Las es­ta­fas vir­tua­les más fre­cuen­tes

El en­ga­ño es rea­li­za­do por in­ter­net. Bus­ca que las víc­ti­mas ha­gan una trans­fe­ren­cia. Es una mo­da­li­dad que lle­ga des­de Es­pa­ña, y se cen­tra en la su­pues­ta ven­ta de vehícu­los.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ser­gio Ca­rre­ras sca­rre­ras@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El in­ge­nio cri­mi­nal no des­can­sa. Una nue­va for­ma de es­ta­fa co­men­zó a es­par­cir­se a tra­vés de fo­ros y si­tios web ar­gen­ti­nos don­de se ven­den au­to­mó­vi­les.

Es­ta vez se tra­ta de un en­ga­ño con vin­cu­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y que arran­ca de una ma­ne­ra sim­ple, cuan­do un pre­sun­to com­pra­dor es­tá in­tere­sa­do en el au­to que se pro­mo­cio­na en un avi­so.

Una se­ño­ra fran­ce­sa

Va­rios cor­do­be­ses que te­nían avi­sos de au­tos en ven­ta en los más fre­cuen­ta­dos fo­ros de in­ter­net ya fue­ron con­tac­ta­dos por es­tos es­ta­fa­do­res.

Es­tos se pre­sen­tan co­mo com- pra­do­res de na­cio­na­li­dad fran­ce­sa que re­si­den en Áfri­ca, es­tán a pun­to de mu­dar­se a Cór­do­ba y que, jus­to, di­cen ne­ce­si­tar un au­to co­mo el que ofre­cen los com­pra­do­res.

Uno de esos ven­de­do­res fue el cor­do­bés Jor­ge Ra­vio­lo, que ha­bía pu­bli­ca­do un avi­so pa­ra ven­der su au­to en uno de los más co­no­ci­dos fo­ros ar­gen­ti­nos.

A prin­ci­pios del pa­sa­do no­viem­bre re­ci­bió una tí­pi­ca res­pues­ta de una com­pra­do­ra po­ten­cial, que le pre­gun­ta­ba si las fo­tos del vehícu­lo eran ac­tua­les, có­mo an­da­ba de mo­tor, qué tan des­gas­ta­dos es­ta­ban los neu­má­ti­cos, si los pa­pe­les es­ta­ban en re­gla.

Jor­ge res­pon­dió los de­ta­lles que le pe­dían, agre­gó da­tos so­bre la sus­pen­sión y le di­jo que te­nía los im­pues­tos al día. Ade­más le pro­pu­so que se en­con­tra­ran per­so­nal­men­te, así po­día ver el au­to con sus pro­pios ojos.

La res­pues­ta de la com­pra­do­ra fue que le gus­ta­ba el au­to y que que­ría com­prar­lo. Le con­tó que ella y su pa­re­ja eran fran­ce­ses que es­ta­ban vi­vien­do en Áfri­ca por cues­tio­nes la­bo­ra­les y que a fi­nes de ese mis­mo mes de­bían via­jar a ins­ta­lar­se en Ar­gen­ti­na.

Por eso, le pro­po­nía al ven­de­dor cor­do­bés ha­cer­le una trans­fe­ren­cia ban­ca­ria o vía Pay­pal por el

va­lor del vehícu­lo (unos 11.500 dó­la­res) y lue­go, cuan­do ellos lle­ga­ran, se pon­drían de acuer­do pa­ra ir a re­co­ger el au­to.

Jor­ge di­jo que la pro­pues­ta le pa­re­cía ra­zo­na­ble, por lo que la pre­sun­ta com­pra­do­ra le pi­dió su nom­bre com­ple­to, el có­di­go CBU, el nú­me­ro de Cuit y el nú­me­ro de cuen­ta del ban­co, ade­más del nú­me­ro de te­lé­fono.

El cor­do­bés le res­pon­dió que ave­ri­gua­ría en su ban­co pa­ra ver si po­día re­ci­bir una trans­fe­ren­cia des­de el ex­te­rior por ese mon­to, o si le des­con­ta­rían al­gún por­cen­ta­je en ca­so de que la ope­ra­ción se hi­cie­ra vía pa­go elec­tró­ni­co.

Fi­nal­men­te, el due­ño del vehícu­lo le en­vió sus da­tos a la com­pra­do­ra fran­ce­sa, quien a su vez, pa­ra ge­ne­rar­le con­fian­za le en­vió sus da­tos per­so­na­les.

El re­la­to es­ta­ba tan bien ar­ma­do que la su­pues­ta com­pra­do­ra in­clu­yó imá­ge­nes de su pa­sa­por­te y has­ta del bo­le­to de avión que te­nían com­pra­do con su com­pa­ñe­ro has­ta su pri­me­ra es­ca­la ar­gen­ti­na en Bue­nos Ai­res. Ella de­cía es­tar vi­vien­do en la re­pú­bli­ca de Cos­ta de Mar­fil, en un lu­gar lla­ma­do Vi­lla­ge Tou­no­wou­lo.

