El país ne­ce­si­ta una opor­tu­ni­dad

La Voz del Interior - - Opinión -

Tras va­rios me­ses de ar­duas ne­go­cia­cio­nes, en una me­sa que reunió al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo na­cio­nal y al Go­bierno neu­quino con el sin­di­ca­to pe­tro­le­ro y eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas in­tere­sa­das en in­ver­tir en el ya­ci­mien­to no con­ven­cio­nal de Va­ca Muer­ta, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri anun­ció una re­duc­ción de los cos­tos la­bo­ra­les a cam­bio de una in­ver­sión de cin­co mil mi­llo­nes de dó­la­res es­te año.

Pa­ra la Na­ción, es­te es el ejem­plo que de­bie­ran se­guir mu­chos ru­bros de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ca­da uno con sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res. Ar­mar una re­gla ge­ne­ral apli­ca­ble a to­dos no es po­si­ble. Dis­tin­tas vo­ces de la ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal lo han di­cho in­fi­ni­dad de ve­ces a lo lar­go de to­do el pri­mer año de ges­tión, cuan­do des­de afue­ra se les bus­ca­ba im­po­ner un pac­to eco­nó­mi­co y so­cial de am­plio es­pec­tro.

El Pre­si­den­te ha ca­li­fi­ca­do a la prue­ba pi­lo­to co­mo un he­cho “his­tó­ri­co” que mar­ca­rá el rum­bo y sig­ni­fi­ca­rá, a fu­tu­ro, “una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción del tra­ba­jo”.

Sin em­bar­go, exis­te el te­mor de que es­to im­pli­que in­gre­sar en un ci­clo de fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral fo­men­ta­da por el Es­ta­do que re­dun­de en pér­di­da de be­ne­fi­cios le­gí­ti­ma­men­te con­quis­ta­dos por los tra­ba­ja­do­res.

De he­cho, Gui­ller­mo Pe­rey­ra –el sin­di­ca­lis­ta y se­na­dor na­cio­nal que re­pre­sen­tó a los pe­tro­le­ros– ne­gó que se tra­te de una fle­xi­bi­li­za­ción sino del es­ta­ble­ci­mien­to de un con­ve­nio es­pe­cí­fi­co pa­ra una ac­ti­vi­dad no con­ven­cio­nal.

Con to­do, la des­crip­ción del ca­so le ha per­mi­ti­do a la so­cie­dad in­for­mar­se de que es­tos tra­ba­ja­do­res go­za­ban de ven­ta­jas in­creí­bles, co­mo co­brar co­mo ho­ra ex­tra los tiem­pos de tras­la­do des­de su lu­gar de re­si­den­cia al po­zo don­de tra­ba­jan.

Así, re­sul­ta ra­zo­na­ble pen­sar que los gre­mios de­ben ce­der en al­gu­na cláu­su­la de sus res­pec­ti­vos con­ve­nios pa­ra fa­vo­re­cer la in­ver­sión de ca­pi­ta­les y, de esa for­ma, pro­mo­ver la crea­ción de fuen­tes de tra­ba­jo y la fi­ja­ción de me­jo­res sa­la­rios.

Las em­pre­sas son la otra par­te del acuer­do. Tam­bién de­ben me­dir sus pre­ten­sio­nes. Es ló­gi­co que quie­ran ba­jar los cos­tos la­bo­ra­les, pe­ro se­ría in­jus­to que lo ha­gan des­pro­te­gien­do a los tra­ba­ja­do­res.

Pa­ra cre­cer y desa­rro­llar­se, Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta em­pleos de ca­li­dad, bien re­nu­me­ra­dos, em­pre­sa­rios cons­cien­tes de las ne­ce­si­da­des de sus em­plea­dos y gre­mios que se sien­tan co­rres­pon­sa­bles de la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas.

El ter­cer ac­tor es el Es­ta­do: de­be ha­cer de ár­bi­tro en­tre unos y otros, bus­car un pun­to de equi­li­brio pa­ra be­ne­fi­ciar al con­jun­to de la so­cie­dad. Dia­lo­gar, ce­der y con­fiar son tres con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra al­can­zar acuer­dos po­si­ti­vos pa­ra to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das. El país ne­ce­si­ta ge­ne­rar una opor­tu­ni­dad en ese sen­ti­do. Apro­ve­char­la, ade­más, nos da­rá la po­si­bi­li­dad de com­ba­tir la po­bre­za que tan­to nos aver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.