ERI­KA HALVORSEN “Ten­go una re­la­ción sen­sual y eró­ti­ca con laes­cri­tu­ra”

EN 2016, LA PE­LI BA­SA­DA EN SU NO­VE­LA EL HI­LO RO­JO RECALENTÓ LA PAN­TA­LLA GRAN­DE CON LA DU­PLA VICUÑA-CHI­NA SUÁ­REZ; Y AHO­RA SE VIE­NE OTRO LI­BRO HOT, QUE LLE­VA­RÁ AL CI­NE A UNA PAMPITA RE­CAR­GA­DA. ¿EN QUÉ PIEN­SA ES­TA AU­TO­RA, QUE TO­DO LO QUE ES­CRI­BE AR­DE DE PASI

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - EN­TRE­VIS­TA DE JA­VIER FIR­PO FO­TOS VE­RA ROSEMBERG

Es­cri­bió su pri­me­ra obra a los on­ce años pa­ra un ac­to del Día de la In­de­pen­den­cia. Se lla­ma­ba Po­lé­mi­ca

en­tre­dos ne­gri­tos y ha­bla­ba so­bre la im­por­tan­cia de sen­tir­se li­bres des­de chi­qui­tos. Son­ríe por el re­cuer­do Eri­ka Halvorsen, hoy de 37, una au­to­ra, guio­nis­ta y di­rec­to­ra tea­tral que, por obra, gra­cia, can­ti­dad y ca­li­dad de su plu­ma, se trans­for­mó en una de las re­fe­ren­tes del ci­ne y del tea­tro y, len­ta pe­ro efi­caz­men­te, se es­tá abrien­do un ca­mino en el mun­do de la li­te­ra­tu­ra. Pri­me­ro agi­tó el avis­pe­ro con el

best-se­ller El hi­lo ro­jo (de­ve­ni­do pe­lí­cu­la con la me­diá­ti­ca du­pla Ben­ja­mín Vicuña y Chi­na Suá­rez) y lue­go con

Desearás al hom­bre de tu her­ma­na, su se­gun­do li­bro, edi­ta­do en agos­to por Sud­ame­ri­ca­na, cu­ya ver­sión ci­ne- ma­to­grá­fi­ca aca­ba de lle­gar a las sa­las ar­gen­ti­nas, pro­ta­go­ni­za­da por Ca­ro­li­na Ar­dohain, Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los y An­drea Fri­ge­rio.

De ape­lli­do no­rue­go, pe­ro na­ci­da y cria­da en San­ta Cruz, Eri­ka cuen­ta que ya su bi­sa­bue­lo era poblador de El Chal­tén y que son cua­tro las ge­ne­ra­cio­nes fa­mi­lia­res en la pro­vin­cia. De­cla­ra­da “ma­ra­do­nia­na cien­to por cien­to”, di­ri­gió a Dal­ma en la obra

Hi­ja de Dios, se pu­so al hom­bro va­rias

pie­zas de Tea­tro por la Iden­ti­dad, guió a Andy Kus­net­zoff en ese via­je a la fe­li­ci­dad que fue Happy Hour y, co­mo si fue­ra po­co, se lu­ce tam­bién en el tea­tro, con tres obras su­yas en es­ce­na: Bis­nie­ta, Ser ellas y Yo me lo gui

so yyo me lo co­mo. Ah, y una co­sa más: es­tá es­cri­bien­do con su co­le­ga Gon­za­lo De­ma­ría, a cua­tro ma­nos, la nue­va ti­ra que ten­drá Te­le­fé. Pa­ra ca­si to­dos, sos una re­cién lle­ga­da a este mun­do del es­pec­tácu­lo. Aho­ra co­bré no­to­rie­dad, pe­ro hace diez años que tra­ba­jo en la te­le: por ejem­plo, creé la cy­ber no­ve­la Aman­da

