Ba­la­da del ge­nio sal­va­je

La pe­li­gro­sa vi­da de John McA­fee, un fo­ra­ji­do en el pan­teón de los hé­roes de la era di­gi­tal.

La Voz del Interior - Rumbos - - Futuro Imperfecto - POR DIEGO MARINELLI

Los pró­ce­res de la era di­gi­tal pa­re­cen to­dos ge­nia­les, ti­pos al­truis­tas, in­te­li­gen­tí­si­mos, mo­vi­dos por las bue­nas in­ten­cio­nes y el afán de pro­gre­so. Des­de Ste­ve Jobs y Bill Ga­tes has­ta Mark Zu­ker­berg y Elon Musk, los po­pes de Si­lli­con Va­lley se plan­ta­ron an­te el mun­do co­mo una mez­cla de Leo­nar­do Da Vin­ci, Bu­da y la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta. Aun­que se cuen­ten en­tre las per­so­nas más ri­cas del pla­ne­ta, vi­ven co­mo si no les im­por­ta­ra el dinero, la fa­ma ni los pla­ce­res. No es el ca­so de John McA­fee.

Que tu compu­tado­ra es­té a sal­vo de im­plo­sio­nar­se por la ac­ción de un vi­rus o un tro­yano se de­be en gran par­te a la ge­nia­li­dad de es­te cu­rio­so per­so­na­je, quien, a co­mien­zos de los años 80, mien­tras tra­ba­ja­ba pa­ra la cor­po­ra­ción de ar­ma­men­tos Lock­heed Mar­tin, in­ven­tó el pri­mer pro­ce­so antivirus, cuan­do los sis­te­mas in­for­má­ti­cos de me­dio mun­do fue­ron in­fec­ta­dos por un pro­gra­ma “gue­rri­lle­ro” lla­ma­do Pa­kis­ta­ni Brain. Tras aquel éxi­to pio­ne­ro, McA­fee fun­dó su pro­pia com­pa­ñía de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, que pa­ten­tó va­rios de los más fa­mo­sos y efec­ti­vos antivirus del mer­ca­do, y se con­vir­tió en una le­yen­da de la co­mu­ni­dad di­gi­tal.

Las co­sas si­guie­ron un guión re­la­ti­va­men­te pre­vi­si­ble has­ta que el gi­gan­te In­tel com­pró la com­pa­ñía por una to­ne­la­da de dó­la­res, pe­ro apar­tó a McA­fee del con­trol ope­ra­ti­vo, acu­sán­do­lo de com­por­ta­mien­tos errá­ti­cos y una preo­cu­pan­te ten­den­cia al de­li­rio. Con el dinero, McA­fee fun­dó un me­ga cen­tro pa­ra la prác­ti­ca de yo­ga en el me­dio de la na­da (del que hu­ye­ron to­dos sus dis­cí­pu­los, es­pan­ta­dos por el olor a sec­ta me­siá­ni­ca que ha­bía) y lue­go se ins­ta­ló en Be­li­ce, una pe­que­ña re­pú­bli­ca cen­troa­me­ri­ca­na fa­mo­sa por la la­xi­tud de sus le­yes.

En­tre pla­yas, selva y rui­nas ma­yas, McA­fee fue ga­nán­do­se el fa­vor de po­li­cías y po­lí­ti­cos lo­ca­les, y cons­tru­yen­do una es­pe­cie de ciu­dad-es­ta­do a su me­di­da, en la que al pa­re­cer bus­ca­ba una va­cu­na de ori­gen ve­ge­tal que cu­ra­ría to­das las en­fer­me­da­des co­no­ci­das. Co­mo si se tra­ta­ra de un per­so­na­je de una no­ve­la de Jo­seph Con­rad, su lo­cu­ra, ais­la­mien­to y pa­ra­noia fue­ron en au­men­to. La cien­tí­fi­ca que li­de­ra­ba el pro­yec­to hu­yó de Be­li­ce tras acu­sar a su men­tor de se­cues­trar­la y vio­lar­la. Tras pre­sun­ta­men­te ase­si­nar de un ba­la­zo a un ve­cino, McA­fee se es­fu­mó en­tre la selva y es­tu­vo des­apa­re­ci­do lar­go tiem­po, has­ta que fue de­te­ni­do de ca­sua­li­dad en un con­trol de trán­si­to en Es­ta­dos Uni­dos, adon­de in­gre­só na­die sa­be có­mo jun­to a su fla­man­te es­po­sa, una pros­ti­tu­ta be­li­ce­ña de 16 años lla­ma­da Amy.

En su país, don­de lo im­po­si­ble se vuel­ve po­si­ble, John McA­fee se postuló el año pa­sa­do pa­ra ser pre­si­den­te. Ga­nó Trump. •

CREÓ LOS ME­JO­RES ANTIVIRUS Y CON EL DINERO SE ESCAPÓ A LA SELVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.