El mie­do a fra­ca­sar

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro Los la­be­rin­tos de la men­te (Edi­to­rial Ver­ga­ra).

Na­ce­mos, cre­ce­mos, tran­si­ta­mos por nues­tro exis­tir, y en ese re­co­rri­do so­le­mos lle­var con no­so­tros a un com­pa­ñe­ro in­elu­di­ble: el mie­do. Si bien, al me­nos en par­te, es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio, da­do que di­cho sen­ti­mien­to nos pro­te­ge, hay oca­sio­nes en que se con­vier­te en un es­tor­bo que pue­de lle­gar a pa­ra­li­zar­nos. Por suer­te, un mí­ni­mo de te­mor es sa­lu­da­ble, ya que de lo con­tra­rio no du­da­ría­mos en cru­zar la ca­lle sin mi­rar o con­du­ci­ría­mos nues­tro au­to sin qui­tar el pie del ace­le­ra­dor, te­nien­do con­se­cuen­cias po­co sa­lu­da­bles. El pro­ble­ma es cuan­do el mie­do de­ja de pro­te­ger­nos y se vuel­ve en nues­tra con­tra, in­ter­po­nién­do­se en­tre no­so­tros y nues­tras me­tas.

Al­gu­nos de nues­tros te­mo­res son pun­tua­les y tie­nen una cau­sa fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble. Por ejem­plo: te­mor a per­der un em­pleo, te­mor a ser de­ja­dos por una pa­re­ja, te­mor a en­fer­mar, et­cé­te­ra. Exis­te, sin em­bar­go, otra for­ma de mie­do bas­tan­te fre­cuen­te, que sue­le pre­sen­tar­se ca­da vez que per­se­gui­mos un ob­je­ti­vo de­ter­mi­na­do y que, mu­chas ve­ces, es el gran cau­san­te de nues­tros au­to­boi­cots. Me re­fie­ro al mie­do al fra­ca­so.

Quie­nes lo pa­de­cen, a ve­ces lle­gan in­clu­so a desis­tir de los in­ten­tos por al­can­zar aque­llo que an­he­lan. Des­de lue­go que, cons­cien­te­men­te, to­dos sa­be­mos que si nos que­da­mos cru­za­dos de bra­zos tam­po­co al­can­za­re­mos eso tan desea­do. Di­cho de otra ma­ne­ra, si nos de­te­ne­mos de­bi­do al te­mor, ya es­ta­re­mos fra­ca­san­do. Pe­ro pe­se a que sea­mos cons­cien­tes de es­to, el mie­do si­gue es­tan­do y mu­chas ve­ces lle­ga a ser más fuer­te que nues­tro de­seo, ra­zón por la cual de­ja­mos de avan­zar.

Tal vez ha­ya­mos acu­mu­la­do de­ma­sia­dos fra­ca­sos en nues­tra his­to­ria y, por ello, no nos cree­mos ca­pa­ces de so­por­tar uno más. Tal vez he­mos si­do edu­ca­dos con de­ma­sia­das exi­gen­cias y hoy nues­tra pro­pia exi­gen­cia no ad­mi­te que no lo lo­gre­mos. Ya sea que la ba­se de nues­tro mie­do se fun­de en una ba­ja au­to­es­ti­ma o en un ex­ce­so de au­to­exi­gen­cia, lo cier­to es que el te­mor es si­mi­lar y cum­ple el mis­mo efec­to.

Pro­ba­ble­men­te el ma­yor error sea con­si­de­rar que, pa­ra avan­zar, pri­me­ro de­be des­te­rrar­se el mie­do. Di­cho te­mor sue­le ocul­tar un de­seo, de­seo que no pue­de ser al­can­za­do si no se atra­vie­sa an­tes al mie­do que lo es­con­de. Se de­be en­ca­rar en­ton­ces al te­mor co­mo a un fan­tas­ma, el cual ha­brá de re­tro­ce­der a me­di­da que no­so­tros avan­ce­mos. No de­be­mos es­pe­rar que des­apa­rez­ca sino que de­be­mos ir a su en­cuen­tro, en­fren­tar­lo y fi­nal­men­te atra­ve­sar­lo. Si no lo ha­ce­mos, se for­ta­le­ce­rá y se vol­ve­rá im­pla­ca­ble. En cam­bio, si lo en­fren­ta­mos, no só­lo se de­bi­li­ta­rá sino que tam­bién po­dre­mos en­ca­rar los fu­tu­ros mie­dos, que ya no su­pon­drán tan gran­des obs­tácu­los: se­rán co­mo fan­tas­mas sin po­der.

Quien lo ha­ya lo­gra­do al­gu­na vez, sa­be que siem­pre pue­de vol­ver a lo­grar­lo. Que pue­de avan­zar. Di­cho co­no­ci­mien­to es, pa­ra quien lo por­ta, un ar­ma in­va­lua­ble que lo acom­pa­ña­rá a lo lar­go de su exis­ten­cia. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.