A jui­cio por con­su­mir por­no­gra­fía in­fan­til

Una aler­ta del FBI ge­ne­ró la cau­sa. Hay dos acu­sa­dos en Río Ter­ce­ro.

La Voz del Interior - - Sucesos - Ma­rie­la Mar­tí­nez Corresponsalía

Ape­nas ter­mi­ne la fe­ria ju­di­cial de enero, el fis­cal Ale­jan­dro Car­ba­llo fir­ma­rá la ele­va­ción de jui­cio de la cau­sa que tie­ne a dos impu­tados por por­no­gra­fía in­fan­til en Río Ter­ce­ro.

Las úl­ti­mas prue­bas ya es­tán en ma­nos del fis­cal y se­gún con­fió una fuen­te de esa fis­ca­lía no es­tá pre­vis­to di­li­gen­ciar más me­di­das.

Am­bos ca­sos se ele­va­rían a jui­cio por el ar­tícu­lo 128 del Có­di­go Pe­nal que es­ta­ble­ce que se­rá re­pri­mi­do con pri­sión de seis me­ses a cua­tro años de cár­cel el que pro­du­ce, fi­nan­cie, ofre­ce, co­mer­cia­li­ce, pu­bli­que, fa­ci­li­te, di­vul­gue o dis­tri­bu­ye, por cual­quier me­dio, to­da re­pre­sen­ta­ción de un me­nor de 18 años de­di­ca­do a ac­ti­vi­da­des sexuales ex­plí­ci­tas.

Des­de la fis­ca­lía no se pro­por­cio­na­ron las iden­ti­da­des de los impu­tados. Se an­ti­ci­pó que los nom­bres se di­fun­di­rán una vez que los de­cre­tos de ele­va­ción a jui­cio que­den fir­mes. Am­bos se abs­tu­vie­ron en la de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria, se­gún se apun­tó des­de el des­pa­cho del fis­cal.

A su vez, se ex­pli­có que los impu­tados no es­tán de­te­ni­dos por­que “no hay ries­go pro­ce­sal”.

Los in­ves­ti­ga­do­res en­tien­den que es im­po­si­ble que lle­guen a en­tor­pe­cer la cau­sa. El de­li­to pre­vé pe­nas ex­car­ce­la­bles.

Los in­for­man­tes con­fia­ron, tam­bién, que dis­tin­to hu­bie­se si­do el ca­so si se tra­ta­ba de al­guien en­car­ga­do de pro­du­cir vi­deos con con­te­ni­do de por­no­gra­fía in­fan­til, en cu­ya si­tua­ción la de­ten­ción hu­bie­se si­do in­me­dia­ta.

Los acu­sa­dos te­nían imá­ge­nes de por­no­gra­fía in­fan­til, pe­ro no las ha­bían ge­ne­ra­do, se­gún en­tien­de el fis­cal. El FBI, con­tun­den­te La in­ves­ti­ga­ción arran­có a par­tir de que la Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos (FBI, por sus si­glas en in­glés) de­tec­tó ma­te­rial por­no­grá­fi­co in­fan­til en de­ter­mi­na­do IP de un par de ser­vi­do­res in­for­má­ti­cos, por lo que in­for­mó a una fis­ca­lía es­pe­cial en Bue­nos Ai­res, que lue­go de­ri­vó la cau­sa a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Cór­do­ba, has­ta que lle­gó a Tri­bu­na­les de Río Ter­ce­ro (que re­cep­ta cau­sas de Ter­ce­ro Arri­ba y Ca­la­mu­chi­ta).

El IP es un nú­me­ro úni­co que iden­ti­fi­ca a ca­da compu­tado­ra.

Si bien el her­me­tis­mo en la fis­ca­lía es to­tal –la in­ves­ti­ga­ción du­ró más de un año sin que tras­cen­die­ra–, una fuen­te que in­ter­vino en la cau­sa ase­gu­ró que hay “prue­bas con­tun­den­tes”.

Se tra­ta de di­vul­ga­ción de por­no­gra­fía in­fan­til, en la que se ha­bría uti­li­za­do al me­nos una red so­cial.

Has­ta aho­ra no sur­ge que los sos­pe­cho­sos ha­yan pro­du­ci­do los vi­deos por­no­grá­fi­cos.

Un pes­qui­sa con­fió que fue de­ter­mi­nan­te el da­to del FBI.

Al res­pec­to, se con­sig­nó que en los ca­sos en que es­te or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal in­ter­vie­ne, las prue­bas sue­len ser irre­fu­ta­bles.

Ha­bría evi­den­cias del IP usa­do y de que los aho­ra impu­tados fue­ron quie­nes ma­ni­pu­la­ron ese ma­te­rial obs­ceno. Pa­ra ello, fue cla­ve el pe­ri­ta­je que se prac­ti­có en las compu­tado­ras se­cues­tra­das en va­rios do­mi­ci­lios, en los úl­ti­mos me­ses. A tra­vés de dis­tin­tas fuen­tes,

La Voz es­ta­ble­ció que los pre­sun­tos per­ver­ti­dos ha­brían ac­ce­di­do a si­tios de por­no­gra­fía in­fan­til y ha­brían di­fun­di­do esas imá­ge­nes des­de compu­tado­ras de sus do­mi­ci­lios.

Uno de ellos vi­ve en el co­que­to ba­rrio Vi­lla Zoi­la, de Río Ter­ce­ro.

En no­viem­bre pa­sa­do, el juez de Con­trol, Me­no­res y Fal­tas, Pe­dro Sa­la­zar, fue el úni­co que con­fir­mó la exis­ten­cia de los ca­sos.

El ma­gis­tra­do de­ta­lló que en las imá­ge­nes se­cues­tra­das “hay se­xo ex­plí­ci­to” con ni­ños, que los sos­pe­cho­sos tie­nen en­tre 30 y 45 años, son de cla­se me­dia y con ni­vel cul­tu­ral im­por­tan­te.

El ca­so lla­mó la aten­ción en dis­tin­tos pun­tos de la pro­vin­cia.

Y en Río Ter­ce­ro per­sis­te la ex­pec­ta­ti­va res­pec­to a las iden­ti­da­des, más to­da­vía, cuan­do tras­cen­dió que uno de los sos­pe­cha­dos se en­car­ga de rea­li­zar man­te­ni­mien­to de compu­tado­ras a do­mi­ci­lio.

Pis­ta. En Es­ta­dos Uni­dos se iden­ti­fi­ca­ron las compu­tado­ras lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.