He­re­dar el de­sier­to

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BA­JO

Hay un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que sue­lo ver por­que me le­van­ta el áni­mo. Esu­na se­rie bri­tá­ni­ca de eco­no­mía y de em­pren­di­mien­tos pa­ra el mi­le­nio que tran­si­ta­mos: WOBI -World of Bu­si­ness Ideas- osea, Mun­do de ideas de ne­go­cios; en in­ter­net se acla­ra que es una “pla­ta­for­ma de con­te­ni­dos de ne­go­cios don­de el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia con­ver­gen”.

Co­mo su visión es bas­tan­te es­pe­ran­za­do­ra y tra­ta te­mas que me in­tere­san– de eco­lo­gía o ges­tio­nes fa­mi­lia­res-sue­lo sen­tar­me a dis­fru­tar­lo.

El úl­ti­mo que vi es­ta­ba de­di­ca­do a re­cu­pe­rar tie­rras ago­ta­das por el mal uso que les ha da­do el hom­bre o por per­te­ne­cer a zo­nas se­mi-de­sér­ti­cas. Me in­tere­só des­de la pri­me­ra ima­gen: unau­tén­ti­co la­brie­go de Orien­te, se­gu­ra­men­te re­la­cio­na­do con la In­dia, puesto que ha­bla­ba de cos­tos en ru­pias.

Era un ver­da­de­ro cam­pe­sino, un hom­bre sim­ple que ja­más pa­só por la uni­ver­si­dad. Sus pies no mien­ten: eran tan tos­cos y de­for­mes de an­dar des­cal­zo en­tre te­rro­nes de gre­da, queno creo que exis­ta za­pa­to pa­ra ellos.

Per­te­ne­ce a una pe­que­ña al­dea asen­ta­da en tie­rras ári­das. Cuen­ta que un día deseó ver ver­de y ár­bo­les, y de­ci­dió sem­brar­los. Ha­ce años que­lo ha­ce y aho­ra un bos­que ro­dea al po­bla­do.Hoy, su em­pe­ño es­tá puesto en un is­lo­te cer­cano.

Pe­ro lo que me atra­jo de él era la sen­ci­llez con­que ex­pre­sa­ba sus sen­ti­mien­tos, có­mo con­ta­ba lo que se sien­te al plan­tar; có­mo, a va­rios años de su em­pe­ño, “me en­con­tró el ti­gre, y vol­vió el bú­fa­lo, el ri­no­ce­ron­te y los pa­vos reales”.

Ex­pli­ca­ba a la cá­ma­ra có­mo re­co­ge las ba­yas de al­gu­nos ár­bo­les, có­mo to­dos los días bus­ca te­rre­nos ári­dos don­de plan­tar un pe­que­ño ar­bo­li­to y có­mo día a día, atra­ve­san­do en una ca­noa la la­gu­na, re­vi­sa la plan­ta­ción de la is­li­ta.

Era un ver­da­de­ro la­brie­go de Orien­te, cu­yos pies eran tos­cos y de­for­mes de an­dar des­cal­zo en­tre te­rro­nes de gre­da.

An­te una pre­gun­ta con­tes­ta, no co­ne­sa de­cla­ma­ción apren­di­da –no aprehen­di­da- de al­gu­nos in­dí­ge­nas de zo­nas más cer­ca­nas alos gran­des cen­tros ur­ba­nos, que re­co­ge las se­mi­llas, ca­va el ho­yo, las va dis­tri­bu­yen­do, las ta­pa con tie­rra y des­pués con ho­jas se­cas o briz­nas de pas­to. Y es­pe­ra la llu­via.

Cuan­do le pre­gun­tan de dón­de ob­tie­ne las se­mi­llas o las ba­yas, di­ce con to­da na­tu­ra­li­dad “que el dios vien­to ha­ce lo su­yo y cuan­do es­tán ma­du­ras, so­pla y caen al sue­loy las co­men los ani­ma­les o él las re­co­ge y las que que­dan, na­ce­rán al­re­de­dor del tron­co ma­dre co­mo si fue­ran sus hi­jos.” Y agre­ga que hay que en­se­ñar­le al hom­bre­que “no de­be per­tur­bar al ár­bol por cin­co años”.

La cá­ma­ra lo si­gue mien­tras ara, des­cal­zo, con un ca­ba­lli­to y un pri­mi­ti­vo ins­tru­men­to cons­trui­do con ra­mas, al­go de hie­rro y lia­nas.

En un­mo­men­to nos lle­va a la al­dea don­de vi­ve, al­go tan ex­tra­ño a nues­tros días que cree­mos ver ilus­tra­cio­nes de los li­bros de geografía de ha­ce 70 años: ca­sas de tron­cos y pa­ja ele­va­das so­bre el sue­lo, las mu­je­res en los te­la­res, co­ne­sos hi­los ma­ra­vi­llo­sa­men­te co­lor idos; las más an­cia­nas sa­cu­dien­do el arroz que han co­se­cha­do.

Los ca­cha­rros son de ba­rro, sal­vo al­guno de me­tal; el fue­go ar­de en el me­dio de la cho­za, don­de la co­ci­ne­ra, en cu­cli­llas, ali­men­ta las bra­sas o re­vuel­ve el co­ci­do que bor­bo­tea en la olla.

La al­dea lu­ce pa­cí­fi­ca, los ni­ños sa­nos, los ros­tros en paz. Y me emo­cio­na oír a es­te hom­bre rús­ti­co y sa­bio en­se­ñan­do alos jó­ve­nes que lo es­cu­chan con res­pe­to, có­mo re­cu­pe­rar el de­sier­to que otros les le­ga­ron.

Su­ge­ren­cias: 1) Ali­men­tar la tie­rra que nos ro­dea: en ca­sa usa­mos co­mo fer­ti­li­zan­tes los res­tos de las ho­jas del té y los gra­nos del ca­fé, las cás­ca­ras de hue­vos y de las fru­tas; 2) Si te­ne­mos cés­ped, de­jar que las ho­jas que caen en in­vierno lo pro­te­jan de las he­la­das. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.