“Me gus­ta to­da la mú­si­ca y no ten­go pu­dor en mez­clar­la”

El mú­si­co de Tras­la­sie­rra pre­sen­ta ma­ña­na “Amu­cha­do”, su úl­ti­mo dis­co. Tam­bién mos­tra­rá en ex­clu­si­va “Poe­mas de mar­zo”, su pri­mer li­bro de ver­sos.

La Voz del Interior - - Vos + Música - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne jm­pai­ro­ne@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Amu­cha­do sue­na co­mo un dis­co bi­sa­gra en la his­to­ria re­cien­te del fol­klo­re cor­do­bés. Pu­bli­ca­do en la Na­vi­dad de 2016 y des­cu­bier­to de a po­co en­tre los se­gui­do­res de la mú­si­ca de raíz, sus can­cio­nes sue­nan exu­be­ran­tes y lle­nas de co­lor. El con­tra­ba­jo de Fe­de Sei­man­di, el piano y el acor­deón de Ma­riano Vé­lez, los vien­tos de Mau­ro Cia­vat­ti­ni y la voz, la gui­ta­rra y las pa­la­bras de Jo­sé Luis Agui­rre son el sos­tén so­no­ro de un tra­ba­jo que abor­da rit­mos va­rios con una ener­gía y con una ca­li­dez ins­tan­tá­neas.

En ver­dad, Agui­rre trans­mi­te mu­cho más que mú­si­ca y poe­sía. Su ar­te es, tam­bién, un re­gis­tro ex­haus­ti­vo de su lu­gar en el mun­do. Chun­cano es el pe­núl­ti­mo te­ma del ál­bum y con­den­sa gran par­te del es­pí­ri­tu se­rrano del mú­si­co y poe­ta. Es un re­ci­ta­do que tie­ne mu­cho de hu­mor y de ese “sen­ti­do co­mún” que sor­pren­de por su ca­pa­ci­dad de nom­brar to­da una vi­sión de mun­do. “Chun­ca­ni­to es el que, cria­do en es­ta ben­di­ta tie­rra, lu­ce las pier­nas cur­ti­das de ir y ve­nir por las Sie­rras”, di­ce con or­gu­llo Agui­rre. Y re­ma­ta: “No es del nor­te mi can­ti­to, no se con­fun­da, cu­ña­do, cer­ca de Cu­yo y La Rio­ja, cor­do­bés del otro la­do”. Ma­ña­na, Agui­rre pre­sen­ta Amu­cha­do jun­to con Poe­mas de mar­zo, su pri­mer li­bro.

–Es­ta es la pre­sen­ta­ción ofi­cial de “Amu­cha­do”. ¿Có­mo sur­gió la idea de com­bi­nar­lo con el lan­za­mien­to de un li­bro?

–Fue una con­se­cuen­cia del tra­ba­jo y del mo­men­to que es­toy vi­vien­do co­mo ha­ce­dor de can­cio­nes y co­mo tra­ba­ja­dor de la poe­sía y de la mú­si­ca. No fue pen­sa­do ori­gi­nal­men­te así, las dos obras co­rres­pon­den a un mis­mo tiem­po per­so­nal. Es­te dis­co y es­te li­bro per­te­ne­cen al mo­men­to ac­tual que es­toy sin­tien­do co­mo ar­tis­ta, co­mo per­so­na, co­mo pa­dre de fa­mi­lia y co­mo ciu­da­dano de es­te país.

–Lo gra­bas­te con va­rios de los mú­si­cos que te acom­pa­ña­rán en Luz y Fuer­za. ¿Có­mo ma­du­ra­ron esas can­cio­nes en­tre us­te­des? ¿Có­mo las afec­tó el tiem­po trans­cu­rri­do?

–Es­te dis­co fue el de­can­ta­mien­to na­tu­ral de una amis­tad de mu­chos años y de po­ner­nos a tra­ba­jar en una obra en con­cre­to, ya pen­sa­da en ban­da, des­de la elec­ción de las can­cio­nes has­ta los arre­glos. Es un dis­co crea­do por es­te gru­po, y ha ido evo­lu­cio­nan­do a una mú­si­ca ca­da vez más es­pon­tá­nea. Co­mo ya to­dos sa­be­mos lo que va­mos a to­car, siem­pre va cam­bian­do, mu­tan­do. Uno le su­ma, le sa­ca, y eso es lo lin­do que tie­ne to­car en ban­da, lo her­mo­so de sen­tir que la mú­si­ca to­ma di­ver­sas for­mas, en ca­da en­sa­yo y en ca­da pre­sen­ta­ción. A ve­ces to­co con uno o con otro, aho­ra ten­go la suer­te de po­der to­car el dis­co real, co­mo es, con to­dos sus in­te­gran­tes y con to­da la so­no­ri­dad con la que fue gra­ba­do. Creo que la evo­lu­ción del dis­co es esa: ca­da vez que lo to­ca­mos, las can­cio­nes sue­nan dis­tin­to.

–Te­nés una vi­sión muy pro­pia del fol­klo­re. Vin­cu­lás zam­bas y cha­ca­re­ras con cuar­te­to, cum­bia y mo­men­tos de mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal. ¿Có­mo pen­sas­te el so­ni­do de es­te dis­co?

–Es­tá to­do co­nec­ta­do por el sen­tir per­so­nal mío y por la ma­ne­ra de vi­vir la mú­si­ca. Plan­tán­do­me des­de una re­gión, des­de un lu­gar, tra­tan­do de aga­rrar to­do lo que ten­go a mano y bus­can­do. Yo soy así, me gus­ta to­da la mú­si­ca, y co­mo la sien­to mía no ten­go pu­dor en mez­clar­la. Al­gu­na vez can­té cuar­te­to o to­qué jazz, to­do eso me re­sul­ta su­ma­men­te na­tu­ral. Lo que hi­la to­do es la pa­la­bra, la mú­si­ca le da co­mo un mar­co, ¿no? Pe­ro siem­pre es fol­klo­re por­que ha­blo de mi gen­te, de mi tie­rra. Aun­que es­té to­can­do un son, una cum­bia o una zam­ba, siem­pre bus­co nom­brar a mi pue­blo, a mi lu­gar, a lo que con­si­de­ro que hay que de­fen­der. Es fol­klo­re por­que lo ha­go yo, por­que per­te­nez­co al pue­blo y na­ce des­de mí, así co­mo ca­da uno que ejer­za el de­cir de su gen­te y que lo re­fle­je en una can­ción es­tá ha­cien­do fol­klo­re.

(GEN­TI­LE­ZA JUAN MO­NAS­TE­RIO)

De pa­la­bra. Pa­ra Jo­sé Luis, la pa­la­bra hi­la to­do, y “la mú­si­ca le da un mar­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.