Al­guien lo hi­zo

Juan Car­los de­ci­dió re­cu­pe­rar par­te de la pla­za del ba­rrio en el que vi­ve, tras me­ses de ver có­mo se de­te­rio­ra­ba ese es­pa­cio. Re­ci­bió la ayu­da so­li­da­ria de to­dos los que se fue­ron en­te­ran­do del pro­yec­to.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Ma­tías Cal­de­rón mcal­de­ron@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Can­sa­do de es­pe­rar que al­gu­na au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal se ocu­pa­ra, Juan Car­los de­ci­dió arre­glar por su cuen­ta las ha­ma­cas de la pla­za del ba­rrio don­de vi­ve, en el Ce­rro de las Ro­sas. Re­ci­bió la ayu­da so­li­da­ria de quie­nes se en­te­ra­ron de su pro­yec­to.

Juan Car­los (33) vi­ve en ba­rrio Ce­rro de las Ro­sas de la ciu­dad de Cór­do­ba. Ca­da vez que iba al Ins­ti­tu­to Re­pú­bli­ca de Ita­lia sur­ca­ba la pla­za Ca­pi­tán de los An­des, ubi­ca­da en Do­na­ciano del Cam­pi­llo al 1600. Con el tiem­po, co­men­zó a re­gis­trar el de­te­rio­ro de ese es­pa­cio ver­de. Has­ta que, ha­ce seis me­ses, de­ci­dió ha­cer al­go.

“Ha­ce un tiem­po sen­tí im­po­ten­cia cuan­do me di cuen­ta de que mi pla­ci­ta es­ta­ba des­cui­da­da y aban­do­na­da”, le di­jo a La Voz. “Los jue­gos es­ta­ban en mal es­ta­do, el pas­to sin cor­tar y las ma­de­ras de las ha­ma­cas, po­dri­das”, ex­pli­ca.

Cuen­ta que la ma­ña­na del do­min­go 5 de ju­nio del año pa­sa­do co­men­zó a re­cu­pe­rar la pla­za. “El óxi­do acu­mu­la­do en las ha­ma­cas tra­bó los com­po­nen­tes y na­da los se­pa­ra­ba”, re­cuer­da.

“Fi­nal­men­te lla­mé a César, un ami­go que me ayu­dó a sa­car los he­rra­jes; des­pués li­jé los ca­ños y me ayu­da­ron un ni­ño de 10 años y Juan, otro ve­cino de la zo­na”, con­ti­núa.

Du­ran­te la se­ma­na pos­te­rior enare­nó las ca­de­nas (ti­ró are­na con agua has­ta qui­tar el óxi­do) y las gal­va­ni­zó. Jun­tó pin­tu­ra, tor­ni­llos con aran­de­las au­to­fre­nan­tes y ta­blas nue­vas. Ame­na­zas y apo­yos

Al si­guien­te do­min­go pin­tó la ha­ma­ca con los co­lo­res del ar­co iris y co­lo­có he­rra­jes, ca­de­nas y ta­blas. Con enojo, de­nun­cia que un hom­bre se acer­có a in­cre­par­lo por lo que es­ta­ba ha­cien­do. “Le pre­gun­té si era de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y me con­tes­tó que sí, que te­nía que pe­dir per­mi­so pa­ra lo que ha­cía. Le avi­sé que si me po­nían mul­ta iba a fil­mar to­do”, re­la­ta Juan Car­los.

“Por esos días alo­ja­ba a una pa­re­ja de ale­ma­nes. Se sor­pren­die­ron y me pi­die­ron que gra­ba­ra un video”, di­ce más ani­ma­do. “Ya me avi­sa­ron que jun­ta­ron di­ne­ro pa­ra ayu­dar. No es mu­cho pe­ro to­do sir­ve”, se­ña­la.

An­he­la arre­glar otras 10 pla­zas de la ciu­dad de Cór­do­ba. Ase­gu­ra que se pue­de ha­cer una pla­za por fin de se­ma­na y bus­ca su­mar gen- te con una con­vo­ca­to­ria a tra­vés de http://en­tre­to­dos­po­de­mos. com.ar

Tie­ne 33 años. Su hob­bie es la sol­da­du­ra y di­ce que se da ma­ña pa­ra el uso de las he­rra­mien­tas. Es pro­gra­ma­dor web y es­tu­dia pa­ra con­ta­dor pú­bli­co en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba. Tra­ba­ja fa­bri­can­do ro­pa y vi­ve con su ma­dre en la mis­ma ca­sa de to­da la vi­da. Los ma­te­ria­les El jo­ven gas­tó mil pe­sos pa­ra pin­tu­ra (ba­se blan­ca y dos co­lo­res), 90 pe­sos en ta­blas y una su­ma me­nor en tor­ni­llos con au­to­fre­nan­tes que, a di­fe­ren­cia de los co­mu­nes, no se des­ajus­tan y es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra so­por­tar pe­so.

Un ami­go le con­si­guió cin­co co­lo­res por do­na­ción de pin­tu­re­ría Ga­rín. Pa­ra enare­na­do y gal­va­ni­za­do, lla­mó a una fá­bri­ca de la guía te­le­fó­ni­ca y lo aten­dió el due­ño. Con­ta­gia­do por la his­to­ria, fue con el hi­jo a co­no­cer la pla­za e hi­zo el tra­ba­jo sin co­brar.

Juan Car­los di­ce que to­do es­to le de­vol­vió la vi­da a la pla­za, pe­ro que “es al­go pa­ra ha­cer a con­cien­cia, no co­mo la Mu­ni­ci­pa­li­dad que lle­ga, pin­ta los jue­gos por arri­ba y ni si­quie­ra bar­ni­za las ta­blas”. Au­to­ri­za­ción

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba pre­vé un pre­su­pues­to apro­xi­ma­do de 9,5 mi­llo­nes de pe­sos por mes pa­ra el man­te­ni­mien­to de es­pa­cios ver­des.

An­te la con­sul­ta por la ini­cia­ti­va de Juan Car­los, des­de el mu­ni­ci­pio ex­pli­ca­ron que no hay una or­de­nan­za que prohí­ba a los ve­ci­nos arre­glar una pla­za, pe­ro que tie­nen que res­pe­tar las for­ma­li­da­des. “Si un ve­cino quie­re ha­cer una in­ter­ven­ción en al­gún es­pa­cio pú­bli­co, tie­ne que pe­dir au­to­ri­za­ción en la Mu­ni­ci­pa­li­dad”, sos­tu­vo la fuen­te con­sul­ta­da.

An­te­ce­den­te. En 2014, Ch­ris­tian Pe­rey­ra, un ve­cino de Vi­lla el Li­ber­ta­dor, can­sa­do de re­ne­gar, de­ci­dió ba­chear por su cuen­ta los tres po­zos de la ca­lle en la que vi­ve, que se fue­ron pro­fun­di­zan­do con el tiem­po.

(RAI­MUN­DO VI­ñUELAS)

Fla­man­tes. Las ha­ma­cas, arre­gla­das y pin­ta­das por Juan Car­los en la pla­za Ca­pi­tán de los An­des, en el Ce­rro de las Ro­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.