Fi­nan­zas de­fien­de el fin del ce­du­lón pa­pel

El sin­di­ca­to de em­plea­dos de co­rreos sos­tie­ne que la Pro­vin­cia es­ta­ría vio­lan­do la Ley Na­cio­nal de De­fen­sa del Con­su­mi­dor. No es­tá cla­ro si esa nor­ma se­ría apli­ca­ble. Los fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos en la me­di­da di­cen que es­tán dis­pues­tos a ir a la Jus­ti­cia

La Voz del Interior - - Política - Agos­ti­na Cle­men­te acle­men­te@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba re­sol­vió que, a par­tir de es­te año, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ren­tas (DGR) de­ja­rá de im­pri­mir y re­par­tir los ce­du­lo­nes de los im­pues­tos In­mo­bi­lia­rio y Au­to­mo­tor, pa­ra aho­rrar cos­tos y pre­sio­nar a los con­tri­bu­yen­tes a que adop­ten me­dios elec­tró­ni­cos de pa­go vía in­ter­net. La de­ci­sión ca­yó mal en la Aso­cia­ción Li­bre de Em­plea­dos de Co­rreos y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (Alecyt), cu­yo tra­ba­jo con­sis­te en ese re­par­to.

Mar­ce­lo Díaz, se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Alecyt, an­ti­ci­pó a Día a Día que el sin­di­ca­to acu­di­rá a la Jus­ti­cia. “Es­tán vio­lan­do la Ley Na­cio­nal de De­fen­sa del Con­su­mi­dor, mu­cha gen­te se va a que­dar sin pa­gar los im­pues­tos. Mu­chos no tie­nen ac­ce­so a in­ter­net, ni co­no­ci­mien­tos de compu­tación, ni tar­je­tas de dé­bi­to”, cri­ti­có Díaz.

La ley men­cio­na­da di­ce en su ar­tícu­lo cuar­to que los “pro­vee­do­res” de bie­nes y ser­vi­cios es­tán obli­ga­dos a su­mi­nis­trar a con­su­mi­do­res y usua­rios in­for­ma­ción “so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les de los bie­nes y ser­vi­cios que pro­vee, y las con­di­cio­nes de su co­mer­cia­li­za­ción”. La in­for­ma­ción de­be ser “siem­pre gra­tui­ta pa­ra el con­su­mi­dor”.

En ju­nio el Con­gre­so le agre­gó a la ley que la in­for­ma­ción de­be ser pro­por­cio­na­da “en so­por­te fí­si­co” y que so­lo se po­drá su­plan­tar la co­mu­ni­ca­ción en es­te so­por­te “si el con­su­mi­dor o usua­rio op­ta­se de for­ma ex­pre­sa por uti­li­zar cual­quier otro me­dio al­ter­na­ti­vo de co­mu­ni­ca­ción”.

En el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas ayer no es­ta­ba cla­ro si una ley co­mo la in­vo­ca­da por Alecyt pue­de ser apli­ca­ble en es­te ca­so, ya que es una ley na­cio­nal, cuan­do la

Pro­vin­cia tie­ne su pro­pia ju­ris­dic­ción, en par­ti­cu­lar a su nor­ma­ti­va fis­cal. Y la ley na­cio­nal re­gu­la in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, mien­tras un im­pues­to, en prin­ci­pio, no es el pa­go de un bien o ser­vi­cio, sino una obli­ga­ción tri­bu­ta­ria.

Un fun­cio­na­rio de Fi­nan­zas no pre­ci­só qué le­yes re­gu­lan el mo­do en que Ren­tas de­be co­brar los tri­bu­tos y di­jo que la Pro­vin­cia se de­fen­de­rá en la Jus­ti­cia y que allí se di­ri­mi­rá la cues­tión.

“Ima­gi­ná­ba­mos que iba a ha­ber plan­teos, y sa­be­mos que afec­ta em­pleos, pe­ro no­so­tros bre­ga­mos por to­das las fuen­tes de tra­ba­jo, no só­lo por las de Co­rreo, y es­ta es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do”, agre­gó.

El ar­gu­men­to de fon­do de la Pro­vin­cia tie­ne ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, de ser­vi­cio y me­dioam­bien­ta­les. Emi­tir las bo­le­tas de esos im­pues­tos ha­bría im­pli­ca­do es­te año un gas­to de 55 millones de pe­sos, en­tre im­pre­sión y dis­tri­bu­ción. Ade­más, ar­gu­men­tan que su efi­cien­cia es ba­ja: ape­nas 10 por cien­to de los con­tri­bu­yen­tes uti­li­za­ron en 2016 los ce­du­lo­nes pa­ra pa­gar los tri­bu­tos pa­tri­mo­nia­les.

Tam­po­co se tra­ta exac­ta­men­te de una im­po­si­ción al con­tri­bu­yen­te. Por un la­do, por­que Fi­nan­zas de­ci­dió in­cen­ti­var el pa­go por in­ter­net otor­gan­do un des­cuen­to adi­cio­nal del 10 por cien­to pa­ra los pa­gos rea­li­za­dos a tra­vés de la web de Ren­tas.

Ade­más, la op­ción del pa­pel se man­tie­ne: si un con­tri­bu­yen­te quie­re se­guir re­ci­bien­do el ce­du­lón en su ca­sa, só­lo de­be lla­mar al 0800-888-9988, pe­ro no re­ci­bi­rá el be­ne­fi­cio del 10 por cien­to.

Has­ta aho­ra, era al re­vés: quien no op­ta­ba por el pa­go elec­tró­ni­co, re­ci­bía el ce­du­lón en pa­pel.

El sin­di­ca­to ar­gu­men­tó que fal­ta ac­ce­so a in­ter­net; que mu­cha gen­te, so­bre to­do ma­yor, no ope­ra compu­tado­ras; y que mu­chas per­so­nas no es­tán ban­ca­ri­za­das ni tie­nen tar­je­tas. Pe­ro, so­bre to­do, aler­tó por el im­pac­to que po­dría te­ner la me­di­da en sus em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.