La pi­le­ta ha­bía si­do ins­pec­cio­na­da

El na­ta­to­rio del club Uni­ver­si­ta­rio te­nía que re­no­var su ha­bi­li­ta­ción en oc­tu­bre.

La Voz del Interior - - Buenos días, Córdoba - To­más Vázquez tvaz­quez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La pi­le­ta del club Uni­ver­si­ta­rio, en la ciu­dad de Cór­do­ba, fue ins­pec­cio­na­da 12 ho­ras an­tes de que Sa­mi­ra Iñí­guez fue atra­pa­da por la bom­ba de agua, por lo que no creen que exis­ta al­gu­na si­tua­ción irre­gu­lar. La ni­ña se re­cu­pe­ra fa­vo­ra­ble­men­te.

La pe­que­ña que fue suc­cio­na­da por la bom­ba se re­cu­pe­ra y eva­lúan qui­tar­le el res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial.

Se­gún fi­gu­ra en las ac­tas, la pi­le­ta del club Uni­ver­si­ta­rio, don­de el lu­nes úl­ti­mo Sa­mi­ra Iñí­guez fue suc­cio­na­da por la bom­ba y que­dó atra­pa­da va­rios mi­nu­tos ba­jo el agua, re­ci­bió dos ins­pec­cio­nes en los úl­ti­mos 30 días.

Da­niel Gra­co, sub­se­cre­ta­rio de De­por­tes y Re­crea­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, con­fir­mó que per­so­nal de la ins­pec­to­ría reali­zó con­tro­les en el na­ta­to­rio el 14 de agos­to y el 11 de sep­tiem­bre, el mis­mo día en que la ni­ña fue atra­pa­da y su­frió un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio pro­duc­to de que­dar ba­jo agua du­ran­te va­rios mi­nu­tos.

“Son pro­fe­so­res de educación fí­si­ca quie­nes ha­cen una re­so­lu­ción apro­ba­to­ria pa­ra los na­ta­to­rios. Du­ra cin­co años y fun­da­men­tal­men­te ob­ser­van las me­di­das, pro­fun­di­da­des, cer­co y acre­di­ta­cio­nes de los re­cur­sos hu­ma­nos”, ex­pli­có Gra­co.

La ha­bi­li­ta­ción de la pi­le­ta cerrada del club Uni­ver­si­ta­rio ha­bía si­do rea­li­za­da en 2012, por lo que en oc­tu­bre pró­xi­mo de­bía ser re­no­va­da.

“Los ins­pec­to­res pa­sa­ron dos ve­ces en un mes y la ha­bi­li­ta­ción es­tá, por lo que no de­be­ría ha­ber nin­gu­na si­tua­ción fue­ra de la or­de­nan­za en la pi­le­ta”, in­di­có el fun­cio­na­rio municipal.

El re­gla­men­to al que ha­ce re­fe­ren­cia es­ti­pu­la que la bo­ca de desagüe de la pis­ci­na se de­be ubi­car en la zo­na de ma­yor pro­fun­di­dad de la mis­ma y que es­ta de­be es­tar cu­bier­ta por una re­ji­lla de ace­ro inoxi­da­ble ope­ra­da con cie­rre, con ori­fi­cios de diá­me­tro má­xi­mo de dos cen­tí­me­tros y fi­ja­ción se­gu­ra.

Gra­co tam­bién acla­ró que cuen­tan con un equi­po de cin­co ins­pec­to­res que re­le­va­ron más de 140 pis­ci­nas en Cór­do­ba, y que por la can­ti­dad que son no pue­den pa­sar más que ca­da un año, o un año y me­dio, a con­tro­lar­las.

Fuen­tes de­di­ca­das, en­tre otras co­sas, a la asis­ten­cia téc­ni­ca de fuen­tes de agua, fil­tros y bom­bas pa­ra pis­ci­nas men­cio­na­ron que es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar suc­cio­nes au­men­tar la can­ti­dad de bo­cas de fil­tra­do, al­go que Gra­co con­si­de­ró ade­cua­do pa­ra pen­sar en una mo­der­ni­za­ción de la or­de­nan­za.

Se­gún los téc­ni­cos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio, las bom­bas de es­tos na­ta­to­rios de uso ma­si­vo tie­nen mu­cho po­der de suc­ción. Son bom­bas que pue­den fil­trar 40 mil li­tros por ho­ra. Y opi­na­ron que la can­ti­dad de bo­cas de don­de se rea­li­za esa suc­ción es fun­da­men­tal pa­ra ba­jar los ries­gos, ya que no es lo mis­mo que ha­ya una so­la que re­ci­ba los 40 mil, que cua­tro que re­ci­ban 10 mil ca­da una.

El fun­cio­na­mien­to de la bom­ba mien­tras los ni­ños se en­con­tra­ban en la pi­le­ta fue otro de los pun­tos cues­tio­na­dos, aun­que des­de la Sub­se­cre­ta­ría de De­por­tes sos­tu­vie­ron que en el ca­so de las pi­le­tas cu­bier­tas, el fil­tra­do es prác­ti­ca­men­te cons­tan­te, y que no de­be­ría ser es­to un pro­ble­ma en ca­so de fun­cio­nar ade­cua­da­men­te. Re­cu­pe­ra­ción

Sa­mi­ra con­ti­núa in­ter­na­da en el Hos­pi­tal de Ni­ños en te­ra­pia in­ten­si­va. La pe­que­ña mos­tró sig­nos de re­cu­pe­ra­ción. Ayer mo­vió sus ex­tre­mi­da­des e in­clu­so los pa­dres ase­gu­ra­ron que tu­vo un ges­to de tris­te­za, por lo que de­bie­ron de­jar la ha­bi­ta­ción.

“Tu­vo al­gu­nos es­tí­mu­los cuan­do la en­tra­mos a ver. Mue­ve las pier­nas, los bra­zos; ade­más hi­zo una mue­ca, co­mo un pu­che­ro, cuan­do nos es­tá­ba­mos yen­do. Va­mos a se­guir re­zan­do pa­ra que sal­ga ade­lan­te. Pe­di­mos que re­cen por ella”, co­men­tó Javier Iñí­guez. Y acla­ró que pien­sa vol­ver a lle­var a su hi­ja al mis­mo na­ta­to­rio una vez que es­ta se re­cu­pe­re.

Adrián Fonseca, sub­di­rec­tor del hos­pi­tal, agre­gó que Sa­mi­ra es­tá es­ta­ble y que en las pró­xi­mas ho­ras po­drían re­ti­rar­le el res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial.

(MARTÍN BAEZ / AR­CHI­VO)

Ac­ci­den­te. Pa­ra el pa­pá de Sa­mi­ra, lo ocu­rri­do el lu­nes pa­sa­do fue un ac­ci­den­te. Y di­jo que cuan­do se re­cu­pe­re vol­ve­rá al club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.