D

RI­CAR­DO DARÍN SE PU­SO EN LA PIEL DE UN PRE­SI­DEN­TE Y DE AHÍ LE QUE­DA­RON VA­RIAS CO­SAS PA­RA DE­CIR SO­BRE EL PO­DER, LA PO­LÍ­TI­CA Y LA FOR­MA EN QUE UNA SO­CIE­DAD SE RELACIONA CON SUS LÍ­DE­RES. ESCUCHEMOS.

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista De Fotos -

Lo re­co­no­ceen voz ba­ja. Di­ceRi­car­do Darín que ha­cía mu­cho noes­ta­ba tan ner­vio­so con un per­so­na­je co­moel de La Cor­di­lle­ra, don­de en­car­na a un pre­si­den­te de la Na­ción. Por­su­pues­to que en un país tan di­vi­di­do co­mo el nues­tro, no fal­ta­ron quié­nes aso­cia­ron al ac­tor­con al­gún pri­mer man--

da­ta­rio del pa­sa­do… e in­clu­so del

pre­sen­te. Pe­ro con­fie­sa el ac­tor que sus te­mo­resno te­nían que ver­con las crí­ti­cas. “La ma­yor in­cer­ti­dum­bre que tu­ve el pri­mer día de ro­da­je, y aún­hoy la ten­go con­lo bien que mar­chó la pe­lí­cu­la,es si yo iba a dar con la ta­lla de un per­so­na­je de ese ca­li­bre. No por­que me mi­ni­mi­ce co­mo ac­tor, tam­po­co por la in­ves­ti­du­ra pre­si­den­cial, sino por­có­mo se ve a un pre­si­den­te in­mer­soen un pro- ble­ma per­so­nal. Acá aso­ma el­hom­bre co­mún, que es­tá aco­rra­la­do por un fa­mi­liar, que pa­ra él es­su cues­tión de Es­ta­do”.

Lla­ma­ti­va­men­te Darín se re­fie­re a la vul­ne­ra­bi­li­dad de una per­so­na po­de­ro­sa. Con­fie­sa que loú­ni­co que le exi­gió al di­rec­tor San­tia­go Mi­trees cre­di­bi­li­dad, que “el pre­si­den­te luz­ca preo­cu­pa­do co­mo cual­quier ti­po de la ca­lle”,en­fa­ti­za es­te ac­tor­con es­ta­tu­ra de mi­to.

¿Sen­tis­te in­co­mo­di­dad, in­ter­pre­tan­do al pre­si­den­te, en al­gún mo­men­to del ro­da­je? No, pa­ra na­da. Vi­ví es­ce­nas más có­mo­das que otras. Des­pués, du­ran­te el ro­da­je ha­bía chan­zas, bro­mas, cues­tio­nes que te­nían que ver con es­to de me­ter­me en la piel de un pre­si­den­te. Des­de la pri­me­ra es­ce­na te ju­ro que sen­tí el per­so­na­je, lo en­ten­dí a la per­fec­ción, el pun­to era lo­grar trans­mi­tir­lo… ¿Por ahí pa­sa­ban tus du­das? Mi preo­cu­pa­ción era sa­ber si los es­pec­ta­do­res, por nues­tra idio­sin­cra­sia, nues­tras cos­tum­bres y tam­bién nues­tro ci­ne, es­tá­ba­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ver una pe­lí­cu­la así, por­que cuan­do vie­nen de afue­ra las ve­mos sin con­flic­tos. Más de una vez se te han pe­di­do que te me­tie­ras en po­lí­ti­ca… ¿Nun­ca se te cru­zó esa po­si­bi­li­dad? Es un po­co pe­no­so y so­bre to­do pe­li­gro­so pa­ra la ciu­da­da­nía. Ima­gi­na­te lo que po­dría ser yo al fren­te del país, o sen­ta­do en el Con­gre­so, pi­dien­do por una ley. Con la lle­ga­da que te­nés en la gen­te, ¿no lo pen­sas­te se­ria­men­te? Lo pen­sé, tris­te­men­te. Es un po­co preo­cu­pan­te que pi­dan por mí o por otra gen­te tan aje­na a la po­lí­ti­ca co­mo soy yo. ¿Sí, tan ajeno? Me in­tere­so, me in­for­mo, me in­vo­lu­cro, pe­ro no me in­tere­sa en lo más mí­ni­mo me­ter­me en la po­lí­ti­ca. Creo que me ha­ría muy mal fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te a es­ta al­tu­ra. ¿Es con­tra­pro­du­cen­te una pe­lí­cu­la co­mo La Cor­di­lle­ra en es­ta Ar­gen­ti­na tan di­vi­di­da? Di­ga­mos que en la Ar­gen­ti­na siem­pre vi­vi­mos mo­men­tos de­li­ca­dos, pe­ro la pe­lí­cu­la no tie­ne nin­gu­na alu­sión par­ti­da­ria. Yo en­carno a Her­nán Blan­co, un per­so­na­je de fic­ción, to­tal­men­te in­ven­ta­do. De to­das ma­ne­ras, siem­pre se me va a re­la­cio­nar con al­guien. El pro­pio San­tia­go Mi­tre re­co­no­ció tu pa­re­ci­do con Mau­ri­cio Macri… Que se ha­ga car­go el di­rec­tor. Tal vez por los ojos cla­ros, las ca­nas, la con­tex­tu­ra, pe­ro es la in­ter­pre­ta­ción de Mi­tre y ca­da es­pec­ta­dor po­drá re­sig­ni­fi­car lo que vea. Esa es la idea y más en una so­cie­dad co­mo la nues­tra, que bus­ca­mos com­pa­ra­cio­nes o re­fe­ren­tes per­ma­nen­te­men­te. Y es­tá muy bien, por­que una pe­lí­cu­la co­mo La Cor­di­lle­ra, que es in­có­mo­da y que ten­sio­na­rá al es­pec­ta­dor, ha­bi­li­ta­rá pa­ra in­ter­pre­tar li­bre­men­te.

