Cui­dá tu co­ra­zón

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. GA­BRIEL LAPMAN Mé­di­co car­dió­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en hi­per­ten­sión ar­te­rial. MIem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Hi­per­ten­sión y de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

In­tro­du­cir pe­que­ños cam­bios en el es­ti­lo de vi­da pue­de ge­ne­rar gran­des be­ne­fi­cios en la sa­lud car­día­ca y evi­tar en­fer­me­da­des y com­pli­ca­cio­nes que nos pon­drían en ries­go. No es ne­ce­sa­rio ha­cer gran­des sa­cri­fi­cios pa­ra man­te­ner un co­ra­zón sano. Só­lo to­mar al­gu­nas me­di­das:

Al­go esen­cial es cui­dar la ma­sa cor­po­ral y ali­men­tar­se bien. Un pe­so ade­cua­do se lo­gra al equi­li­brar las ca­lo­rías que se in­gie­ren con las que se con­su­men du­ran­te el día. Lo ideal es gas­tar más de lo que se co­me. El ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral no de­be su­pe­rar los 25 kg/m2. Op­te por una die­ta ri­ca en pes­ca­dos, car­nes ma­gras, fru­tos se­cos, acei­te de oliva, lác­teos des­cre­ma­dos, fru­tas, ver­du­ras y le­gum­bres, que apor­tan los mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas que el cuer­po ne­ce­si­ta. Tam­bién, áci­dos gra­sos co­mo Ome­ga 3, 6 y 9.

Otro as­pec­to im­por­tan­te es ob­ser­var el co­les­te­rol y la glu­co­sa: el ex­ce­so de co­les­te­rol se de­po­si­ta en las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos y obs­tru­ye el flu­jo de san­gre. Si en ayu­nas los re­sul­ta­dos del co­les­te­rol su­pe­ran los 200 mg/dl y la glu­ce­mia es ma­yor a 100 mg/dl, hay que con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta.

¡No se ol­vi­de de dor­mir bien! Es ne­ce­sa­rio des­can­sar al me­nos ocho ho­ras dia­rias. Evi­te el con­su­mo de es­ti­mu­lan­tes o el ex­ce­so de ca­feí­na pa­ra ren­dir du­ran­te el día.

Man­te­ner­se ac­ti­vo tam­bién es fun­da­men­tal: por ser un múscu­lo, el co­ra­zón ne­ce­si­ta ejer­ci­tar­se. Rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca de ma­ne­ra re­gu­lar me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea en to­do el cuer­po. La in­di­ca­ción ac­tual son 150 mi­nu­tos se­ma­na­les de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co de in­ten­si­dad mo­de­ra­da. Apro­ve­che pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios an­ti es­trés, mo­men­tos pa­ra la des­co­ne­xión: prác­ti­cas co­mo el yo­ga pue­den ser de gran uti­li­dad.

El con­trol de la pre­sión es otro pun­to cen­tral: la pre­sión ar­te­rial es la fuer­za que ejer­ce la san­gre con­tra las pa­re­des de las ar­te­rias. Los ni­ve­les de una per­so­na sa­na es­tán de­ba­jo de los 140/90 mm de mer­cu­rio. Una me­di­da útil es dis­mi­nuir el con­su­mo de sal.

No fu­me: el ta­ba­co dis­mi­nu­ye la can­ti­dad de oxí­geno en san­gre, es­tre­cha y en­du­re­ce la ca­pa in­ter­na de las ar­te­rias y hace que la pre­sión ar­te­rial au­men­te. Cui­da­do tam­bién con el al­cohol y otras sus­tan­cias: al mez­clar­se con la san­gre afec­tan el fun­cio­na­mien­to de mu­chos ór­ga­nos del cuer­po.

Con­tro­le la dia­be­tes: pue­de pro­vo­car gra­ves al­te­ra­cio­nes en co­ra­zón, ri­ño­nes, vi­sión y ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Si hay an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res di­rec­tos o se tie­ne so­bre­pe­so u obe­si­dad, se es­ta­rá más pre­dis­pues­to a desa­rro­llar­la.

Se es­ti­ma que la mi­tad de las per­so­nas que mue­ren re­pen­ti­na­men­te por ma­les co­ro­na­rios no sa­bía so­bre su pro­ble­ma. Por eso es fun­da­men­tal la rea­li­za­ción pe­rió­di­ca de che­queos mé­di­cos, es­pe­cial­men­te, si hay fac­to­res de ries­go. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.