Ca­so Mal­do­na­do: caen hi­pó­te­sis y cre­ce el enig­ma

Dio re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo la com­pa­ra­ción en­tre las mues­tras de ADN to­ma­das de los vehícu­los con las de la fa­mi­lia del ar­te­sano. Se­gún de­cla­ra­ron tres gen­dar­mes, el jo­ven po­dría ha­ber si­do he­ri­do de una pe­dra­da mien­tras cru­za­ba el río jun­to con otros ma­ni­fest

La Voz del Interior - - Página Delantera - Agen­cias DyN y Télam

ES­QUEL, BUE­NOS AI­RES. Las de­cla­ra­cio­nes de cua­tro gen­dar­mes, com­bi­na­das con los re­sul­ta­dos de ADN so­bre mues­tras to­ma­das en vehícu­los de esa fuer­za, pa­re­cie­ron des­car­tar ayer la hi­pó­te­sis de que el des­apa­re­ci­do San­tia­go Mal­do­na­do ha­ya si­do subido a una ca­mio­ne­ta ofi­cial y tras­la­da­do en ella pa­ra lue­go des­apa­re­cer.

En efec­to, el juez Gui­do Otran­to to­mó de­cla­ra­ción –co­mo tes­ti­gos, no co­mo impu­tados– a tres de los 56 efec­ti­vos que tie­ne en su lis­ta. Dos de ellos, César Pe­ral­ta y Walter Ruiz Díaz son co­ci­ne­ros y di­je­ron ha­ber es­cu­cha­do con­tar a un com­pa­ñe­ro –que sí par­ti­ci­pó del des­alo­jo del corte de ru­ta, el 1° de agos­to– que le ha­bía arro­ja­do una pie­dra a uno de los ma­ni­fes­tan­tes, quien ha­bía lo­gra­do cru­zar el río. El otro tes­ti­go an­te el juez, Juan Carlos Pe­lo­zo, des­cri­bió el ope­ra­ti­vo, con­tó que só­lo lle­gó has­ta el río y des­de allí vio a dos ma­ni­fes­tan­tes que ha­bían lo­gra­do cru­zar­lo. Tam­bién con­tó que los gen­dar­mes ha­bían si­do ape­drea­dos por los ma­ni­fes­tan­tes.

La cuar­ta de­cla­ra­ción no es­tá en se­de ju­di­cial, sino en la in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va rea­li­za­da in­ter­na­men­te por el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad. En ella, el gen­dar­me Ne­ri Ar­man­do Ro­ble­do con­tó que le dio una pe­dra­da a un “en­ca­pu­cha­do” que cru­za­ba el río Chu­but y que an­tes lo ha­bía ape­drea­do a él. Eso es­tá en ma­nos del juez. Ro­ble­do ha­bría con­ta­do que la pie­dra dio en la es­pal­da del en­ca­pu­cha­do, quien sa­lió del río se ale­jó con uno o más ma­ni­fes­tan­tes que tam­bién huían.

Las de­cla­ra­cio­nes de los tres gen­dar­mes an­te Otran­to, en Es­quel, se pro­du­je­ron en una si­tua­ción de ten­sión. Fue­ra del Juz­ga­do, unos 60 ma­ni­fes­tan­tes, al­gu­nos de ellos en­ca­pu­cha­dos, pro­tes­ta­ban. Cuan­do sa­lió la fis­cal del ca­so, Sil­vi­na Ávila, los agen­tes de la Po­li­cía de Chu­but de­bie­ron cus­to­diar­la for­man­do un cor­dón, lo que no im­pi­dió que le arro­ja­ran car­to­nes y se aba­lan­za­ran so­bre la ca­mio­ne­ta a la que subió la ma­gis­tra­da.

Ho­ras an­tes se ha­bían in­for­ma­do los re­sul­ta­dos de 23 mues­tras de ADN ob­te­ni­das en los seis vehícu­los que usó ese día la Gen­dar­me­ría. Y nin­gu­na de ellas arro­jó per­fi­les ge­né­ti­cos com­pa­ti­bles con los de la fa­mi­lia Mal­do­na­do. Los es­tu­dios fue­ron rea­li­za­dos por la Uni- ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

En cam­bio, el mis­mo la­bo­ra­to­rio sí en­con­tró ADN com­pa­ti­ble con el de los fa­mi­lia­res del ar­te­sano des­apa­re­ci­do, en una mo­chi­la que se se­cues­tró en la ca­sa en la que Mal­do­na­do se alo­ja­ba y en un bu­zo que un ami­go en­tre­gó al Juz­ga­do.