O, con Na­ta­lia Orei­ro, y des­pués co­la­bo­ré au­to­ral­men­te en ti­ras co­mo Ca­si án­ge­les, He­re­de­ros de una ven­gan­za, Lo­sú­ni­cos y Amar des­pués de amar. ¿Có­mo te lle­vás con el po­der de tu li­ber­tad e ima­gi­na­ción? Más que co­mo al­go pro­pio, me sien­to es­pec­ta­do­ra de lo que in­ven­to. Las his­to­rias es­tán en el ai­re, ya exis­ten, y lo úni­co que ha­go es ba­jar­las al pa­pel. En el mun­di­llo li­te­ra­rio al­gu­nos di­cen que Eri­ka ins­ta­ló un pa­trón de escritura au­daz y trans­gre­sor que abar­ca el de­seo y la sexualidad, con fra­ses ex­plí­ci­tas co­mo aque­lla de “la ins­pi­ra­ción es una suer­te de epi­lep­sia, ca­si un or­gas­mo”. Ella asien­te y son­ríe con ti­mi­dez. “Me gus­ta uti­li­zar las pa­la­bras que co­rres­pon­den, sin eu­fe­mis­mos, pe­ro no creo ha­ber ins­ta­la­do un pa­trón, sino que es un pro­ce­so de ex­plo­ra­ción y des­cu­bri­mien­to. Ten­go una re­la­ción sen­sual y eró­ti­ca con la escritura que, a su vez, v uel­co en las his­to­rias”, ase­gu­ra. ¿Pen­sás en el lec­tor al es­cri­bir? Cla­ro, mu­cho. A di­fe­ren­cia de es­cri­bir una pe­lí­cu­la, tea­tro o una ti­ra te­le­vi­si­va, don­de la reac­ción de es­pec­ta­dor es pú­bli­ca, bus­co es­ta­ble­cer con el lec­tor de un li­bro una com­pli­ci­dad ín­ti­ma, si­len­cio­sa y so­li­ta­ria. En el ca­so de Desearás... pre­ten­dí ex­plo­tar un ero­tis­mo que el lec­tor re­ci­bi­rá de pri­me­ra mano. Es mi pa­la­bra y su ima­gi­na­ción. ¿Al­go así co­mo bus­car un con­tac­to fí­si­co con el lec­tor? Exac­to. Es­toy apun­tan­do a las reacciones fí­si­cas más que a las men­ta­les. Des­de mis pa­la­bras in­ten­to ge­ne­rar otro ti­po de vi­ven­cias que re­sul­ten sen­so­ria­les y cor­po­ra­les. ¿Apun­tás a te­jer más alian­zas con la lec­to­ra que con el lec­tor? La com­pli­ci­dad es tá­ci­ta por­que soy mu­jer; y las vi­ven­cias li­te­ra­rias pa­san, an­tes que na­da, por mi cuer­po. ¿Su­po­nés que gus­ta tu es­ti­lo di­rec­to y con­tun­den­te? Las mu­je­res que me es­cri­ben lo ha­cen des­de el pla­cer, to­da­vía na­die me pu­teó. Co­nEl hi­lo ro­jo me pre­gun­ta­ban por el fuerte len­gua­je y yo me re­mi­tía a res­pon­der que só­lo des­cri­bía con pa­la­bras pun­tua­les una re­la­ción se­xual nor­mal y de­mo­crá­ti­ca en­tre un hom­bre y una mu­jer. Qui­zá sea el tono y el mo­do en que vos des­cri­bís al­go que aún es ta­bú. Su­ce­de que hay al­go en la sexualidad fe­me­ni­na que aún pro­du­ce temores y re­pre­sio­nes, por eso en Desearás... de­ci­dí pa­rar­me en el víncu­lo de dos her­ma­nas, Ofe­lia y Lu­cía (Ar­dohain y An­to­nó­pu­los), y con­tar el des­cu­bri­mien­to de la sexualidad des­de ni­ñas. Cau­sa­ron rui­do y po­lé­mi­ca la es­ce­na de las her­ma­ni­tas. Me lla­mó la aten­ción có­mo, a los hom­bres so­bre to­do, les sor­pren­de que una ne­na pue­da te­ner un or­gas­mo, cuan­do es al­go tan na­tu­ral co­mo el des­per­tar se­xual de los va­ro­nes. Evi­den­te­men­te hay al­go vin­cu­la­do con el pla­cer fe­me­nino, la mas­tur­ba­ción, el clí­to­ris, con la mu­jer co­mo ob­je­to desean­te y no desea­do, que in­co­mo­da a mu­chos hom­bres. Lo que ge­ne­ra de­ba­te es la edad de