Otro cor­do­bés que te­nía su au­to en ven­ta en in­ter­net, Ja­vier Mi­nu­zi, re­ci­bió la mis­ma pro­pues­ta. “Tie­nen un dis­cur­so muy ar­ma­do, muy acei­ta­do”, se­ña­ló.

Do­cu­men­tos ca­si reales

La si­guien­te mo­vi­da de la com­pra­do­ra fue ase­gu­rar que ha­bía he­cho la trans­fe­ren­cia ban­ca­ria.

Le di­jo a Ra­vio­lo que es­ta­ría acre­di­ta­da en su cuen­ta en tres días y le en­vió por e-mail un archivo ad­jun­to con el com­pro­ban­te. El do­cu­men­to po­día pa­re­cer au­tén­ti­co a los ojos de una per­so­na que nun­ca ha vis­to una trans­fe­ren­cia, es­cri­ta en fran­cés, rea­li­za­da des­de el Ban­que In­ter­na­cio­na­le des Com­mer­ce et L’In­dus­tries de Cos­ta de Mar­fil, una fi­lial real en ese país del im­por­tan­te ban­co fran­cés PNB Paribas.

Lue­go, con la con­fian­za del ven­de­dor su­pues­ta­men­te ga­na­da, la com­pra­do­ra en­vió un e-mail in­for­mán­do­le que ha­bía si­do con­tac­ta­da por su ban­co pa­ra in­for­mar­le de una re­gla­men­ta­ción le­gal que ella des­co­no­cía.

Pa­ra que la trans­fe­ren­cia ban­ca­ria lle­ga­ra a la cuen­ta del cor­do­bés, le di­jo, ha­bía que pa­gar un im­pues­to de 295 dó­la­res exi­gi­do por un or­ga­nis­mo mar­fi­le­ño: el Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal con­tra el Blanqueo de Di­ne­ro.

La com­pra­do­ra pe­día dis­cul­pas por la mo­les­tia, le re­pe­tía que ella des­co­no­cía ese re­qui­si­to le­gal y le ci­ta­ba las le­yes mar­fi­le­ñas que exi­gían el pa­go de ese im­pues­to. Le con­tó su in­ten­to de pa­gar ella el di­ne­ro en el ban­co, pe­ro que le in­for­ma­ron que obli­ga­to­ria­men­te el im­pues­to de­bía ser pa­ga­do des­de el ex­te­rior por el ven­de­dor. Por eso, ella se com­pro­me­tía a de­vol­ver esos 295 dó­la­res a la cuen­ta del cor­do­bés, una vez que es­te con­cre­ta­ra el pa­go.

Es­te es el mo­men­to cla­ve de la es­ta­fa, y de­pen­de de la con­fian­za que la per­so­na des­co­no­ci­da ha­ya con­se­gui­do ge­ne­rar en el ven­de­dor a tra­vés del in­ter­cam­bio de emails y en­víos de do­cu­men­ta­ción.

Si la per­so­na no se quie­re per­der la trans­fe­ren­cia que di­cen ha­ber­le rea­li­za­do, y es­ta ci­fra que le pi­den le pa­re­ce un vuel­to sin im­por­tan­cia, ahí es cuan­do per­dió: to­do el es­fuer­zo de los es­ta­fa­do­res es­ta­ba, des­de el prin­ci­pio, orien­ta­do a con­se­guir esa su­ma: en es­te ca­so, los 295 dó­la­res.

Jor­ge no hi­zo ese pa­go. Los erro­res de es­cri­tu­ra que ad­vir­tió an­tes en los e-mails le pa­re­cie­ron ló­gi­cos pa­ra un ex­tran­je­ro que to­da­vía no do­mi­na­ba el es­pa­ñol, pe­ro es­te úl­ti­mo pe­di­do le des­per­tó des­con­fian­za.

Des­de su su­pues­ta ubi­ca­ción en Cos­ta de Mar­fil, la mu­jer pu­so un po­co de pre­sión: vol­vió a es­cri­bir­le di­cién­do­le que si no po­día pa­gar ese im­pues­to, de­be­ría in­for­mar a su ban­co pa­ra can­ce­lar la trans­fe­ren­cia de los 11.500 dó­la­res. Le ex­pli­ca­ba que es una ma­dre de fa­mi­lia, que ne­ce­si­ta­ban con ra­pi­dez so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del au­to y que no po­día es­pe­rar mu­cho tiem­po. Y agre­ga­ba fra­ses co­mo: “Si es­to le ge­ne­ra des­con­fian­za, no pa­gue un cén­ti­mo”.

El cor­do­bés, ya so­la­men­te pa­ra se­guir­le la co­rrien­te y ver a adón­de lle­va­ba la his­to­ria. le di­jo que se que­da­ra tran­qui­la, que ha­ría la trans­fe­ren­cia. Pe­ro de pa­so se

¿Pa­re­cen reales? Los es­ta­fa­do­res ex­tran­je­ros en­vían do­cu­men­tos de las su­pues­tas trans­fe­ren­cias ban­ca­rias rea­li­za­das a los ven­de­do­res, que in­clu­yen has­ta se­llos del Co­rreo Ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.