“Mi ego es­tá do­mes­ti­ca­do”

Her­mo­sa y bien plan­ta­da, la ex ni­ña de la fac­to­ría Chi­qui­ti­tas cre­ció y se vol­vió una re­ve­la­ción hot del ci­ne y la te­vé. Y en­ci­ma es­tá de no­via con Joa­quín Fu­rriel. Te la pre­sen­ta­mos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR JA­VIER FIRPO FO­TO MAGALI ECHAIDE

Si se hi­cie­ra una ver­sión do­més­ti­ca del film Tomb Rai­der, sin lu­gar a du­das la can­di­da­ta nú­me­ro uno a in­ter­pre­tar a La­ra Croft se­ría Eva de Dominici, de fuer­te pa­re­ci­do a Angelina Jolie. “Na­da que ver, qui­zás un po­co la bo­ca, pe­ro Angelina es una dio­sa”. Con 1,70 cm de al­tu­ra, 55 ki­los, ros­tro ci­ne­ma­to­grá­fi­co, dien­ti­tos se­pa­ra­dos, ojos pe­ne­tran­tes y una geo­gra­fía si­nuo­sa, la jo­ven de 22 años es una de las ac­tri­ces ar­gen­ti­nas del momento. Y no só­lo im­pac­ta por su contextura sino tam­bién por su pre­coz adul­tez. “Me he sal­tea­do co­sas de chi­ca, me he per­di­do mo­men­tos con ami­gas, pe­ro siem­pre ele­gí lo que que­ría con el apo­yo de mis pa­dres. Tal vez por eso sue­ne un po­co agran­da­da”.

Ob­ser­var­la có­mo se desen­vuel­ve, es­cu­char­la ha­blar so­bre su ac­tua­li­dad y el fu­tu­ro de su ofi­cio su­po­ne es­tar con al­guien muy bien plan­ta­do. “Pue­de so­nar pe­dan­te, pe­ro co­noz­co mi tra­ba­jo, ha­ce más de do­ce años que ha­go te­le­vi­sión. Mi ego es­tá do­mes­ti­ca­do y en­tien­do per­fec­ta­men­te que en es­te tra­ba­jo hoy es­tás y ma­ña­na te bo­rran de un plu­ma­zo… Pe­se a la ines­ta­bi­li­dad del me­dio, soy una pri­vi­le­gia­da”, se de­fi­ne Eva. “Mu­chos me co­no­cie­ron a par­tir de la ma­la que ha­cía en Los ri­cos no pi­den­per­mi­so, pe­ro yo la ven­go re­man­do des­de 2006, cuan­do en­tré a Chi­qui­ti­tas. Fui me­tién­do­me en el mun­do de la te­le ya par­tir de que cre­cía, evo­lu­cio­na­ba la actriz”, ex­pli­ca quien tam­bién es­tu­vo en la tira ju­ve­nil Pa­ti­to feoy lue­go en ci­clos dia­rios co­mo Dul­ce amor, So­mos fa­mi­lia y Ca­mino al amor. Lle­vás do­ce años con­se­cu­ti­vos de te­le­vi­sión… ¿Por qué creés que ex­plo­tas­te re­cién aho­ra? Me ven­go co­ci­nan­do a fue­go len­to, pe­ro cla­ra­men­te he te­ni­do más vi­si­bi­li­dad aho­ra, al cru­zar la fron­te­ra

de la te­le al ci­ne, y al cam­biar al pú­bli­co ju­ve­nil por el adul­to.

GOL­PE A GOL­PE

Con­vin­cen­te y adul­ta, Eva pe­gó el sal­to en 2016 con Los ri­cos no pi­den

per­mi­so y con la pe­lí­cu­la que la ca­ta­pul­tó al mun­do del ci­ne: San­gre en la

