fa­mi­lia. Des­de muy jo­ven mi pa­pá es so­cia­lis­ta y ateo, dos con­vic­cio­nes que (es un ti­po per­sua­si­vo) lo­gró tras­pa­sar a sus hi­jos. Y eso, en un mo­men­to co­mo és­te, nos po­ne an­te la ne­ce­si­dad de in­ter­pe­lar­nos a no­so­tros mis­mos. ¿A qué nos en­co­men­da­mos cuan­do otros se en­co­mien­dan a Dios? Sin des­me­re­cer en lo más mí­ni­mo la fe de tan­tí­si­mas per­so­nas, sien­to que no­so­tros cree­mos, por so­bre to­do, en la cien­cia.

Una de las co­sas que ven­go ru­mian­do en es­tos días de tan­ta in­quie­tud y es­pe­ra es la ve­lo­ci­dad mi­la­gro­sa con que la cien­cia es­tá avan­zan­do: se me­jo­ran fár­ma­cos, se crean nue­vos apa­ra­tos que ex­pan­den la la­bor de los mé­di­cos, se sal­va ca­da día la vi­da de ni­ños, mu­je­res y hom­bres afec­ta­dos por con­di­cio­nes que qui­zás ha­ce po­cos años eran in­cu­ra­bles.

En re­la­ción al cán­cer en par­ti­cu­lar, los pa­sos que se vie­nen dan­do son agi­gan­ta­dos. Se me vie­ne rá­pi­da­men­te a la ca­be­za la irrup­ción de las in­mu­no­te­ra­pias y los bio­mar­ca­do­res, dos ar­mas que es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la lu­cha con­tra mu­chas de las va­rian­tes más le­ta­les de es­ta en­fer­me­dad.

Las in­mu­no­te­ra­pias son tra­ta­mien­tos di­se­ña­dos pa­ra es­ti­mu­lar al cuer­po a de­fen­der­se de las cé­lu­las can­ce­ro­sas. Ex­pli­ca­do muy sim­ple: ayu­dan a nues­tro sis­te­ma in­mu­ne a re­co­no­cer al enemi­go, pa­ra que así lo pue­da de­te­ner y des­truir. Por su par­te, el avan­ce en el es­tu­dio de los bio­mar­ca­do­res per­mi­te te­ner una in­for­ma­ción ex­tre­ma­da­men­te pre­ci­sa so­bre el es­ta­do de las cé­lu­las afec­ta­das por tu­mo­res y me­tás­ta­sis. Son dos he­rra­mien­tas (las es­tre­llas ac­tua­les de la lu­cha con­tra el cán­cer) que es­tán inau­gu­ran­do una era de tra­ta­mien­tos "a me­di­da", acor­des a la si­tua­ción de ca­da pa­cien­te.

A mi pa­pá lo va a ope­rar un ro­bot, otra co­sa que me re­sul­ta alu­ci­nan­te. No es un As­tro­boy con ba­ta de mé­di­co, sino un apa­ra­to ro­bó­ti­co de al­tí­si­ma pre­ci­sión que ex­tir­pa el tu­mor sin ha­cer ta­jos y con una vi­sión diez ve­ces ma­yor a la hu­ma­na. El "tra­ba­jo" del ro­bot va­le na­da me­nos que 7.000 dó­la­res. Mi vie­jo, que pi­dió un cré­di­to pa­ra es­to, no pue­de de­jar de pen­sar en la can­ti­dad de gen­te que nun­ca lo po­dría pa­gar. Y le in­dig­na que in­clu­so pa­ra la cien­cia exis­tan las cla­ses so­cia­les. Les di­je que es so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.