El mé­to­do Darín

Darín re­pa­sa sus úl­ti­mos quin­ce años de ca­rre­ra y re­co­no­ce que ha in­ter­pre­ta­do po­cos mal­va­dos. “Vi­lla­nos sua­ves me han to­ca­do. Me en­can­ta­ría ha­cer a un gran hi­jo de pu­ta”, an­he­la. “Se ve que no de­bo dar con el phy­si­que­du­rol”. De to­das ma­ne­ras, no se que­ja, y sa­be que su tra­yec­to­ria to­mó otro rum­bo, con per­so­na­jes más rea­lis­tas, de esos que po­dés to­par­te en la ca­lle. “He ex­pe­ri­men­ta­do to­do ti­po de ro­les, du­rí­si­mos co­mo el de Tru­man, do­lo­ro­sos co­mo el de El au­ra, pro­fun­dos co­mo el de Ele­fan­te blan­co, su­ges­ti­vos y tan ar­gen­ti­nos co­mo el de Bom­bi­ta en Re­la­tos­sal­va­jes y su­fri­dos co­mo el de Nie­ve ne­gra. Pe­ro en to­dos, en to­dos –en­fa­ti­za-, la pa­sé bár­ba­ro en la con­cep­ción, que de­be ser du­ra, ás­pe­ra, pe­ro yo, Ri­car­do Darín, no me ten­go que tor­tu­rar”. ¿No es­tás de acuer­do con esos ac­to­res que ya lle­gan al set ator­men­ta­dos? No creo pa­ra na­da en la an­gus­tia pre­via que un ac­tor de­be pa­sar pa­ra lo­grar ma­yor efi­ca­cia… Pe­ro hay mu­chos ac­to­res que ne­ce­si­tan tor­tu­rar­se pa­ra pa­sar­lo mal en el ro­da­je y acen­tuar ese ma­les­tar en la pan­ta­lla. En­ton­ces pa­re­cie­ra que el es­pec­ta­dor dis­fru­ta más de ese tra­ba­jo. Per­dón: pa­re­cie­ra no, dis­fru­ta más. Ese mé­to­do, esa fi­lo­so­fía, no van con tu es­ti­lo… Lo va­lo­ro, pe­ro no lo com­par­to pa­ra na­da, yo no ha­go eso. Has­ta me cau­sa un po­co de gra­cia. Se­rá el ofi­cio… Y uno tra­ta de no en­ve­je­cer al pe­do… Sin em­bar­go te es­for­zas­te mu­cho y ba­jas­te diez ki­los pa­ra tu per­so­na­je de en­fer­mo en Tru­man. Eso fue un pro­ce­so, un es­fuer­zo, pe­ro no una tor­tu­ra. Lo mis­mo me su­ce­dió en Ca­ran­cho, don­de tu­ve que li­diar con mi­les de con­tin­gen­cias que ni me ima­gi­na­ba. Pe­ro eso no es tor­tu­ra, es com­pe­ne­tra­ción con el per­so­na­je. Lo que pa­ra otros es tor­tu­ra, pa­ra vos es com­pe­ne­tra­ción… Yo ter­mino de ro­dar y me voy a ce­nar con mi fa­mi­lia, me voy al tea­tro o dis­fru­to de al­gu­na ve­la­da en ca­sa, no me en­cie­rro en el per­so­na­je las vein­ti­cua­tro ho­ras. Lle­go fres­co al set de fil­ma­ción. A eso voy, a que no arran­co a fil­mar con una car­ga pre­via. Pue­de ayu­dar, ojo… Pe­ro con­mi­go no cuen­ten. ¿Es lo que se co­no­ce cuan­do un ac­tor se me­te en el ba­rro? Po­ne­le. Yo nun­ca me me­to so­lo con el ba­rro has­ta el cue­llo. Lo ha­go cuan­do el di­rec­tor me lo pi­de y se me­te con­mi­go, co­mo lo hi­zo Pa­blo Tra­pe­ro, a quien men­ciono por­que

