El Par­la­men­to golpea los de­re­chos de las mu­je­res ru­sas

Se apro­bó en pri­me­ra lec­tu­ra una pro­pues­ta pa­ra que el hom­bre que le pe­ga a una mu­jer “só­lo” una vez al año no va­ya a pri­sión. De­trás de la ini­cia­ti­va es­tá una mu­jer, que di­ce in­ten­tar pre­ser­var a las fa­mi­lias ru­sas.

La Voz del Interior - - Internacionales -

RU­SIA. Mien­tras la lu­cha por la igual­dad de gé­ne­ro se ins­ta­la con más fuer­za que nun­ca en la agen­da mun­dial, el Par­la­men­to ru­so apro­bó es­ta se­ma­na en pri­me­ra lec­tu­ra una pro­pues­ta pa­ra que la vio­len­cia de gé­ne­ro de­je de ser juz­ga­da por el có­di­go pe­nal y se con­vier­ta en de­li­to ci­vil.

De acuer­do a es­ta ini­cia­ti­va, los ma­los tra­tos se­rían “sub­sa­na­dos” fren­te a la Jus­ti­cia con mul­tas de 500 euros, arres­tos de 10 a 14 días o has­ta 120 ho­ras de tra­ba­jo so­cial. Y so­lo irían a pri­sión los hom­bres que gol­peen a las mu­je­res “más de una vez al año”.

Lo que sor­pren­de es que de­trás de la ini­cia­ti­va es­té una mu­jer, cues­tión que destierra el vie­jo pre­jui­cio de que só­lo los hom­bres prac­ti­can la cul­tu­ra machista. La dipu­tada Ele­na Mi­zu­li­na fue la en­car­ga­da de lle­var a de­ba­te la ley, en ju­lio pa­sa­do.

El ob­je­ti­vo de la dipu­tada del par­ti­do Ru­sia Jus­ta, y tam­bién presidenta del Co­mi­té so­bre Fa­mi­lia, Mu­jer y Asun­tos In­fan­ti­les, es que no ha­ya per­so­nas en­car­ce­la­das du­ran­te dos años y eti­que­ta­das co­mo cri­mi­na­les, “sim­ple­men­te” por gol­pear. Por eso, se­gún sus creen­cias, las agre­sio­nes den­tro del en­torno fa­mi­liar de­be­rían ser tan só­lo una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va.

Mi­zu­li­na es tam­bién la im­pul­so­ra de la nor­ma­ti­va que pe­na­li­za la pro­pa­gan­da gay en el país des­de 2013. La mis­ma con­de­na la di­fu­sión de cual­quier in­for­ma­ción de va­lo­ra­ción po­si­ti­va so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad di­ri­gi­da a me­no­res de edad.

La pro­pues­ta de que el mal­tra­to ha­cia las mu­je­res pa­se por el fue­ro ci­vil es una pro­pues­ta del sec­tor más con­ser­va­dor. La dipu­tada agre­gó que el he­cho de que un hom­bre va­ya a la cár­cel por agre­dir a su mu­jer “va en con­tra” de la fa­mi­lia co­mo ins­ti­tu­ción.

Otro da­to que llama la aten­ción es que el pro­yec­to lo­gró la ob­ten­ción de 368 vo­tos en el par­la­men­to, só­lo uno en con­tra y una abs­ten­ción. La Cá­ma­ra de­be vo­tar nue­va­men­te y, si el tex­to se aprue­ba, la ley per­mi­ti­rá de al­gún mo­do que la vio­len­cia de gé­ne­ro, al me­nos una vez al año, se pa­gue co­mo si se tra­ta­se de cual­quier in­frac­ción me­nor. Es­ta­dís­ti­cas Ha­ce me­ses, la his­to­ria con­ta­da por la pe­rio­dis­ta ru­sa An­na Zhav­ne­ro­vich so­bre la vio­len­cia machista de la que fue víc­ti­ma sa­có a la luz una vez más es­ta pro­ble­má­ti­ca.

La pe­rio­dis­ta pu­bli­có un ar­tícu­lo on­li­ne en el que con­ta­ba acer­ca de los gol­pes que re­ci­bía por par­te de su ex­pa­re­ja.

Agre­ga­ba, ade­más, es­ta­dís­ti­cas que pa­ra­li­zan: só­lo cua­tro por cien­to de las mu­je­res so­li­ci­tan asis­ten­cia des­pués de ser mal­tra­ta­das, y só­lo la mi­tad de ellas de­nun­cia an­te la Po­li­cía, si­tua­ción que no di­fie­re de la reali­dad que vi­ven mu­chas víc­ti­mas en Ar­gen­ti­na: la de ofi­cia­les que se nie­gan a re­ci­bir los re­cla­mos. Sin avan­ces A di­fe­ren­cia de nues­tro país, Ru­sia no po­see mar­co nor­ma­ti­vo ni juz­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos en gé­ne­ro. Ma­ri Dav­tián, miem­bro del gru­po de tra­ba­jo pa­ra el desa­rro­llo de un pro­yec­to de ley fe­de­ral en el Con­se­jo Coor­di­na­dor del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, con­tó a me­dios ru­sos que des­de 1993, el pro­yec­to que re­fie­re no só­lo a mal­tra­tos fí­si­cos sino tam­bién eco­nó­mi­cos, sim­bó­li­cos y se­xua­les, se pos­pu­so en al me­nos 40 oca­sio­nes.

Al­go si­mi­lar su­ce­de con el re­gis­tro de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les: al­gu­nos gru­pos fe­mi­nis­tas de­nun­cian que des­de 2012 no se ac­tua­li­zan los ban­cos de da­tos que per­mi­ten co­no­cer cuán­tas víc­ti­mas se en­cuen­tran en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, y cuán­tas mue­ren a cau­sa de la vio­len­cia de gé­ne­ro pro­pi­cia­da por hom­bres.

(AP)

Pro­tes­ta. Los mal­tra­tos con­tra las mu­je­res ocu­rren a lo lar­go de to­do el mun­do, y Ru­sia no es la ex­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.