bo­ca, don­de en­car­na a una no­vel bo­xea­do­ra que se cru­za­rá con un ve­te­rano pu­gi­lis­ta (Leo­nar­do Sba­ra­glia), con quien vi­ve una re­la­ción sal­va­je y pa­sio­nal. Allí Eva fue des­cu­bier­ta por mu­chos pro­duc­to­res y di­rec­to­res que ad­vir­tie­ron el po­ten­cial vi­sual de la jo­ven na­ci­da en el par­ti­do bo­nae­ren­se de Ave­lla­ne­da y cria­da en Villa Fio­ri­to. “Si me in­tere­sa un pro­yec­to, voy pa­ra ade­lan­te, no me im­por­ta si sal­go des­nu­da”, de­ja en cla­ro De Dominici, quien es­te año, por pri­me­ra vez, re­cha­zó ha­cer ti­ras por­que “ne­ce­si­ta­ba ai­re”. La ju­ga­da le sa­lió per­fec­ta: fue con­vo­ca­da pa­ra su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en la mi­ni­se­rie La fra­gi­li­dad de los cuer­pos, don­de tam­bién lle­va ade­lan­te fo­go­sas es­ce­nas, es­ta vez con Ger­mán ,ala­cios; y vol­vió al ci­ne, en una co­pro­duc­ción ar­gen­tino-es­pa­ño­la lla­ma­da No dor­mi­rás, don­de co­pro­ta­go­ni­za un th­ri­ller jun­to a Be­lén .ue­da. Des­bor­dás li­ber­tad y des­pre­jui­cios… Es lo que más me gus­ta. Es un de­seo que las mu­je­res nos sin­ta­mos lo más li­bres po­si­bles y po­da­mos des­ha­cer­nos de los pre­jui­cios mo­ra­les y los es­te­reo­ti­pos en torno a no­so­tras. Si ten­go que ha­cer es­ce­nas au­da­ces y me ca­ben, las ha­go. Me afec­ta mu­cho más una ma­la crí­ti­ca que un pri­mer plano en bo­las. ¿Por qué, su­po­nés? ,or­que es­tu­dié, cuen­to con he­rra­mien­tas… Em­pe­cé a es­tu­diar tea­tro en el San Mar­tín a los ocho años, contra el man­da­to fa­mi­liar. Des­pués fui a la es­cue­la de Ju­lio Chá­vez, que es muy exi­gen­te, y tam­bién a la de Jorge Do­rio. Hi­ce dan­za y co­me­dia mu­si­cal en la Fun­da­ción Ju­lio Bocca, y tomé cla­ses de tan­go, pa­sión que he­re­dé de mis abue­los. Cuan­do voy a un cas­ting, ten­go que rom­per la cuar­ta pa­red con emo­ción y per­so­na­li­dad, no abrién­do­me la ca­mi­sa. Des­pués de ha­cer San­gre en la bo­ca, ¿no es un bo­nus track tu cuer­po? Es una pe­lí­cu­la pa­sio­nal y es cier­to que las es­ce­nas con Leo (Sba­ra­glia) son un fue­go. ,ero yo no sien­to que mi cuer­po re­sul­te un bo­nus track. Gra­bas­te La fra­gi­li­dad…,es­tás por ter­mi­nar la fil­ma­ción de No dor­mi­rás.¿Es­tás dis­fru­tan­do tu ofi­cio tra­ba­jan­do así, a des­ta­jo? Soy una mi­na in­ten­sa, me gus­ta la­bu­rar mu­cho y dis­fru­to a mi ma­ne­ra. No sal­to en una pa­ta con ca­da per­so­na­je, por­que una vez que lo ten­go, apa­re­cen las preo­cu­pa­cio­nes so­bre có­mo lle­var­lo a ca­bo. ,ero en el úl­ti­mo año pu­se el freno de mano y me pro­pu­se dis­fru­tar más. Te pa­só que te que­da­bas­sin es­pa­cio pa­ra vos… Me pa­sa, cla­ro. ,ero cuan­do se gra­ba y se fil­ma a la vez siem­pre es así, nun­ca hay tiem­po li­bre. Son tres o cua­tro me­ses, se­gún ca­da pro­yec­to, en los que es­toy ab­sor­bi­da tra­ba­jan­do ca­tor­ce ho­ras por día. De to­das for­mas, se­me­jan­te can­san­cio tie­ne que ver con una elec­ción de vi­da. Sos una wor­kaho­lic… El tra­ba­jo trae más tra­ba­jo, y hoy lo que me in­tere­sa es te­ner la­bu­ro. No im­por­ta el ta­ma­ño del per­so­na­je, a ve­ces una es­ce­na de me­dio mi­nu­to pue­de ser un dis­pa­ra­dor de otras po­si­bi­li­da­des. Ac­tuar po­ten­ció mi ca­pa­ci­dad so­ña­do­ra, soy una mu­jer que se ilu­sio­na con to­do. ¿La ac­tua­ción ha­ce que só­lo­te mi­res el om­bli­go? Es un ofi­cio egoís­ta, en el que uno se mi­ra só­lo a sí mis­mo y es un ga­rrón si no te das cuenta. ,or suer­te ten­go la ca­pa­ci­dad de ad­ver­tir­lo y po­ner­me prio­ri­da­des. ¿Es­tás de mo­da, Eva? ¿Te pa­re­ce? No creo. Soy una con­se­cuen­cia ló­gi­ca de un re­co­rri­do in­ten­so. Tal vez al­guno crea que ex­plo­té aho­ra por­que fui a lo de Mirt­ha Le­grand o sa­lí en la ta­pa de Gen­te.

