Acu­mu­la­do­res: “Lo guar­do por las du­das”

Ro­pa en desuso ha­ce si­glos, pa­pe­les vie­jos, mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos ro­tos, ba­su­ra de to­do ti­po. Hay gen­te que aca­pa­ra ob­je­tos inú­ti­les com­pul­si­va­men­te, co­mo si se vi­nie­ra el fin del mun­do. ¿Qué pa­sa cuan­do las co­sas ma­te­ria­les no de­jan lu­gar a la ma­gi

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

To­dos so­mos has­ta cier­to pun­to acu­mu­la­do­res. ¿Quién no guar­da en su pla­card ca­mi­sas y sa­cos que no usa ha­ce años? ¿Cuán­tos ca­jo­nes re­ple­tos de pa­pe­les inú­ti­les te­nés en tu ca­sa? ¿Por qué to­da­vía no ti­ras­te la tos­ta­do­ra que de­jó de fun­cio­nar el si­glo pa­sa­do? Los ob­je­tos son mu­cho más sim­bó­li­cos de lo que pen­sa­mos. Ca­da co­sa que de­ci­di­mos guar­dar, re­tra­ta nues­tros sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos. Se sa­be que los so­bre­vi­vien­tes de una gue­rra, des­pués de pa­sar ham­bre du­ran­te años, lle­nan sus ala­ce­nas de la­tas de con­ser­va y ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros por te­mor a que­dar­se sin co­mi­da. La ma­yo­ría de la gen­te acu­mu­la do­cu­men­tos vie­jos, ju­gue­tes des­tar­ta­la­dos y ro­pa que ya no le en­tra co­mo ejer­ci­cio de me­mo­ria.

Mu­chas ve­ces, el sig­ni­fi­ca­do emo­cio­nal de los ob­je­tos es más fuer­te y po­de­ro­so que su sen­ti­do uti­li­ta­rio. No im­por­ta pa­ra qué fue di­se­ña­do, sino el va­lor que ca­da uno de no­so­tros le da a lo que ate­so­ra en la bau­le­ra de su ca­sa. Sin em­bar­go, exis­te una di­fe­ren­cia en­tre las per­so­nas que guar­dan al­gu­na que otra co­sa inú­til y aque­llos que son acu­mu­la­do­res com­pul­si­vos. Es­tos úl­ti­mos tie­nen un tras­torno que les pro­vo­ca se­rias com­pli­ca­cio­nes en la vi­da per­so­nal y so­cial. La pa­to­lo­gía de aca­pa­rar ob­je­tos es ca­da vez más fre­cuen­te, so­bre to­do en las gran­des ciu­da­des y en per­so­nas ma­yo­res que vi­ven so­las. En los EE.UU., don­de los há­bi­tos de con­su­mo son des­afo­ra­dos, el 25 % de la po­bla­ción tie­ne ten­den­cias de acu­mu­la­ción com­pul­si­va.

“Es un pa­de­ci­mien­to psi­co­ló­gi­co que se ca­rac­te­ri­za por la ava­sa­llan­te ne­ce­si­dad de acu­mu­lar ob­je­tos y no des­pren­der­se de ellos. La com­pra com­pul­si­va es la pri­me­ra eta­pa del acu­mu­la­dor, por lo cual son pa­to­lo­gías más usua­les en las so­cie­da­des de con­su­mo in­ten­so”, di­ce el Li­cen­cia­do Ga­briel Ro­mano, Coor­di­na­dor de la Red Ar­gen­ti­na de Sa­lud Men­tal. “Se lo co­no­ce vul­gar­men­te co­mo el Sín­dro­me de Dió­ge­nes y clí­ni­ca­men­te co­mo dis­po­so­fo­bia. Los ob­je­tos re­em­pla­zan a los víncu­los reales que no pue­den ar­mar, sos­te­ner y pro­fun­di­zar con otras per­so­nas. Lo acu­mu­la­do cons­ti­tu­ye así su mun­do, el ám­bi­to en don­de per­ma­ne­cen la ma­yo­ría del tiem­po. Es­te cir­cui­to le ge­ne­ra al su­je­to una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, a la vez que le otor­ga el con­trol to­tal so­bre es­tos víncu­los es­pe­cia­les, que nun­ca lo aban­do­na­rán, ni lo de­cep­cio­na­rán”.

A di­fe­ren­cia de los co­lec­cio­nis­tas, que cla­si­fi­can sus ad­qui­si­cio­nes y tie­nen ob­je­ti­vos, los acu­mu­la­do­res jun­tan cual­quier co­sa. No dis­cri­mi­nan ni per­si­guen me­tas con­cre­tas. Guar­dan la­ti­tas de ga­seo­sa, pa­que­tes de fi­deos va­cíos, dia­rios vie­jos, res­tos de co­mi­da, pa­pe­les, la­pi­ce­ras sin tin­ta, ro­pa y ba­su­ra de to­do ti­po.

