Cuan­do el cuer­po gri­ta lo quela bo­ca calla

Do­lo­res de pan­za, en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes o del co­ra­zón. Tar­de o tem­prano, los víncu­los afec­ti­vos que se sos­tie­nen ba­jo to­ne­la­das de hos­ti­li­da­des, iro­nías y agre­sio­nes ter­mi­nan mi­nan­do la sa­lud. Dos ex­per­tos nos ayu­dan a re­pen­sar­nos des­de el res­pe­to y el

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR VIR­GI­NIA POBLET

To­das las pa­re­jas pue­den te­ner si­tua­cio­nes de enojo, ex­pre­sio­nes po­co fe­li­ces y dis­cu­sio­nes, in­clu­so a los gri­tos. Cuan­do hay buen amor, al­guno pi­de per­dón, el tono ba­ja y se lle­ga a un acuer­do. ¿Pe­ro qué pa­sa cuan­do la hos­ti­li­dad es su­til, cuan­do el ma­les­tar se trans­mi­te con ges­tos o si­len­cios, cuan­do el pro­ble­ma es­tá la­ten­te a lo lar­go de mu­chos años, pe­ro nun­ca se ter­mi­na de co­mu­ni­car? Co­mo una go­ta que cae siem­pre en el mis­mo lu­gar, a la lar­ga la si­tua­ción re­cu­rren­te des­gas­ta y el cuer­po pa­sa fac­tu­ra. Ya sea con gri­pes reite­ra­das, pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, de­pre­sión o in­clu­so en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, el or­ga­nis­mo es­tá di­cien­do “bas­ta” a una si­tua­ción que vie­ne aguan­tan­do hace ra­to.

Aun­que la pa­la­bra es­trés en el uso co­lo­quial tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va, lo cier­to es que se tra­ta de un me­ca­nis­mo de res­pues­ta efi­caz pa­ra de­fen­der­se fren­te a una ame­na­za. Cuan­do la ame­na­za se hace cons­tan­te, el es­trés se vuel­ve cró­ni­co y el sis­te­ma se des­ajus­ta. El gran te­ma es que el pro­ble­ma es tan inasi­ble que

ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.