Edi­fi­cios tri­bu­na­li­cios en ja­que

La Voz del Interior - - Sucesos - Fran­cis­co Gui­ller­mo Pa­ne­ro Pul­so Ju­di­cial fpa­ne­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“AL­GÚN DÍA VA A PA­SAR AL­GO”, NO TAR­DAN EN SO­NAR LOS AGO­RE­ROS EN LOS TRI­BU­NA­LES.

Un in­tru­so se fil­tró “co­mo Pan­cho por su ca­sa” en la to­rre de Tri­bu­na­les Fe­de­ra­les y con­si­guió in­gre­sar a lu­ga­res es­tra­té­gi­cos.

Es­te in­gre­so fur­ti­vo no ha­ce sino des­nu­dar la vul­ne­ra­bi­li­dad de esta to­rre inau­gu­ra­da a co­mien­zos de la década de 1980 co­mo edi­fi­cio mo­de­lo, ejem­plo en to­do el país.

Hoy, ca­si 40 años des­pués, pue­de lla­mar­se “ve­tus­to” por va­rios mo­ti­vos. La Cá­ma­ra Fe­de­ral ya ana­li­za po­ner cámaras en di­ver­sos pun­tos de la to­rre, lo que ten­dría un cos­to cer­cano a los 35 mil pe­sos por plan­ta.

Ade­más, pa­ra evi­tar el ro­bo a los de­pó­si­tos de los juz­ga­dos, se pien­sa cons­truir una suer­te de bó­ve­da “ba­jo tie­rra” con cámaras con sen­so­res de mo­vi­mien­to que pue­dan de­tec­tar la me­nor no­ve­dad.

Pe­ro no se tra­ta de las úni­cas fa­len­cias. El an­ti­guo equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do cen­tral ge­ne­ra tantos pro­ble­mas que en mu­chas ofi­ci­nas op­ta­ron por co­lo­car su

split. Pe­ro la vie­ja ins­ta­la­ción eléc­tri­ca ha­ce que no po­cas ve­ces “sal­ten” las tér­mi­cas y se cor­te la ener­gía.

Una de las fa­len­cias con ma­yor pe­li­gro po­ten­cial es la fal­ta de una es­ca­le­ra de in­cen­dios. En las úl­ti­mas se­ma­nas hu­bo dos epi­so­dios que alar­ma­ron. Pri­me­ro, un ca­ma­ris­ta fe­de­ral tu­vo que ha­cer de bom­be­ro pa­ra evi­tar que el fue­go se pro­pa­ga­se y, días más tar­de, una au­dien­cia se sus­pen­dió por­que el olor a hu­mo era os­ten­si­ble.

La emer­gen­cia en la “sa­la de má­qui­nas”, co­mo se di­jo, fue so­lu­cio­na­da rá­pi­do, pe­ro pu­so en evi­den­cia una de­bi­li­dad preo­cu­pan­te: las de­ce­nas de per­so­nas que ba­ja­ron por una es­tre­cha es­ca­le­ra de­mo­ra­ron una eter­ni­dad has­ta lle­gar a tie­rra fir­me.

Si de Jus­ti­cia Fe­de­ral se tra­ta, el Tri­bu­nal Oral 2 fun­cio­na en un pa­la­ce­te di­se­ña­do por el hún­ga­ro Juan Kron­fuss, pe­ro no lu­ce co­mo una se­de fun­cio­nal. Es be­llo y es pa­tri­mo­nio mu­ni­ci­pal, pe­ro el edi­fi­cio fue inau­gu­ra­do en 1916.

En la Pro­vin­cia, las se­des tri­bu­na­li­cias tam­bién tie­nen sus pro­ble­mas. Aca­so el más lla­ma­ti­vo es el ac­ce­so al Pa­la­cio de Jus­ti­cia –en pleno Cen­tro–, que no tie­ne en sus cua­tro in­gre­sos nin­gún con­trol de ac­ce­so.

Mu­chas se­des del país pa­re­cen ae­ro­puer­tos por sus es­cá­ne­res pa­ra de­tec­tar, por ejem­plo, si al­guien in­gre­sa con armas. “Cual­quie­ra pue­de en­trar y na­die le pre­gun­ta na­da”, se quejan al­gu­nos y no tar­dan en so­nar ago­re­ros: “Al­gún día va a pa­sar al­go”.

La se­de de Tri­bu­na­les de Fa­mi­lia tie­ne en sus pór­ti­cos de­tec­to­res de me­ta­les, pe­ro al­gu­nos de los fun­cio­na­rios se quejan por­que no hay po­li­cías en to­dos los pi­sos. No son po­cas las ve­ces que de­ben lla­mar a un uni­for­ma­do pa­ra se­pa­rar a fa­mi­lia­res ene­mis­ta­dos.

Tam­bién es una asig­na­tu­ra pendiente la ac­ce­si­bi­li­dad a los di­fe­ren­tes edi­fi­cios de Tri­bu­na­les. Es­ca­le­ras, ram­pas, as­cen­so­res y to­da una se­rie de as­pec­tos en al­gu­nas oca­sio­nes ter­mi­nan con­ver­ti­das en barreras ar­qui­tec­tó­ni­cas pa­ra per­so­nas con di­fi­cul­ta­des mo­tri­ces.

No son po­cas las cues­tio­nes por te­ner en cuen­ta en los edi­fi­cios don­de se im­par­te Jus­ti­cia. En al­gu­nos ca­sos, de­be pre­ser­var­se la se­gu­ri­dad hu­ma­na; en otros, los bie­nes en cus­to­dia. En oca­sio­nes, de­be­ría pen­sar­se en quie­nes tra­ba­jan en su in­te­rior y tam­bién en los que van co­mo ciu­da­da­nos de a pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.