Otro ro­bo que desnuda fa­len­cias en Tri­bu­na­les fe­de­ra­les

Un hom­bre ca­si se lle­va 21 ki­los de cocaína. Es el se­gun­do epi­so­dio en dos me­ses. En ju­lio pa­sa­do, tam­bién se co­rro­bo­ró que al­guien ha­bía for­za­do una ce­rra­du­ra.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Juan Fe­de­ri­co jfe­de­ri­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La vul­ne­ra­bi­li­dad del edi­fi­cio de los Tri­bu­na­les fe­de­ra­les de Cór­do­ba que­dó otra vez en evi­den­cia tras el lla­ma­ti­vo epi­so­dio del hom­bre que en la ma­dru­ga­da de ayer fue sor­pren­di­do cuan­do in­ten­ta­ba lle­var­se 21 ki­los de cocaína de má­xi- ma pu­re­za.

Se tra­ta del se­gun­do ro­bo de­tec­ta­do en esa to­rre en só­lo dos me­ses. El 13 de ju­lio , en el Juz­ga­do Fe­de­ral 3, se co­rro­bo­ró que al­guien ha­bía for­za­do la ce­rra­du­ra de la sa­la don­de se guar­dan los ob­je­tos se­cues­tra­dos. Aden­tro ha­bía va­lio­sa do­cu­men­ta­ción de la cau­sa por la caí­da de la fi­nan­cie­ra Cor­du­ben­sis (CBI) y otra que in­vo­lu­cra a la firma Ce­rro Mo­tos. El de ayer a la ma­dru­ga­da fue un epi­so­dio si­mi­lar, esta vez en la Secretaría Pe­nal del Juz­ga­do Fe­de­ral 1.

Hay que re­cor­dar que en 2013 se des­cu­brie­ron des­apa­ri­cio­nes de dro­ga en des­pa­chos ofi­cia­les del edi­fi­cio de ba­rrio Ro­ge­lio Mar­tí­nez.

No hay re­gis­tro de las per­so­nas que en­tran y que egre­san. Tam­po­co cámaras de vi­gi­lan­cia fi­jas en to­do el edi­fi­cio. Mu­cho me­nos un de­tec­tor de me­ta­les. Y pa­ra que­mar la dro­ga que se se­cues­tra, jue­ces y se­cre­ta­rios cru­zan los de­dos pa­ra que una em­pre­sa pri­va­da con­ti­núe pres­tan­do sus hor­nos, ya que tam­po­co cuen­tan con uno pro­pio.

Se tra­ta del edi­fi­cio de los Tri­bu­na­les fe­de­ra­les de Cór­do­ba, una to­rre cu­ya vul­ne­ra­bi­li­dad ha que­da­do otra vez en evi­den­cia lue­go del lla­ma­ti­vo epi­so­dio del hom­bre que en el ma­dru­ga­da de ayer fue sor­pren­di­do ro­ban­do 21 ki­los de cocaína de má­xi­ma pu­re­za.

Se tra­ta del se­gun­do ro­bo de­tec­ta­do en esa to­rre en só­lo dos me­ses. El 13 de ju­lio , en el Juz­ga­do Fe­de­ral N° 3 se co­rro­bo­ró que al­guien ha­bía for­za­do la ce­rra­du­ra de la sa­la don­de se guar­dan los ob­je­tos se­cues­tra­dos. Pe­se a que la puer­ta es­ta­ba ce­rra­da y a sim­ple vis­ta na­da pa­re­cía anor­mal, cuan­do los em­plea­dos fue­ron a abrir­la, no pu­die­ron gi­rar la ce­rra­du­ra.

Un ce­rra­je­ro com­pro­bó lue­go que por lo me­nos dos de las tres cha­pi­tas que te­nía esa puer­ta co­mo ce­rra­du­ras es­ta­ban fue­ra de mar­co y que ha­bían si­do vio­len­ta­das. O sea, al­guien las vul­ne­ró y lue­go, pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas, pu­so dos cha­pas nue­vas y de­jó la puer­ta ce­rra­da.

Aden­tro ha­bía va­lio­sa do­cu­men­ta­ción de la cau­sa por la caí­da de la fi­nan­cie­ra Cor­du­ben­sis (CBI) y otra que in­vo­lu­cra a la firma Ce­rro Mo­tos, ade­más de al­go de dro­ga, pe­ro has­ta hoy no se de­tec­tó nin­gún fal­tan­te.

Por las du­das, el juez Mi­guel Hu­go Va­ca Nar­va­ja or­de­nó co­lo­car una puer­ta de re­ja en ese lu­gar.

