El tes­ti­go in­dis­cre­to

Ca­po­te re­ve­la los se­cre­tos más ín­ti­mos de la elite neo­yor­ki­na en un li­bro es­can­da­lo­so que lo con­de­nó al os­tra­cis­mo so­cial.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR MA­RIA­NA VA­LLE-RIESTRA

Es bien sa­bi­do que Tru­man Ca­po­te se mo­vía co­mo pez en el agua en­tre el jet set neo­yor­kino. Pe­ro mien­tras pa­sa­ba las no­ches en­tre­te­nien­do a gru­pos en­te­ros con las anéc­do­tas pi­can­tes y las sa­li­das in­ge­nio­sas que lo con­vir­tie­ron en un éxi­to so­cial, pu­do tam­bién ver, oír y en­te­rar­se de de­ta­lles tan ín­ti­mos co­mo los ex­ce­sos, el pa­sa­do y has­ta las cos­tum­bres se­xua­les de per­so­na­jes co­mo Ten­nes­see Wi­lliams, Gre­ta Gar­bo, Andy War­hol y Jac­kie Ken­nedy. Los tres ca­pí­tu­los an­ti­ci­pa­dos de Ple­ga­rias aten­di­das que se pu­bli­ca­ron en la re­vis­ta Es­qui­re en 1975 y 1976, –en los que no de­ja­ba tí­te­re con ca­be­za– cau­sa­ron un es­cán­da­lo so­cial enor­me. En es­te li­bro bre­ve y au­daz, el au­tor de A san­gre fría des­nu­da sin ta­pu­jos los se­cre­tos del mun­do del que for­mó par­te, y pa­ro­dia con ape­nas di­si­mu­lo a mu­chos de sus miem­bros. Co­mo era de es­pe­rar­se, ja­más se lo per­do­na­ron. Y Ca­po­te, por su par­te, fin­gió que el des­pre­cio de su círculo no le afec­ta­ba. Cuan­do al­guien se atre­vió a re­cla­mar­le que hu­bie­ra ex­pues­to las in­ti­mi­da­des de sus ami­gos, el au­tor res­pon­dió: “¿Qué es­pe­ra­ban? Soy escritor y me sir­vo de todo. ¿Es que esa gen­te pen­sa­ba que me te­nían pa­ra en­tre­te­ner­los?”. Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias de la con­de­na so­cial lo per­si­guie­ron du­ran­te años, ha­cién­do­lo di­la­tar una y otra vez la fi­na­li­za­ción de la obra. La no­ve­la com­ple­ta fue pu­bli­ca­da re­cién en 1987, tres años des­pués de la muer­te de Ca­po­te.

Ple­ga­rias aten­di­das Tru­man Ca­po­te Lu­men $329

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.