las ne­nas y ese des­cu­bri­mien­to im­pen­sa­do.

Es que no es im­pen­sa­do, sino que tie­ne que ver con la pro­pia en­fer­me­dad del adul­to. Cuan­do un ne­ne se aga­rra el pi­to a na­die le lla­ma la aten­ción o nos pa­re­ce sim­pá­ti­co; en cam­bio, si una ne­na se to­ca nos pa­re­ce un ho­rror y le ge­ne­ra­mos cul­pa y re­pre­sión a la ho­ra del des­cu­bri­mien­to de su pla­cer. Par­ta­mos en­ton­ces de ahí: es­tá im­plí­ci­to culturalmente que el cuer­po de la mu­jer es­tá di­se­ña­do pa­ra dar pla­cer al pró­ji­mo. En Desearás al hom­bre de tu her­ma­na ex­pon­go es­tos te­mas in­fre­cuen­tes que me pa­re­cen muy in­tere­san­tes. ¿Es cier­to que fuis­te la en­tre­na­do­ra ac­to­ral de Pampita? Ca­ro­li­na no te­nía ex­pe­rien­cia co­mo ac­triz, pe­ro es bai­la­ri­na y tie­ne mu­cha te­le en­ci­ma. Por eso no tu­ve que ex­pli­car­le na­da, más allá de mar­car­le que le pu­sie­ra én­fa­sis a al­gu­na pa­la­bra. Me sor­pren­dió su sol­tu­ra ante las cá­ma­ras. Y lo que ha he­cho Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los, su ni­vel de ma­ti­ces, ver­sa­ti­li­dad y com­pren­sión de la na­tu­ra­le­za fe­me­ni­na es in­creí­ble. Ca­ro­li­na y Mó­ni­ca no re­fle­jan a Ofe­lia y a Lu­cía, son Ofe­lia y Lu­cía. Hay mu­cha ex­pec­ta­ti­va al­re­de­dor

de las es­ce­nas prohi­bi­das de Desearás….

¿Tan fuerte es la pe­lí­cu­la? Las chi­cas tie­nen es­ce­nas muy subidas de tono, pe­ro los que más mues­tran son los va­ro­nes (Juan So­ri­ni y Guil­her­me Win­ter). Pa­ra el pla­cer del pú­bli­co fe­me­nino he­mos de­ci­di­do co­si­fi­car a los ac­to­res; así la igual­dad se ma­ni­fies­ta en to­do sen­ti­do y sa­len del ci­ne to­dos con­ten­tos.

Vos sabés que va a fun­cio­nar…

No, de ver­dad, no lo sé. Es una pe­lí­cu­la in­có­mo­da, ex­tre­ma, no es fa­mi­liar, ni co­mer­cial, es muy li­bre y con una gran mar­ca de au­tor.

¿In­có­mo­do y ex­tre­mo? ¿Qué te pa­só a vos al ver­lo?

Cuan­do vi el pri­mer cru­do me le­van­té y me fui. “Ay, me van a ma­tar”, pen­sé. No sé si el pu­bli­co se la va a ban­car, es un fil­me que nos en­fren­ta con nues­tros pro­pios pre­jui­cios. •

“Hay al­go vin­cu­la­do con el pla­cer fe­me­nino, la mas­tur­ba­ción, el clí­to­ris... Con la mu­jer co­mo ob­je­to desean­te y no desea­do, que in­co­mo­da a mu­chos hom­bres.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.