Mis­ma me­to­do­lo­gía

Ayer a la ma­dru­ga­da, en tan­to, se re­gis­tró un epi­so­dio cal­ca­do. Un hom­bre de 38 años, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ju­lio Cé­sar Pe­ral­ta, fue sor­pren­di­do a la 1.30 en una ofi­ci­na de la Secretaría Pe­nal del Juz­ga­do Fe­de­ral N° 1, en el ter­cer pi­so.

Un guar­dia de la Po­li­cía Fe­de­ral –fuer­za en­car­ga­da de la cus­to­dia del edi­fi­cio– que ha­cía una ron­da noc­tur­na se to­pó con dos mo­chi­las en el sue­lo, por lo que les gri­tó a sus com­pa­ñe­ros que es­ta­ban aba­jo si al­guien se las ha­bía ol­vi­da­do.

Co­mo no ob­tu­vo res­pues­tas, sos­pe­chó. Ya que no te­nía ra­dio, ba­jó y fue a bus­car re­fuer­zos pa­ra ins­pec­cio­nar esa par­te del edi­fi­cio.

Fue cuan­do ha­lla­ron una ter­ce­ra mo­chi­la y al sos­pe­cho­so, quien só­lo di­jo: “Per­dí”. En sus bol­si­llos te­nía un ce­lu­lar y un chip, que aho­ra pue­de apor­tar ma­yo­res da­tos pa­ra orien­tar la in­ves­ti­ga­ción, que que­dó en po­der del juez Fe­de­ral N° 2, Ale­jan­dro Sán­chez Frey­tes.

El ma­gis­tra­do con­vo­có a Gen­dar­me­ría pa­ra que reali­ce la in­ves­ti­ga­ción, ya que no pue­de en­ca­rar esta ta­rea con la Po­li­cía fe­de­ral, por­que al­gu­nos de sus in­te­gran­tes pue­den que­dar en la mi­ra.

Pe­ral­ta fue impu­tado por “ro­bo ca­li­fi­ca­do en gra­do de ten­ta­ti­va” y tras­la­da­do a la Cár­cel de Bou­wer.

En las tres mo­chi­las se en­con­tra­ron 21 ki­los de cocaína que for­ma­ban par­te del lo­te de 205 ki­los que ha­bían si­do se­cues­tra­dos el 27 de enero de es­te año en el do­ble fon­do de una grúa, en la ru­ta 9.

El in­tru­so te­nía, tam­bién, un des­tor­ni­lla­dor con ba­te­ría, con el que vio­len­tó la puer­ta don­de se al­ma­ce­na to­do lo se­cues­tra­do en el Juz­ga­do Fe­de­ral N° 1. A sim­ple vis­ta no hay na­da que iden­ti­fi­que a ese re­cin­to.

Tam­bién ta­pó con una toa­lla una pe­que­ña cá­ma­ra que ha­bía en ese lu­gar y que ha­bía si­do co­lo­ca­da por el pro­pio juz­ga­do. Só­lo eli­gió la cocaína de al­ta pu­re­za, que te­nía un se­llo es­pe­cial por par­te de los nar­cos. Se es­ti­ma en po­co más de 200 mil pe­sos el pre­cio de los 21 ki­los de esta dro­ga.

El la­drón desechó, por ejem­plo, mi­les de pas­ti­llas de éx­ta­sis que en el mer­ca­do tie­nen un pre­cio mi­llo­na­rio.

Tras ro­bar la cocaína, vol­vió a co­lo­car las cha­pi­tas de la ce­rra­du­ra y de­jó la puer­ta ce­rra­da. Aún no es­tá cla­ro si in­gre­só el miér­co­les a la ma­ña­na y se es­con­dió en un ba­ño has­ta la no­che, o si al­guien le fa­ci­li­tó la en­tra­da ya cuan­do no ha­bía em­plea­dos en la to­rre.

Y sur­gen, al mis­mo tiem­po, pre­gun­tas que to­da­vía no en­cuen­tran res­pues­tas: ¿pa­ra qué in­gre­sar en la bo­ca del lobo y ro­bar cocaína? ¿Só­lo pa­ra in­ten­tar ven­der des­pués la dro­ga? ¿Pa­ra bus­car que al­gu­na cau­sa ca­ye­ra? ¿O pa­ra dar al­gún men­sa­je in­terno?

(SER­GIO CE­JAS)

Cau­sa. El ro­bo ocu­rrió en el Juz­ga­do Fe­de­ral N° 1. In­ves­ti­ga el juez N° 2, Ale­jan­dro Sán­chez Frey­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.