Las es­tam­pi­tas del Pa­pa

La Voz del Interior - - Opinión - Clau­dio Fan­ti­ni*

Aes­ta al­tu­ra, no pa­re­ce una bri­llan­te idea fo­to­gra­fiar­se con Da­niel Scio­li. El ál­bum de re­tra­tos con vi­si­tan­tes ar­gen­ti­nos abre 2017 con la fo­to del pa­pa Fran­cis­co jun­to a un po­lí­ti­co de ima­gen de­va­lua­da. Su ges­tión co­mo go­ber­na­dor fue ma­la, por­que agra­vó la eco­no­mía pro­vin­cial y acre­cen­tó la co­rrup­ción po­li­cial.

Por cier­to, ni la in­efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal ni la co­rrup­ción ni la inep­ti­tud en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co y el cri­men son ex­clu­si­vi­dad de Scio­li. Se tra­ta só­lo de una cues­tión de gra­do, aun­que de mu­chos gra­dos.

Pa­ra col­mo, con per­ple­ji­dad, el país des­cu­bre que la re­la­ción de pa­re­ja con Ka­ri­na Ra­bo­li­ni era men­ti­ra. Es cier­to que mu­chos go­ber­nan­tes ar­gen­ti­nos (na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les) mien­ten bue­nas con­vi­ven­cias ma­tri­mo­nia­les que, en la reali­dad, no exis­ten.

Pe­ro el ca­so Scio­li-Ra­bo­li­ni tie­ne un agra­van­te: la mo­de­lo ju­gó un rol cen­tral en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de quien la os­ten­ta­ba co­mo pri­me­ra da­ma. Na­die del ofi­cia­lis­mo mos­tró tan­ta con­vic­ción co­mo Ka­ri­na Ra­bo­li­ni a la ho­ra de des­cri­bir­lo co­mo un hom­bre ín­te­gro, leal y con­fia­ble. Y ava­la­ba ta­les des­crip­cio­nes con su con­vi­ven­cia en pa­re­ja. Pues bien, era men­ti­ra.

Mu­chos an­te­rio­res ma­tri­mo­nios de go­ber­nan­tes fue­ron si­mu­la­cio­nes hi­pó­cri­tas, pe­ro lo de Scio­li y Ra­bo­li­ni in­cu­rre en la es­ta­fa elec­to­ral, una fal­se­dad que acom­pa­ñó la ima­gen de Scio­li en su via­je al Va­ti­cano. Des­de allá en­vió la fo­to con Fran­cis­co.

En su tiem­po de su­mo pon­tí­fi­ce, Jo­seph Rat­zin­ger no re­ci­bía to­do el tiem­po a po­lí­ti­cos ale­ma­nes y se fo­to­gra­fia­ba con ellos pa­ra que lo usa­ran co­mo ben­di­ción po­lí­ti­ca en su país na­tal.

Juan Pa­blo II pri­vi­le­gió re­ci­bir y fo­to­gra­fiar­se con los po­la­cos per­se­gui­dos por el atroz to­ta­li­ta­ris­mo que li­de­ra­ba el ge­ne­ral Woj­ciech Ja­ru­zelsky. Re­ci­bir­los y re­tra­tar­se con ellos era pro­te­ger­los de un ré­gi­men que en­ce­rra­ba a los di­si­den­tes en psi­quiá­tri­cos pa­ra “cu­rar” con elec­tros­hocks la en­fer­me­dad men­tal de la di­si­den­cia.

Ob­via­men­te, no es el ca­so de Scio­li y de tan­tos otros, kirch­ne­ris­tas y no kirch­ne­ris­tas, que via­ja­ron a Ro­ma pa­ra col­gar­se de la so­ta­na pa­pal.

De­ma­sia­dos po­lí­ti­cos de to­do al ar­co par­ti­da­rio co­me­ten la ba­je­za de ir al Va­ti­cano en bus­ca de esa fo­to, pa­ra usar­la po­lí­ti­ca­men­te. A es­ta al­tu­ra, ya de­bie­ra re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te.

La pre­gun­ta es por qué el Pa­pa se si­gue pres­tan­do a ese jue­go tur­bio. Y por qué sus ál­bu­mes tie­nen mu­chos más re­tra­tos con per­so­na­jes del kirch­ne­ris­mo que con per­so­na­jes de las otras fuer­zas.

¿Por qué em­pe­zó 2017 po­san­do jun­to a Scio­li, pa­ra que lo vea el país que es­tá des­cu­brien­do los cos­to­sos via­jes de pla­cer, que le ha­cía pa­gar a su pro­vin­cia, con una mu­jer que no era la que mos­tra­ba co­mo su pa­re­ja?

Scio­li hi­zo de­cir que su en­cuen­tro con Fran­cis­co “no fue un he­cho po­lí­ti­co”. Si no hu­bie­se si­do un he­cho po­lí­ti­co, no ha­bría he­cho pú­bli­ca la fo­to. Pu­bli­car esa fo­to y ne­gar la na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca de lo que mues­tra es co­mo men­tir ex­hi­bien­do al mis­mo tiem­po la prue­ba irre­fu­ta­ble de es­tar min­tien­do.

¿Por qué per­mi­te el Pa­pa que un di­ri­gen­te opa­co y con la ima­gen per­so­nal de­va­lua­da lo in­tro­duz­ca en la can­te­ra de la men­ti­ra a cie­lo abier­to que ex­plo­ta la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na? ¿Por qué si­gue sien­do fun­cio­nal al opor­tu­nis­mo im­pú­di­co de una di­ri­gen­cia me­dio­cre?

La cues­tión no es que re­ci­ba a Scio­li, con quien tie­ne una vie­ja amis­tad, sino que le re­ga­le la es­tam­pi­ta de la fo­to jun­to a él. ¿Aca­so no pue­de el Pa­pa pe­dir­les a sus ami­gos que no usen pú­bli­ca­men­te sus en­cuen­tros? En 2013, re­ci­bió a Scio­li en el Va­ti­cano y lo de­jó lle­var­se la fo­to que tan­to ne­ce­si­ta­ba en­ton­ces pa­ra so­bre­vi­vir po­lí­ti­ca­men­te al nau­fra­gio de su ges­tión en la inun­da­ción que de­jó 89 muer­tos.

Aho­ra, le ob­se­quia la mis­ma es­tam­pi­ta sal­ví­fi­ca pa­ra re­po­ner su ima­gen da­ña­da por la re­ve­la­ción de que su pa­re­ja con Ra­bo­li­ni era una far­sa elec­to­ral y por la di­fu­sión pe­rio­dís­ti­ca de los pa­gos con fon­dos pú­bli­cos de via­jes con una mu­jer más jo­ven que la su­pues­ta pri­me­ra da­ma bo­nae­ren­se.

En sín­te­sis, ¿por qué el Pa­pa ar­gen­tino ha­ce que el país ten­ga que pre­gun­tar­se tan­tas ve­ces por qué? * Pe­rio­dis­ta y po­li­tó­lo­go

De­ma­sia­Dos po­lí­ti­cos De to­Do al ar­co par­ti­Da­rio co­me­ten la ba­je­za De ir al Va­ti­cano en bus­ca De esa fo­to, pa­ra usar­la po­lí­ti­ca­men­te.

(DYN)

La fo­to jun­tos. Da­niel Scio­li y el Pa­pa, en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.