Al am­pa­ro del na­ran­jo

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Pa­ra Te­ru­ca Pe­rey­ra Irao­la y Enriqueta Gahan, por su mag­ní­fi­co tra­ba­jo ar­tís­ti­co so­bre mu­je­res ar­gen­ti­nas.

Cuan­do aún no se dis­cu­tía si las mu­je­res te­nían de­re­chos -allá por prin­ci­pios del si­glo XIX- ella, con 14 años, se ne­gó a ca­sar­se con el pre­ten­dien­te que sus pa­dres que­rían im­po­ner­le. Y fue­ron tan con­vin­cen­tes sus car­tas y pe­di­dos, que un vi­rrey y un obis­po la es­cu­cha­ron y así se ca­só con el hom­bre que ama­ba des­de la in­fan­cia: su pri­mo se­gun­do -el que lue­go se­ría co­ro­ne­lMar­tín Ja­co­bo Thom­pson, un buen mo­zo de aque­llos que lla­ma­ban la aten­ción de las “ni­ñas” cuan­do en­tra­ba en un sa­lón.

El des­tino la de­jó viu­da del hom­bre que ama­ba, pe­ro tu­vo el va­lor ne­ce­sa­rio -sin ser in­fiel al re­cuer­do de su pri­mer amor- pa­ra vol­ver a ca­sar­se con un emi­gra­do fran­cés, Jean Bap­tis­te de Men­de­vi­lle. Sin em­bar­go, en cuan­to és­te -que te­nía un ca­rác­ter con­tro­ver­ti­do- se con­vir­tió en un es­tor­bo, no du­dó en de­jar­lo de la­do y se­guir con su vi­da. Es pro­ba­ble que no ha­ya es­ta­do en­tre las que cri­ti­ca­ron a Ca­mi­la O´ Gor­man por sus pe­ca­dos de amor, pues­to que al­gu­na vez es­cri­bió: “Mu­jer que tie­ne pa­sio­nes tie­ne mé­ri­tos, y sea en la cla­se que sea, tie­ne co­ra­zón, y es lo que apre­cio.”

Años des­pués, pa­ra es­cán­da­lo de mu­chos, lu­chó pa­ra sal­var a Clo­rin­da Sa­rra­cán -a quien ha­bían ca­sa­do muy jo­ven y con­tra su vo­lun­tad- de la pe­na de muer­te, acu­sa­da de ha­ber si­do ins­ti­ga­do­ra y par­tí­ci­pe en el ase­si­na­to de su ma­ri­do.

Con­des­cen­dien­te con las pa­sio­nes hu­ma­nas -se en­tien­de, con las de las mu­je­res, pues­to que las de los hom­bres eran acep­ta­das- es­can­da­li­zó a su hi­ja al es­cri­bir­le: “De las mu­je­res im­pe­ca­bles tiem­blo: son per­ver­sas; pe­ro no di­gas es­to, hi­ja, por­que me ten­drán por bandolera, pe­ro es que yo en­tien­do la vir­tud por otra co­sa.” Y ro­zan­do los 70

Mariquita Sán­chez de Thom­pson an­he­la­ba par­tir ha­cia tie­rras le­ja­nas, y no fal­ta­ron ca­ba­lle­ros que qui­sie­ran es­col­tar­la.

años, es­cri­bió: “¿Quién dia­blos in­ven­tó el ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble? Es una bar­ba­ri­dad atar­lo a uno a un mar­ti­rio per­ma­nen­te.”

Siem­pre es­tu­vo jun­to a los per­se­gui­dos -en sus car­tas se afli­ge por la si­tua­ción de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas del país-, los exi­lia­dos y los jó­ve­nes, a los que brin­dó su ca­sa, pre­sen­tó a sus amis­ta­des y ayu­dó con su po­der so­cial. Y cuan­do fue ne­ce­sa­rio, ella mis­ma mar­chó al exi­lio.

Sien­do una por­te­ña or­gu­llo­sa de su pa­tria, an­he­la­ba par­tir ha­cia tie­rras le­ja­nas y no le fal­ta­ron ca­ba­lle­ros que qui­sie­ran ser­vir­le de es­col­ta. Nun­ca pu­do ale­jar­se del Pla­ta.

Era una an­cia­na pa­ra el ca­non de la épo­ca, pe­ro su co­ra­zón no te­nía edad y se enamo­ró de un hom­bre más jo­ven -Eche­ve­rría- a quien la unió un amor es­pi­ri­tual e idea­li­za­do. Te­nía por con­fi­den­te un na­ran­jo, del que ha­bla­ba con sus nie­tas, cu­ya som­bra co­bi­jó sus jue­gos in­fan­ti­les, los en­cuen­tros fu­ga­ces con el pri­mer amor, las ter­tu­lias de su ju­ven­tud, las de su ma­du­rez y los años de an­cia­ni­dad.

Di­cen que el día que Ma­ría Jo­se­fa Pe­tro­na de To­dos los San­tos Sán­chez de Ve­laz­co y Tri­llo, dos ve­ces viu­da y ca­si cen­te­na­ria, mu­rió en la ca­sa ama­da que he­re­dó de su ma­dre, aquel árbol año­so se de­rrum­bó de do­lor. Qui­zás, a pe­sar de ese an­he­lo de ale­jar­se que nun­ca con­cre­tó, pen­sa­ba co­mo el poe­ta Ata­li­va He­rre­ra: Fe­liz quien na­ce y mue­re Ba­jo la man­sa luz del mis­mo cie­lo: Si en los zar­za­les el do­lor le hie­re, Sus la­res le pro­pi­cian el con­sue­lo.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer la no­ta­ble bio­gra­fía de Mariquita que es­cri­bió Ma­ría Sáenz Que­sa­da: se lo de­be­mos a la pro­ta­go­nis­ta y tam­bién a la au­to­ra, una de las me­jo­res es­tu­dio­sas de nues­tra his­to­ria; 2) Ver la pe­lí­cu­la El gri­to sa­gra­do (1954), en blan­co y ne­gro, con Fanny Na­va­rro y Car­los Co­res, ba­jo la di­rec­ción de Luis César Ama­do­ri. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.