LLÁMEME EVA

Cuan­do dio sus pri­me­ros pa­sos ac­tuan­do, en los cré­di­tos no apa­re­cían ni Eva ni De Dominici, sino que fi­gu­ra­ba co­mo Ca­ro­li­na Quat­troc­ci, su se­gun­do nom­bre y su pri­mer ape­lli­do, el de su papá. “De chi­qui­ta me lla­ma­ban to­do el tiem­po Ca­ro, su­pon­go que por el pe­so po­lí­ti­co del nom­bre Eva. Me em­pe­zóa gus­tar Ca­ro­li­na y me pre­sen­ta­ba así, Ca­ro­li­na Quat­troc­ci, ape­lli­do que la ver­dad no me gus­tó nun­ca. Has­ta que lo ha­blé con mi vie­jo, tra­té de que lo en­ten­die­ra, pu­so ca­ra de po­cos ami­gos, pe­ro aflo­jó; y ahí pa­sé a te­ner el ape­lli­do de mi ma­má, De Dominici. ¿La po­lí­ti­ca nun­ca te cau­ti­vó? No me lle­vé nun­ca con la po­lí­ti­ca. ,apá es re pe­ro­nis­ta y, de he­cho, él me pu­so el nom­bre Eva. Le hu­bie­ra en­can­ta­do que fue­ra una mi­li­tan­te a ul­tran­za y que la­bu­ra­ra con él en la fá­bri­ca. Lo de­cep­cio­né. ¿Por dón­de pa­san tus sue­ños,Eva? ¿Con quién­te­gus­ta­ría com­par­tir elen­co, oser di­ri­gi­da por quién? De chi­ca so­ña­ba con en­trar a Chi­qui­ti­tas, pe­ro des­pués siem­pre es­tu­ve muy des­pier­ta, sa­bien­do que los sue­ños pue­den trans­for­mar­se en de­silu­sión. Tam­po­co ten­go un ac­tor o un director que me des­ve­le. ¿Cuán im­por­tan­te­es­te­ner una pa­re­ja co­le­ga yma­yor que vos, co­mo Joa­quín Fu­rriel, pa­ra avan­zar en tu ofi­cio? Ade­más de que­rer­lo, a Joa­quín lo ad­mi­ro. Tie­ne ta­len­to y hu­mil­dad, es tra­ba­ja­dor, cul­to, ama el tea­tro. Más de una vez le pe­dí con­se­jos, pe­ro nun­ca nos me­te­ría­mos en el tra­ba­jo del otro. ¿No­pien­san tra­ba­jar jun­tos? No sé, por aho­ra me­jor man­te­ner las co­sas se­pa­ra­das. No di­go que no, pe­ro ve­re­mos, el tiem­po di­rá. •

“Es­tu­dié tea­tro, hi­ce dan­za, tan­go, co­me­dia mu­si­cal... De­fi­ni­ti­va­men­te, me afec­ta más una ma­la crí­ti­ca que un pri­mer plano des­nu­da.”

EVA DE DOMINICI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.