ES­PE­RO VER EL DÍA EN UN PO­LÍ­TI­CO QUE SE P A RE FREN­TE A CÁ­MA­RA Y ADMITA: “TEN­GO MIE­DO”. O QUE COMPARTA CON LA CIU­DA­DA­NÍA SUS DUD A S.

va­lo­ro y por­que ha­ce un ci­ne ás­pe­ro, es­pi­no­so. Da la im­pre­sión que no de­be ser sen­ci­llo lle­var­te la con­tra… No te creas. Me he cru­za­do con di­rec­to­res con los que nos tren­za­mos en dis­cu­sio­nes en las que ca­da uno de­fen­día su po­si­ción con jus­ti­fi­ca­ti­vos y te ju­ro que es un pla­cer por­que es un es­pa­deo en­tre gen­te que de­fien­de sus ideas. ¿Te cues­ta ha­cer la plan­cha, dis­fru­tar la quie­tud? Me cues­ta un hue­vo, ho­rro­res… No sé por qué, no me per­mi­to es­tar en la quie­tud. Me sien­to muy es­tú­pi­do por esa im­po­si­bi­li­dad. Ha­go lo po­si­ble pa­ra es­tar más re­la­ja­do y sen­tir­me me­nos in­vo­lu­cra­do, pe­ro es im­po­si­ble, mi per­so­na­li­dad es és­ta… Ha­blan­do de tu per­so­na­li­dad, ¿qué ti­po de pre­si­den­te se­rías? Uno que di­ga la ver­dad y que ha­ble sin ta­pu­jos. Un po­lí­ti­co que se pa­re fren­te a cá­ma­ra y admita: “Ten­go mie­do”. Te ju­ro, me enamo­ra­ría de al­guien así. O que ha­ga pú­bli­co en ca­de­na na­cio­nal una du­da: “To­mé una de­ci­sión pe­ro no es­toy se­gu­ro si es la co­rrec­ta. Por eso quie­ro com­par­tir­la con us­te­des, por­que mis de­ci­sio­nes los abar­can a to­dos. En­ton­ces me im­por­ta que se­pan lo que me es­tá pa­san­do”. ¡La mier­da! ¿Te ima­gi­nás un pre­si­den­te así? Don­de es­tá que ya lo vo­to… ¿Una es­pe­cie de Pepe Mu­ji­ca? No quie­ro ser tan ex­tre­mo, por­que Mu­ji­ca ha he­cho de la sin­ce­ri­dad un ele­men­to muy im­por­tan­te de su ges­tión, pe­ro no siem­pre ha si­do acom­pa­ña­do co­mo él hu­bie­se que­ri­do. Yo me re­fe­ría a la vul­ne­ra­bi­li­dad de un ti­po po­de­ro­so. Que la de­mues­tre, que di­ga an­te mi­llo­nes de per­so­nas que lo ven en te­le­vi­sión: “Se­ño­res, no sé to­do, no es­toy se­gu­ro de to­do, por eso con­vo­co a los opo­si­to­res pa­ra que dis­cu­ta­mos so­bre es­te te­ma”. El día que yo es­cu­che al­go así sen­ci­lla­men­te me mue­ro, te ju­ro, me mue­ro. ¿Por qué pen­sás que no lo di­cen, sien­do apa­ren­te­men­te tan sim­ple? Pa­sa que los ase­so­res, los coach es­tos de aho­ra, los que le ha­cen el li­bre­to, no los de­jan de­cir la ver­dad. Es­tán más preo­cu­pa­dos por la ima­gen y a los ciu­da­da­nos nos tra­tan co­mo es­tú­pi­dos cre­yen­do que no nos da­mos cuen­ta de que to­do es có­mo se di­ga, la for­ma, el es­ti­lo, el tono, el mo­do… Si apa­re­cés con un ne­ni­to, un ca­ni­che o to­man­do ma­te gar­pa, les di­cen. ¿Se creen de ver­dad que so­mos idio­tas? No­so­tros los ciu­da­da­nos nos da­mos cuen­ta de to­do, es­ta­mos hi­per-en­tre­na­dos. ¿Nos me­re­ce­mos los po­lí­ti­cos que te­ne­mos? Te­ne­mos es­ta cla­se po­lí­ti­ca, nos gus­te o no. Nos pue­den en­ga­ñar, ló­gi­co, pe­ro la ciu­da­da­nía cap­ta de in­me­dia­to la cre­di­bi­li­dad, la trans­pa­ren­cia y la con­fian­za que trans­mi­te un po­lí­ti­co. Pe­ro vi­vi­mos en tiem­po de apa­rien­cias, en tiem­pos en los que la ima­gen es más fuer­te que la pa­la­bra, son tiem­pos de re­des so­cia­les. Hay que adap­tar­se a un men­sa­je su­per­fi­cial, li­viano y con ver­da­des a me­dias.

