Otra vez: “¡Te ga­nas­te un via­je a Mia­mi!”

La Voz del Interior - - Primer Plano -

el mo­men­to cla­ve de la es­ta­fa es cuan­do in­ten­tan que el ven­de­dor del au­to les ha­ga una trans­fe­ren­cia pa­ra des­tra­bar la lle­ga­da del di­ne­ro.

Nun­ca se van, só­lo se trans­for­man y di­se­ñan nue­vas mo­da­li­da­des.

El año pa­sa­do fue­ron co­mu­nes las lla­ma­das con un nú­me­ro que te­nía có­di­go te­le­fó­ni­co de la ciu­dad de Men­do­za, y que en­cu­bría in­ten­tos de es­ta­fa que ha­cían per­so­nas que se en­con­tra­ban de­te­ni­das en la cár­cel.

Es­ta vez se tra­ta del nú­me­ro 5454-1220 0001, que es­tá vol­vien­do lo­cos a nu­me­ro­sos ar­gen­ti­nos y uru­gua­yos, que re­ci­ben las lla­ma­das en va­rias oca­sio­nes du­ran­te un mis­mo día.

Quie­nes atien­den es­ta co­mu­ni­ca­ción de un nú­me­ro des­co­no­ci­do se en­cuen­tran con la voz de una mu­jer, en oca­sio­nes con acen­to cen­troa­me­ri­cano, que les co­mu­ni­ca –por ejem­plo– que aca­ban de ga­nar­se un via­je pa­ra dos per­so­nas a Mia­mi.

El pre­mio sor­pre­sa sue­le va­riar, a ve­ces es un cru­ce­ro, otras ve­ces el au­to­mó­vil de un sor­teo, se­gún la ver­sión que ese día es­tán usan­do los que rea­li­zan la lla­ma­da. En oca­sio­nes, di­cen ha­blar pa­ra con­fir­mar si a la per­so­na que atien­de ya le in­gre­só en su cuen­ta ban­ca­ria un de­pó­si­to que le rea­li­za­ron.

Va­rios cor­do­be­ses que aten­die­ron la lla­ma­da es­cu­cha­ron que una mu­jer les con­ta­ba que se ha­bían ga­na­do un es­ta­día de una se­ma­na en Or­lan­do (Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos). Pa­ra que les con­fir­ma­ran el pre­mio, les pe­dían el en­vío por What­sApp de una fo­to de sus tar­je­tas de cré­di­to. Na­da me­nos. ofre­ció pa­ra ir a bus­car­los al ae­ro­puer­to cuan­do lle­ga­ran a Cór­do­ba y les pre­gun­tó en qué vue­lo arri­ba­ban. Ese fue el fin de la co­mu­ni­ca­ción.

Lue­go, bus­can­do en in­ter­net, des­cu­brió que ven­de­do­res de au­to­mó­vi­les do­mi­ci­lia­dos en Es­pa­ña ha­bían re­ci­bi­do pro­pues­tas si­mi­la­res de es­tos es­ta­fa­do­res que aho­ra es­tán re­pi­tien­do su es­que­ma con víc­ti­mas ar­gen­ti­nas. Tam­bién es po­si­ble en­con­trar ca­sos si­mi­la­res ocu­rri­dos en 2009, aun­que no en la can­ti­dad en que se de­nun­cian aho­ra.

Si uno bus­ca el nom­bre de la su­pues­ta lo­ca­li­dad mar­fi­le­ña don­de vi­vi­rían los es­ta­fa­do­res, apa­re­cen in­ten­tos si­mi­la­res de es­ta­fa de­nun­cia­dos des­de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Y tam­bién, de va­rios otros ar­gen­ti­nos que se ilu­sio­na­ron con po­der ven­der su au­to y, de pa­so, re­ci­bir dó­la­res fres­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.