Un via­je al uni­ver­so Se­guí

Una mues­tra con obras que se ve­rán por pri­me­ra vez en la ciu­dad.

La Voz del Interior - - Página Delantera - De­mian Orosz do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un hom­bre se las arre­gla sin pro­ble­mas pa­ra co­rrer mien­tras ter­mi­na de qui­tar­se la ro­pa. Sal­vo por los ta­cos al­tos que to­da­vía lle­va pues­tos, unos cen­tí­me­tros ha­cia la iz­quier­da, una mu­jer com­ple­ta­men­te des­nu­da pa­re­ce huir del se­ñor que se apre­su­ra en su di­rec­ción. Hay una va­qui­ta que pas­ta en me­dio de un ce­rro ba­jo don­de se ve es­cri­ta la pa­la­bra “Sie­rras”. Unos ár­bo­les de ma­de­ra re­cor­ta­da se des­pe­gan ape­nas del plano, col­ga­dos con tan­zas.

Bu­có­li­co se­rrano, una obra rea­li­za­da en 1966, es el ini­cio del re­co­rri­do por la mues­tra con la que An­to­nio Se­guí vuel­ve a Cór­do­ba. La ex­po­si­ción que abri­rá al público ma­ña­na en Ca­sa Na­ran­ja (La Ta­bla­da 451) in­clu­ye una de­ce­na de pai­sa­jes de las Sie­rras cor­do­be­sas en dis­tin­tas téc­ni­cas de gra­ba­do y acua­re­la, y un con­jun­to de pin­tu­ras mo­no­cro­mas re­cien­tes que se ve­rán por pri­me­ra vez en la ciu­dad.

La es­ce­na que re­ci­be a los vi­si­tan­tes de­fi­ne per­fec­ta­men­te uno de los com­po­nen­tes del ADN vi­sual y con­cep­tual del con­sa­gra­do ar­tis­ta cor­do­bés, ra­di­ca­do en París des­de la dé­ca­da de 1960: un hu­mor tra­vie­so, que hu­ye de la se­rie­dad co­mo si fue­ra la pes­te.

Se­guí es­tá con­ven­ci­do de que el hu­mor sal­va al ar­te, y ha­ce to­do lo po­si­ble pa­ra to­mar dis­tan­cia de la idea del crea­dor tor­tu­ra­do. “El día que yo su­fra ha­cien­do un cua­dro, no pin­to más”, se­ña­la so­bre su ma­ne­ra de en­ca­rar una pro­duc­ción fre­né­ti­ca, que a los 85 lo ocu­pa a dia­rio y lo man­tie­ne en ple­na ac­ti­vi­dad.

Mu­chas de sus obras se pre­sen­tan co­mo una ver­sión plás­ti­ca de los chis­tes in­co­rrec­tos, co­mo los que se cuen­tan en los ve­lo­rios, in­clu­so con ese to­que za­fa­do, pi­can­te y subido de tono muy tí­pi­co de las ma­ne­ras de ha­cer reír que pre­do­mi­nan en Cór­do­ba.

Una de las obras de la se­rie de pai­sa­jes se­rra­nos que se pre­sen­tan en Ca­sa Na­ran­ja rin­de ho­no­res a esa pi­car­día lo­cal. Una mu­che­dum­bre de sus pa­ra­dig­má­ti­cos “hom­bre­ci­tos” pro­ta­go­ni­za una es­ce­na que tie­ne co­mo es­ce­na­rio al Puen­te Ne­gro de Vi­lla Carlos Paz. Es la co­me­dia hu­ma­na que pre­do­mi­na en bue­na par­te de su tra­ba­jo, con un aña­di­do que equi­va­le a un gui­ño que só­lo pue­de ser des­ci­fra­do por cor­do­be­ses: al­guien ha pin­ta­do en una pie­dra “Vi­va el papo”. Fal­sos re­tra­tos La se­rie de pai­sa­jes es un via­je de­li­cio­so por el uni­ver­so de Se­guí. El ar­tis­ta nun­ca qui­so des­pren­der­se de es­te con­jun­to de obras, rea­li­za­das a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980. Las de­fi­ne co­mo “una se­rie de fal­sos re­tra­tos de lu­ga­res de Cór­do­ba”, y ex­pli­ca: “Son to­dos in­ven­ta­dos, no me ser­ví de nin­gu­na tar­je­ta pos­tal pa­ra ha­cer­los. El pai­sa­je y los per­so­na­jes que hay aden­tro son una in­ven­ción. Al mis­mo tiem­po es to­do fru­to del re­cuer­do, co­mo siem­pre”.