El ho­ri­zon­te tan te­mi­do

¿Vi­vir en una fic­ción? ¿Es­tar con­fun­di­do? ¿Creer­se el per­so­na­je? Darín ve fac­ti­ble que des­pués de una vi­da ac­tuan­do se pue­da te­ner en al­gún mo­men­to un pa­sa­je de per­ple­ji­dad, pe­ro tan gra­ve no lle­ga a ser el asun­to co­mo pa­ra sa­ber quién es. “Lo que pa­sa es que uno va cam­bian­do en una so­cie­dad que es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to y en la que to­do es muy pa­sa­tis­ta… Y des­de la fa­ce­ta de un ac­tor te to­ca to­do el tiem­po ir y ve­nir de uno y otro la­do del mos­tra­dor: hoy soy un dés­po­ta, ma­ña­na un cu­ra vi­lle­ro y pa­sa­do un abo­ga­do ca­ran­cho. Te pue­de pa­sar que tan­ta ca­pa so­bre ca­pa te pon­ga de­ma­sia­do en la piel del otro, lo que no es acon­se­ja­ble. Pe­ro pue­de pa­sar y me ha pa­sa­do”, ex­pre­sa sin­ce­ro. ¿Por qué no es acon­se­ja­ble? Por­que téc­ni­ca­men­te no con­vie­ne mi­me­ti­zar­se con el per­so­na­je que vas a in­ter­pre­tar ni tam­po­co juz­gar­lo, por­que la con­fu­sión es más fac­ti­ble. Por eso apren­dí a to­mar dis­tan­cia de mis tra­ba­jos, a te­ner­los allí, en la ve­re­da de en­fren­te, sin in­ten­tar com­pren­der­los. Ahí es don­de apa­re­ce tu mu­jer, Flo­ren­cia, pa­ra ubi­car­te… Bas­ta una mi­ra­da de ella, sin una pa­la­bra, pa­ra que me de­je las co­sas en cla­ro. Con Flo­ren­cia ya nos en­ten­de­mos con la mi­ra­da, y ella tie­ne una pro­fun­da, pe­ne­tran­te. Tu hi­jo, el Chino, nos di­jo ha­ce un tiem­po que su ma­má era “la ca­pi­ta­na de la fa­mi­lia”. No te min­tió en na­da. Ella es la que sa­be to­do de to­dos. Y que es la res­pon­sa­ble de lo bien que te va… Ah, mi­rá, ¿te di­jo eso? Ya lo voy a aga­rrar… Flo­ren­cia es la que lle­va las rien­das de la fa­mi­lia, es la que es­tá en ca­da de­ta­lle y sí, es la gran res­pon­sa­ble de mi bie­nes­tar la­bo­ral. ¿Có­mo te ca­ye­ron los 60? ¡Qué nú­me­ro, che! Pe­ro yo es­toy bien, me sien­to fuer­te, y ten­go en cla­ro que se na­ce vie­jo y se mue­re jo­ven. Creo que tie­ne que ver con una cues­tión de ac­ti­tud, de pers­pec­ti­va, de en­fo­que y de que sue­lo te­ner una mi­ra­da op­ti­mis­ta de las co­sas. Pe­ro no me pue­do ha­cer el dis­traí­do, por­que es una edad en la que la fi­ni­tud apa­re­ce en el ho­ri­zon­te co­mo al­go más cer­cano. En San Se­bas­tián, en sep­tiem­bre, te da­rán un pre­mio a la tra­yec­to­ria… ¡Vis­te! Es un pre­mio que le dan a los vie­jos, es una dis­tin­ción pa­ra los que es­ta­mos dan­dos las hu­rras –se ma­ta de ri­sa-. No, aho­ra en se­rio: es un or­gu­llo, un pla­cer y San Se­bas­tián es un fes­ti­val muy im­por­tan­te que no pre­mia a cual­quier ac­tor. Eso lo sé. ¿Pre­gun­tas­te por qué es­ta hon­ra? Es lo pri­me­ro que pre­gun­té. Y me di­je­ron: “¡Có­mo por qué! Por es­to, por aque­llo, por lo otro”. Creo que les de­bo caer bien a los vas­cos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.