“Boom” de ka­ya­kis­mo fa­mi­liar en los la­gos de Ca­la­mu­chi­ta

Ya no es só­lo un de­por­te o un ejer­ci­cio, sino un en­tre­te­ni­mien­to gru­pal. Son ac­ce­si­bles, no con­ta­mi­nan y su uso cre­ce en to­dos los es­pe­jos de agua de la re­gión.

La Voz del Interior - - Ciudadanos -

pre­pa­ra­ción”, apun­tó Norberto Quin­te­ros, guía e ins­truc­tor de Cba­sie­rras, con ba­se en Men­dio­la­za, pe­ro que rea­li­za ex­cur­sio­nes en dis­tin­tos la­gos de la pro­vin­cia. “Al­gu­nos lo to­man co­mo una prác­ti­ca de­por­ti­va re­gu­lar y otros só­lo quie­ren pro­bar”, agre­gó.

Los ins­truc­to­res de Al­tas Cum­bres Out­door, So­ra­ya Ama­do y Ga­briel Szo­gas, que tra­ba­jan en el la­go Los Mo­li­nos, tam­bién opi­na­ron en el mis­mo sen­ti­do: “Los mo­de­los de “plás­ti­co abier­tos (sit on top) que son muy es­ta­bles, que no son de tra­ve­sía ni ce­rra­dos, son idea­les pa­ra fa­mi­lias y gen­te sin ex­pe­rien­cia en re­mo”. In­di­ca­ron que los me­jo­res pun­tos pa­ra la prác­ti­ca son los “es­pe­jos de agua”, que en Cór­do­ba son nu­tri­dos y va­ria­dos.

“En los ríos, so­la­men­te se pue­de na­ve­gar en cer­ca­nías a sus desem­bo­ca­du­ras en los la­gos, don­de la pro­fun­di­dad es ade­cua­da, ya que los cau­da­les no son lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­dos”, pre­ci­só So­ra­ya. Por otra par­te, ad­vir­tió que no se re­co­mien­da na­ve­gar río aden­tro, ya que las cre­ci­das ines­pe­ra­das son un ries­go po­ten­cial pa­ra un “tu­ris­ta sin ex­pe­rien­cia”. Va­lo­ró que es una ac­ti­vi­dad que no pro­vo­ca im­pac­to ne­ga­ti­vo en el am­bien­te.

Se pue­de prac­ti­car tan­to de día co­mo de no­che, es­pe­cial­men­te cuan­do hay Lu­na lle­na, que brin­dan un mar­co muy es­pe­cial.

La pri­me­ra tra­ve­sía noc­tur­na, que se reali­zó en no­viem­bre, reunió a 110 afi­cio­na­dos. Con­fían en su­pe­rar esa mar­ca en la pro­gra­ma­da pa­ra el 21 de enero. Más adre­na­li­na Aun­que no es tan fre­cuen­te, al­gu­nos ka­ya­kis­tas con ex­pe­rien­cia, sue­len des­li­zar­se por el río San­ta Ro­sa lue­go de las cre­ci­das que su­man agua a su cau­dal y fa­ci­li­tan la na­ve­ga­ción. Re­quie­re ma­yor des­tre­za pa­ra es­qui­var las pie­dras que pue­dan pre­sen­tar­se en el tra­yec­to y so­bre­lle­var las co­rren­ta­das en al­gu­nos tra­mos.

Juan es un afi­cio­na­do de Ca­la­mu­chi­ta que aguar­da ca­da cre­ci­da pa­ra un par de días des­pués des­ple­gar la ac­ti­vi­dad. En la úl­ti­ma oca­sión re­co­rrió 14 ki­ló­me­tros del río San­ta Ro­sa.

“El paisaje cam­bia en ca­da tra­ve­sía y se des­cu­bren nue­vos re­man­sos o co­rren­ta­das”, sos­tu­vo. Di­jo que la ac­ti­vi­dad po­dría in­cen­ti­var­se en re­co­rri­dos cor­tos. Re­co­men­dó, a la ho­ra de in­ter­ve­nir los cau­ces con puen­tes o va­dos, ha­cer­lo con vi­sión “más tu­rís­ti­ca”, pa­ra no li­mi­tar su pa­so. “Al re­mar por lu­ga­res po­co tran­si­ta­dos, se des­cu­bren flo­ra y aves in­creí­bles del lu­gar”, va­lo­ró. Ven­tas arri­ba Car­los Ju­ri, de Aqua­náu­ti­ca, en Em­bal­se, pre­ci­só que, en el úl­ti­mo año, las ven­tas de ka­yaks se in­cre­men­ta­ron 20 por cien­to. Die­go Bus­tos, due­ño de La No­na, de San­ta Ro­sa de Ca­la­mu­chi­ta, di­ce que la ac­ti­vi­dad cre­ció tan­to en­tre lu­ga­re­ños co­mo en­tre tu­ris­tas que la prue­ban y adop­tan.

(LA VOZ)

En­tre­te­ni­mien­to. Des­de Em­bal­se hay va­rios pun­tos de em­bar­que pa­ra sa­lir a na­ve­gar.

Los Mo­li­nos. Los ka­yaks cui­dan el am­bien­te, no ge­ne­ran rui­do y pro­mue­ven la vi­da sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.