El Za­pa­to (en las cer­ca­nías de Ca­pi­lla del Mon­te), Un­qui­llo (don­de su ma­má te­nía una ca­sa), Vi­lla del La­go, Carlos Paz o Los

“Bu­có­li­co se­rrano y otras tex­tu­ras ur­ba­nas” abre al público ma­ña­na en Ca­sa Na­ran­ja.

Mo­go­tes (ver apar­te) son par­te del re­co­rri­do por una geo­gra­fía ima­gi­na­da y an­he­la­da. El lu­gar al que vuel­ve siem­pre.

“Me si­gue tra­yen­do el ser cor­do­bés, un sen­ti­mien­to del que no me he po­di­do se­pa­rar. Me gus­tan los olo­res, me gus­ta la gen­te. Me gus­ta ca­si to­do”, ex­pli­ca.

In­fan­cias

El leit­mo­tiv de la in­fan­cia cru­za su obra en to­das las di­rec­cio­nes po­si­bles. Tra­ba­ja­da una y otra vez en cla­ve de mi­to­lo­gía per­so­nal (“Mi mi­ra­da se cla­vó en la in­fan­cia” es una de sus fra­ses de ca­be­ce­ra), la ni­ñez ha si­do una can­te­ra inago­ta­ble de re­cur­sos.

No te­me re­co­no­cer que una de sus fuen­tes de inspiración era la re­vis­ta es­co­lar Bi­lli­ken. Los ju­gue­tes de ma­de­ra que le com­pra­ban de chi­co es­tán en el ori­gen de las pie­zas re­cor­ta­das y pin­ta­das (co­mo en Bu­có­li­co se­rrano) que em­pe­zó a uti­li­zar en los años ’60 y que re­apa­re­cen a es­ca­la mo­nu­men­tal en las si­lue­tas que con­for­man la Fa­mi­lia ur­ba­na, una par­te esen­cial del pai­sa­je ur­bano de la ciu­dad de Cór­do­ba.

Cree que los ni­ños ha­cen una co­ne­xión di­rec­ta con su obra. “Mi tra­ba­jo es­tá un po­co di­ri­gi­do a ellos –re­ve­la fren­te a uno de los cua­dros mo­no­cro­mos que pre­sen­ta en la mues­tra–. Lo mis­mo me pa­sa con mis cua­dros acá, en Ale­ma­nia, en Ita­lia o en Fran­cia. Los grandes hin­chas que ten­go son ni­ños. Los chi­cos se dan cuen­ta de que hay un jue­go en mi tra­ba­jo, y de que ellos pue­den par­ti­ci­par en ese jue­go. Lo de­tec­tan rá­pi­do”.

Di­ce que sal­ta de una se­rie a otra cuan­do se abu­rre. Si le pre­gun­tan có­mo pin­ta, res­pon­de: “Nun­ca he pre­pa­ra­do un cua­dro. Yo ten­go la te­la, le ha­go un fon­do azul o un fon­do ro­jo o ama­ri­llo, y em­pie­zo a tra­ba­jar. Es ra­ro que de­je la te­la blan­ca, siem­pre ne­ce­si­to que ha­ya al­go su­cio. Me cues­ta cuan­do es­tá la te­la blan­ca. Si es­toy pa­ra­do em­pie­zo de arri­ba pa­ra aba­jo, y si es­toy sen­ta­do em­pie­zo de aba­jo pa­ra arri­ba. A ve­ces me equi­vo­co y a ve­ces sa­le me­jor. Eso pa­sa ¿no?”.

Sim­ple. Sin ju­gar al mis­te­rio. La per­sis­ten­te au­sen­cia de so­lem­ni­dad es un ras­go que lo de­fi­ne: “Ha­blar en se­rio no es lo mío, no me jo­dan. No me lo he to­ma­do en se­rio cuan­do te­nía 15, mi­rá si me lo voy a to­mar en se­rio a los 85”.

“Me si­gue tra­yen­do el ser cor­do­bés, un sen­ti­Mien­to del que no Me he po­di­do se­pa­rar. Me gus­tan los olo­res, la gen­te”.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

La obra. La ex­po­si­ción abri­rá ma­ña­na al público en Ca­sa Na­ran­ja –La Ta­bla­da 451–. In­clu­ye pai­sa­jes de las Sie­rras cor­do­be­sas en dis­tin­tas téc­ni­cas.

Un­qui­llo. Una de las obras del ar­tis­ta que se po­drá ver en la mues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.