Es­tas prue­bas con­tra­di­cen la de­cla­ra­ción de Ma­tías San­ta­na, el úni­co tes­ti­go ju­di­cial que acep­tó de­cla­rar sin ocul­tar su iden­ti­dad y ma­ni­fes­tó ha­ber vis­to a la dis­tan­cia, des­de una lo­ma, mon­ta­do a ca­ba­llo, con bi­no­cu­la­res que di­jo ha­ber per­di­do, có­mo gen­dar­mes car­ga­ban a una per­so­na con una cam­pe­ra ce­les­te o un bul­to ce­les­te a un vehícu­lo.

Tam­po­co fue­ron com­pa­ti­bles otras mues­tras ha­lla­das en pren­das que ha­bían acer­ca­do los ma­ni­fes­tan­tes co­mo per­te­ne­cien­tes a Mal­do­na­do o una mues­tra de ca­be­llos tam­bién ob­te­ni­da en la vi­vien­da que ha­bi­ta­ba el ar­te­sano.

La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, di­jo que los re­sul­ta­dos de ADN “des­pe­jan muy fuer­te­men­te la acu­sa­ción que se hi­zo al Go­bierno so­bre una des­apa­ri­ción for­zo­sa”.

El her­mano de San­tia­go, Ser­gio Mal­do­na­do, cri­ti­có los ha­llaz­gos. “Si­guen in­ten­tan­do con­fun­dir. Quie­ren ins­ta­lar la idea de que a al­gún gen­dar­me se le fue la mano pa­ra po­der ha­blar de ho­mi­ci­dio. Ade­más, si es­to fue­se así, tam­po­co hay ho­mi­ci­dio, por­que el cuer­po no es­tá. Pi­do que se ha­gan car­go en lu­gar de man­dar al fren­te a tres gen­dar­mes”, sos­tu­vo.

Des­de la cús­pi­de del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, ex­pu­so más cla­ra­men­te el cam­bio ofi­cial de los úl­ti­mos días lue­go de la de­fen­sa cerrada de Gen­dar­me­ría que ha­cía Bull­rich: “Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que no hay ele­men­tos pa­ra de­cir que Gen­dar­me­ría, co­mo fuer­za, es­té in­vo­lu­cra­da en el he­cho. Se es­tá bus­can­do acla­rar si al­gu­nos de los gen­dar­mes que par- ti­ci­pa­ron del en­fren­ta­mien­to de ese día hi­cie­ron al­go in­de­bi­do, o no”.

Vo­ce­ros de or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos evi­ta­ron ayer brin­dar opi­nio­nes al res­pec­to, has­ta re­vi­sar las de­cla­ra­cio­nes y su con­sis­ten­cia con otros ha­llaz­gos.

En cam­bio, el de­te­ni­do lí­der del gru­po Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che (RAM), Fa­cun­do Jones Hua­la, es­pe­cu­ló en re­fe­ren­cia a los gen­dar­mes: “Se les pu­do ha­ber ido la mano en la gol­pi­za”.

“Hay una doc­tri­na de se­gu­ri­dad na­cio­nal dic­ta­da por Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo.

En tan­to, en la reunión de Ga­bi­ne­te que man­tu­vo ayer por la ma­ña­na, Ma­cri vol­vió a mos­trar su ma­les­tar por el uso par­ti­da­rio y elec­to­ral que ob­ser­va en el ca­so. “¿Có­mo pue­de ser que se le mien­ta al juez y no pa­se na­da?”, in­sis­tió, so­bre el in­for­me de in­te­li­gen­cia so­bre el ca­so Mal­do­na­do que el le­gis­la­dor Gustavo Ve­ra atri­bu­yó a la Po­li­cía Fe­de­ral y pre­sen­tó a la Pro­cu­ra­ción con­tra la Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal (Pro­cu­vin). Ve­ra duer­me en la re­si­den­cia de San­ta Marta don­de se vi­ve el Pa­pa, Jor­ge Ber­go­glio, cuan­do vi­si­ta el Va­ti­cano. Y la Pro­cu­vin de­pen­de de la pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción, la kirch­ne­ris­ta Ale­jan­dra Gils Carbó.

(TÉLAM)

Pro­tes­ta. En Es­quel, ma­ni­fes­tan­tes, al­gu­nos en­ca­pu­cha­dos, in­sul­ta­ron a la fis­cal del ca­so, que de­bió re­ti­rar­se del Juz­ga­do cus­to­dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.