“El acu­mu­la­dor no pue­de pa­rar de jun­tar y guar­dar ob­je­tos, ani­ma­dos o in­ani­ma­dos”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Adria­na Mar­tí­nez. “Hay que pen­sar­lo con la ló­gi­ca de una adic­ción. La re­la­ción que ca­da per­so­na tie­ne con el con­su­mo de la sus­tan-

cia, de­ter­mi­na si es adic­to o no. Es­to es pa­re­ci­do. Es una com­pul­sión que de­no­ta la ne­ce­si­dad de lle­nar un va­cío muy pro­fun­do”.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por el hos­pi­tal ca­ta­lán de Bell­vit­ge con la co­la­bo­ra­ción del Ins­ti­tu­te of Psy­chiatry de Lon­dres, ase­gu­ra que exis­te un pro­ble­ma cuan­do más de dos ter­cios del es­pa­cio ha­bi­ta­ble de una ca­sa es­tá des­ti­na­do a los ob­je­tos. Cuán­to me­nos es­pa­cio le que­de a la per­so­na pa­ra vi­vir y cir­cu­lar, más gra­ve es el tras­torno.

En 1947, en la ciu­dad de Nue­va York, se re­gis­tró un ca­so em­ble­má­ti­co de acu­mu­la­ción. La po­li­cía en­tró a una ca­sa en Har­lem y en­con­tró mon­ta­ñas de ba­su­ra que lle­ga­ban has­ta el te­cho. Ha­bía 14 pia­nos, un au­to, co­mi­da po­dri­da y has­ta los res­tos de un fe­to. Los pro­pie­ta­rios eran dos her­ma­nos an­cia­nos, cu­yos cuer­pos es­ta­ban se­pul­ta­dos en­tre la por­que­ría.

EL MIE­DO A PER­DER

“Los cri­te­rios más co­mu­nes que de­la­tan al acu­mu­la­dor son la fa­lla del cri­te­rio ló­gi­co y se­lec­ti­vo, el es­ca­so or­den en el ate­so­ra­mien­to de esos ob­je­tos y la au­sen­cia de víncu­los afec­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­vos con otras per­so­nas, por fue­ra de la fa­mi­lia de ori­gen”, di­ce Ro­mano. “Por otro la­do, em­pie­zan a cho­car con el mun­do ex­terno cuan­do se ge­ne­ran si­tua­cio­nes que im­po­si­bi­li­tan la con­vi­ven­cia: fal­ta de es­pa­cio, mu­gre, en­fer­me­da­des”, agre­ga Mar­tí­nez. “El asun­to aten­ta con­tra la con­ti­nui­dad de los víncu­los hu­ma­nos y el fun­cio­na­mien­to de la ca­sa, y quien pa­de­ce es­te pro­ble­ma no re­gis­tra que su prác­ti­ca es exa­ge­ra­da y ex­pre­sa una di­fi­cul­tad per­so­nal se­ve­ra”.

Li­diar con un acu­mu­la­dor com­pul­si­vo pue­de ser muy com­pli­ca­do. Se tra­ta de per­so­nas a las que les cues­ta mu­cho des­ape­gar­se de sus ob­je­tos, por más que sean ba­su­ra, así que hay que ir con cau­te­la. Lo que en apa­rien­cia pue­de ser una so­lu­ción efec­ti­va -ti­rar to­do de una vez- pue­de re­sul­tar un shock di­fí­cil de su­pe­rar. Es un pro­ce­so que re­quie­re de acom­pa­ña­mien­to y una ar­ma­du­ra de pa­cien­cia. “El diá­lo­go es fun­da­men­tal, pe­ro no al­can­za”, di­ce Mar­tí­nez. “La ma­yo­ría de es­tas pro­ble­má­ti­cas ter­mi­nan con un pe­di­do de ayu­da pro­fe­sio­nal pa­ra el afec­ta­do e in­clu­so pa­ra la fa­mi­lia. Hay que en­ten­der que el acu­mu­la­dor, ade­más de ha­cer eno­jar a su círcu­lo cer­cano con esas prác­ti­cas, su­fre enor­me­men­te an­te la idea de per­der sus ob­je­tos. Sien­te que se­ría el fin de su exis­ten­cia. Es­to hay que te­ner­lo cla­ro a la ho­ra de ac­tuar. Ne­ce­si­ta mu­cha con­ten­ción, ayu­da y pre­sen­cia con­cre­ta de sus se­res que­ri­dos pa­ra ir des­ha­cién­do­se del ex­ce­so has­ta lle­gar a una si­tua­ción equi­li­bra­da”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.