Lec­tu­ra y cir­cuns­tan­cia

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Quie­nes me leen sa­ben de mi amor y atrac­ción por­los­li­bros, que co­men­zó­cuan­do yoe­ra­muy chi­ca. Se­gu­ra­men­te lo he di­cho otras­ve­ces, pe­roe­sun de­ber nom­brar­lo en mis­re­cuer­dos: tu­ve la suer­te de te­ne­run li­bre­ro por pa­drino. Él -jun­to con mis pa­dres, quee­ran gran­des lec­to­res- no só­lo me re­ga­ló los pri­me­ros­li­bros de cuen­tos, sino quea tra­vés de su vi­da, has­ta que yae­ra una mu­jer adul­ta, si­guió po­nien­do en mis ma­nos au­to­res que co­men­za­ban a des­ta­car­se: Ju­lio Cor­tá­zar, Ga­briel Gar­cía Már­quez, Ro­dol­fo Walsh, Ma­rio Vargas Llo­sa.

Pa­raal­guien co­mo yo, cu­yas­lec­tu­ras ha­bían si­do ca­si en su to­ta­li­dad an­glo­sa­jo­nas, des­cu­brir a Ho­ra­cio Qui­ro­ga y su mun­do (que iba más allá de “Ana­con­da”yse em­pa­ren­ta­ba con el Ed­gar­dA­llan Poe en sus cuen­tos de ho­rror ), su­mer­gir­se en el rea­lis­mo má­gi­co o des- lum­brar­se an­te una di­fe­ren­te ma­ne­ra de na­rrar( Con­ver­sa­ción en la ca­te­dral, de Vargas Llo­sa), pa­san­do de Ama­do Ner­vo a dis­fru­tar de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, fue to­da una aven­tu­ra.

A ve­ces me cues­ta ha­cer­les en­ten­der a los jó­ve­nes el mi­la­gro que obra la lec­tu­ra en nues­tra men­te, en nues­tros sen­ti­mien­tos, en nues­tra ma­ne­ra de des­ci­frar el mun­do. Por­qué mis­te­rio­sas ra­zo­nes un poe­ma de An­to­nio Ma­cha­do leí­do a los tre­ce años, ha­ce que 65 años des­pués llo­re­mos al­ver en te­le­vi- sión un do­cu­men­tal so­bre el poe­ta, al es­cu­char­lo en su pro­pia voz, no acos­tum­bra­da a de­cla­mar; có­mo, al no po­der ha­cer­lo per­so­nal­men­te, ins­ta­mos a un so­brino a quien trasladamos el amor por el poe­ta-yse dis­po­ne a via­jar aF­ran­cia-, a que vi­si­te su tum­ba en el vie­jo ce­men­te­rio de Co­lliu­re, a un pa­so de Ca­ta­lu­ña.

Leer -es­pe­cial­men­te na­rra­ti­vaes abrir in­fi­ni­dad de puer­tas al

Leer na­rra­ti­vaes abrir in­fi­ni­dad de puer­tas a la ima­gi­na­ción, y al go­zo de sa­bery cu­rio­sear más allá de cier­tos­lí­mi­tes fí­si­cos.

pen­sa­mien­to, a la ima­gi­na­ción, al go­zo de sa­ber, de in­ves­ti­gar, de cu­rio­sear más allá de cier­tos­lí­mi­tes fí­si­cos; nos da­rá una ma­yor com­pren­sión de los­re­tos a los que nos en­fren­tan nues­tras ocu­pa­cio­nes, es­tu­dios o ne­ce­si­da­des; agi­li­za­rá la ca­pa­ci­dad de sa­car con­clu­sio­nes, nos dis­trae­rá de la con­go­ja y al ol­vi­dar por mo­men­tos el do­lor fí­si­co, la aflic­ción, la pér­di­da, el desas­tre de nues­tros­re­cur­sos, nos per­mi­ti­rá re­po­ner­nos. Lee­ru­na no­ve­la, un cuen­to, li­bra­rá nues­tra men­te de te­la­ra­ñas, ayu­da­rá a so­por­tar­las au­sen­cias ya acep­tar­lo irre­me­dia­ble.

Es co­mo el des­can­so en la con­tien­da: la men­te se dis­trae­ráy mien­tras­vi­vi­mos esas mu­chas­vi­das -co­mo nos pro­me­tió Ro­bert Louis Ste­ven­son- a tra­vés de sus pá­gi­nas, los pen­sa­mien­tos ter­mi­na­rán por aquie­tar­se y al fi­na­li­zar la lec­tu­ra, ese res­pi­ro nos fa­ci­li­ta­rá re­sol­ver muchos in­con­ve­nien­tes.

Siem­pre he ha­lla­do res­pues­tas en cier­tos­li­bros -la Bi­blia, los Evan­ge­lios, la Imi­ta­ción deC­ris­to- y aún en otros que no ro­zan lo mís­ti­co, por­que ca­da lec­tu­ra ro­za un mo­men­to vi­vi­do y nos acer­ca una fra­se que pro­cu­ra un con­se­jo, una ad­ver­ten­cia. Co­mo cuan­do, en una de es­tas cir­cuns­tan­cias, abrí un li­bro de Bor­ges -no re­cuer­do el­tí­tu­lo de la obra, ni el nom­bre del poe­ma- y di con dos­lí­neas que des­de en­ton­ces re­pi­to ca­da ma­ña­na al des­per­tar­me, com­pro­bar quees­toy­vi­va y que me es­pe­rao­tro día de tra­ba­jo con sus fa­vo­res y sus ex­tra­víos:

Da­me, Se­ñor, co­ra­je y ale­gría pa­ra es­ca­lar la cum­bre de es­te día.

Su­ge­ren­cias:1) Así co­mo al­guien pu­so en nues­tras ma­no­sun­pri­mer li­bro, pon­ga­mos no­so­tros en otras ma­no­sun li­bro ade­cua­do a su edad y a sus in­tere­ses; 2) Es im­por­tan­te in­fun­dir el hábito de la lec­tu­ra des­de muy pe­que­ños con li­bros ilus­tra­dosy co­lo­ri­dos; 3) Es fun­da­men­tal ati­nar con el pri­mer­tí­tu­lo, que afian­za­ráel de­seo de leer; 4) Co­men­ce­mos con los clá­si­cos: por al­go han so­bre­vi­vi­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.