Ojos con ca­ta­ra­tas

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. NI­CO­LÁS FER­NÁN­DEZ MEIJIDE Je­fe de sec­ción Cór­nea y Ci­ru­gía Re­frac­ti­va del Servicio de Of­tal­mo­lo­gía del Hos­pi­tal Ita­liano de Bue­nos Ai­res. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Dos de ca­da diez per­so­nas ma­yo­res de 50 años pa­de­cen ca­ta­ra­tas, una con­di­ción del ojo que se in­cre­men­ta lue­go de los 60 y se con­si­de­ra par­te del pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de los te­ji­dos. Las ca­ta­ra­tas apa­re­cen cuan­do el cris­ta­lino (la lente del ojo) se tor­na opa­ca, si­tua­ción que pro­mue­ve una dis­mi­nu­ción de la agu­de­za vi­sual, una vi­sión bo­rro­sa e im­pre­ci­sa, en­can­di­la­mien­to, fo­to­fo­bia y di­fi­cul­tad pa­ra ver de no­che.

Con los años, las ca­ta­ra­tas ma­du­ran na­tu­ral­men­te y, de ma­ne­ra len­ta y pro­gre­si­va, pro­du­cen cam­bios que afec­tan la ca­li­dad de la vi­sión. Así, a los pa­cien­tes se les ha­ce ex­tre­ma­da­men­te difícil re­no­var su li­cen­cia de con­du­cir, ade­más de ver­se im­pe­di­dos de ver los co­lo­res y ros­tros con de­ta­lle, o sim­ple­men­te, leer el dia­rio o los men­sa­jes del ce­lu­lar. Es­tas di­fi­cul­ta­des se van ins­ta­lan­do de ma­ne­ra pau­la­ti­na, a pun­to tal que el pa­cien­te lo no­ta po­co por­que se va acos­tum­bran­do a su ma­ne­ra de ver.

Mu­chos pa­cien­tes ope­ra­dos, so­bre todo mu­je­res, no­tan que lue­go de la ci­ru­gía la lla­ma de la hor­na­lla es más bri­llan­te o sus ros­tros tie­nen más arru­gas, cuan­do en reali­dad lo que ocu­rría es que no po­dían dis­tin­guir es­tos de­ta­lles.

En ge­ne­ral, las ca­ta­ra­tas se con­si­de­ran una par­te nor­mal del en­ve­je­ci­mien­to. Lue­go de los 60 años, cua­tro de ca­da diez per­so­nas las pa­de­cen. Ade­más de la edad, hay otros fac­to­res de ries­go co­mo la he­ren­cia, la dia­be­tes, una lar­ga ex­po­si­ción al sol a lo lar­go de la vi­da, el con­su­mo de ci­ga­rri­llos, ha­ber pa­de­ci­do tras­tor­nos vi­sua­les se­rios y un pro­lon­ga­do uso de es­te­roi­des, ya sea tó­pi­cos o sis­té­mi­cos. En­tre las re­co­men­da­cio­nes, so­bre­sa­len el em­pleo de an­te­ojos de sol ade­cua­dos, con­tro­lar el ni­vel de azú­car en san­gre, rea­li­zar ejer­ci­cios fí­si­cos pe­rió­di­ca­men­te y no fu­mar.

Aho­ra bien, cuan­do los sín­to­mas afec­tan la ca­li­dad de vi­da co­ti­dia­na, se de­be con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de una ci­ru­gía, cu­yo éxi­to es su­pe­rior al 95 por cien­to. Se tra­ta de una de las prác­ti­cas más rea­li­za­das. Se uti­li­zan len­tes in­tra­ocu­la­res e in­clu­so mul­ti­fo­ca­les, que brin­dan un al­to ín­di­ce de independencia de an­te­ojos de cer­ca y le­jos. La ci­ru­gía se rea­li­za con anes­te­sia en go­tas y una muy le­ve se­da­ción. Los pa­cien­tes re­gre­san a su ca­sa al tér­mino y en cues­tión de días re­to­man sus ac­ti­vi­da­des.

En los úl­ti­mos años, ha ha­bi­do in­clu­so un avan­ce de ca­li­dad y se­gu­ri­dad muy gran­de en es­te tipo de ci­ru­gía con la in­cor­po­ra­ción de un nuevo lá­ser lla­ma­do fem­to­se­gun­do, que per­mi­te ade­cuar la pro­fun­di­dad, la ex­ten­sión y la lo­ca­li­za­ción de las in­ci­sio­nes, con una pre­ci­sión muy su­pe­rior a la téc­ni­ca con­ven­cio­nal; in­clu­so se pue­de rea­li­zar la frag­men­ta­ción del cris­ta­lino y ca­si to­da la in­ter­ven­ción con es­te pro­ce­di­mien­to sin te­ner que re­cu­rrir al ul­tra­so­ni­do, que fue la téc­ni­ca es­tán­dar du­ran­te 25 años. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.