Por­to Se­gu­ro: un man­to de sel­va que lle­ga al mar

Es­ta an­ti­gua ciu­dad del sur de Bahía, que fue el pri­mer en­cla­ve por­tu­gués en Bra­sil, nos in­vi­ta a via­jar a su pa­sa­do co­lo­nial y a dis­fru­tar de su pre­sen­te de pla­yas cau­ti­van­tes.

La Voz del Interior - Rumbos - - GUSTOS ESCAPADAS - POR XI­ME­NA PASCUTTI

Ala in­ten­si­dad de ver­des y tur­que­sas que ofren­da la cos­ta bra­si­le­ña, Por­to Se­gu­ro le su­ma un tor­na­sol de ama­ri­llos, ro­jos y ro­sas plas­ma­dos en los mo­nu­men­tos y ca­si­tas pre­cio­sas de su cas­co an­ti­guo. De­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, es­ta an­ti­gua ciu­dad car­ga so­bre sus hom­bros par­te im­por- tan­te de la his­to­ria bra­si­le­ña, pues fue por aquí que en­tra­ron los por­tu­gue­ses a la re­gión, en 1535, to­man­do con­tac­to con sus po­bla­do­res ori­gi­na­rios. Más tar­de, gran­des can­ti­da­des de es­cla­vos afri­ca­nos fue­ron traí­dos a la “Amé­ri­ca por­tu­gue­sa”, de­jan­do mar­cas pro­fun­das en la cul­tu­ra del sur de Bahía, su mú­si­ca y su gus­to­sa gas­tro­no­mía. Los 85 ki­ló­me­tros de aguas cá­li­das y are­nas fi­nas que la bor­dean, ha­cen de es­ta ciu­dad y sus pla­yas un re­fu­gio ins­pi­ra­dor pa­ra el des­can­so y la di­ver­sión, don­de la co­mi­da hue­le a le­che de co­co, la na­tu­ra­le­za se des­ma­dra en acan­ti­la­dos y las no­ches son pa­tri­mo­nio del ca­lor y la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.