La si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud men­tal

La Voz del Interior - - Opinión - Li­lia­na Mon­te­ro*

Ha­ce cin­co años co­men­za­mos con mi equi­po a re­co­rrer el sis­te­ma de sa­lud men­tal de nues­tra pro­vin­cia. Nos ani­ma­ba el es­pí­ri­tu de eva­luar el avan­ce en la apli­ca­ción de la Ley de Sa­lud Men­tal, tan­to na­cio­nal co­mo pro­vin­cial.

Fue así co­mo vis­ta­mos –y lo se­gui­mos ha­cien­do– to­dos los hos­pi­ta­les mo­no­va­len­tes; allí nos en­con­tró el San­ta Ma­ría de Pu­ni­lla, el Neu­ro­psi­quiá­tri­co de barrio Ju­niors, La Ca­sa del Jo­ven y el Ins­ti­tu­to Pro­vin­cial de Al­coho­lis­mo y Dro­ga­dic­ción (Ipad), tam­bién Oli­va, Bell Vi­lle y el Cen­tro Psi­coa­sis­ten­cial Uni­dad de Agu­dos Ju­di­cia­li­za­dos (CPA).

Pa­ra al­guien que fue for­ma­da pa­ra vér­se­las con el pa­de­ci­mien­to psí­qui­co fue im­pac­tan­te el su­fri­mien­to de quie­nes allí es­ta­ban in­ter­na­dos, pe­ro fue de­vas­ta­dor en­con­trar a per­so­nas ab­so­lu­ta­men­te aban­do­na­das por el Es­ta­do: vi­vien­do en edi­fi­cios que se ve­nían aba­jo, cir­cu­lan­do en­tre su pro­pia ma­te­ria fe­cal, al­gu­nos en­ce­rra­dos por más de 23 ho­ras, sin agua ca­lien­te, con ba­ños des­tro­za­dos, col­cho­nes inexis­ten­tes, al igual que sá­ba­nas y ro­pa des­trui­das.

Ca­da vi­si­ta su­ma­ba un nue­vo ho­rror. Ca­da vi­si­ta la­ce­ra­ba to­dos los sen­ti­dos. Ca­da vi­si­ta ge­ne­ra­ba una bron­ca im­pa­ra­ble que se trans­for­mó en ac­cio­nes, en tra­ba­jo con­jun­to con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en de­nun­cias pú­bli­cas y ju­di­cia­les.

A ca­da in­ten­to de po­ner en la agen­da pú­bli­ca el te­ma, el Go­bierno pro­vin­cial res­pon­día con des­men­ti­das en lu­gar de res­pon­der con ac­cio­nes que sa­ca­ran a nues­tros com­pa­trio­tas de un do­ble es­ta­do de vul­ne­ra­ción: la lo­cu­ra y la po­bre­za. Tal co­mo me de­cía un pro­fe­sor: “El ma­ni­co­mio es el lu­gar de los lo­cos po­bres, por eso es­tán so­me­ti­dos a una do­ble vul­ne­ra­ción, la po­bre­za y la lo­cu­ra”. Así lo com­pro­bé. Na­die me lo con­tó.

Los más sa­nos

El 10 de oc­tu­bre se con­me­mo­ró en to­do el mun­do el Día de la Sa­lud Men­tal con el ob­je­ti­vo de con­tri­buir a la to­ma de con­cien­cia acer­ca de los pro­ble­mas en el sec­tor y erra­di­car los mi­tos y es­tig­mas en torno de es­te te­ma. Ca­da año, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) pro­po­ne un te­ma de re­fle­xión y es­te año es la sa­lud men­tal en el tra­ba­jo.

La OMS se­ña­la que, a ni­vel glo­bal, cer­ca de 300 mi­llo­nes de per­so­nas de to­das las eda­des pa­de­cen de­pre­sión. Se­gún la mis­ma or­ga­ni­za­ción, una de ca­da cin­co per­so­nas pue­de ex­pe­ri­men­tar al­gún tras­torno de sa­lud men­tal den­tro del ám­bi­to la­bo­ral.

To­man­do el te­ma ele­gi­do por la OMS pa­ra es­te año, me pa­re­ce im­por­tan­te plan­tear­nos qué ha­ce el Es­ta­do con los tra­ba­ja­do­res de sa­lud men­tal. Es de­cir, por es­ta vez, po­ner el fo­co en aque­llos que día a día tra­ba­jan pa­ra lo­grar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da pa­ra quie­nes pa­de­cen un su­fri­mien­to psí­qui­co.

En es­tos cin­co años de re­co­rrer el sis­te­ma de sa­lud men­tal, no só­lo vi el su­fri­mien­to y el aban­dono del que eran víc­ti­mas si­len­cio­sas las per­so­nas in­ter­na­das, sino, tam­bién, vi una y otra vez (y aún veo) el aban­dono, el mal­tra­to y la fal­ta de cui­da­do ha­cia quie­nes cui­dan.

En mi pri­me­ra vi­si­ta al Ipad, una pro­fe­sio­nal de mu­chos años me di­jo: “Li­lia­na, acá los más sa­nos son los pa­cien­tes. No­so­tros ya te­ne­mos la ca­be­za que­ma­da”. Esa fra­se que­dó gra­ba­da en mí y, só­lo al tran­si­tar el sis­te­ma, ad­ver­tí la pro­fun­di­dad de aque­lla pri­me­ra con­si­de­ra­ción.

Res­pon­sa­bles

Mu­chas ve­ces me han pre­gun­ta­do, fren­te al ho­rror de los neu­ro­psi­quiá­tri­cos, por qué nun­ca res­pon­sa­bi­li­cé a los miem­bros del equi­po de sa­lud que con­vi­vían con ese ho­rror.

Cuan­do una es­cu­cha a quie­nes de­ben tra­ba­jar en el sis­te­ma de sa­lud men­tal se con­ven­ce de que no só­lo han si­do víc­ti­mas las per­so­nas in­ter­na­das, sino tam­bién los pro­fe­sio­na­les que las asis­ten. He vis­to no­tas y más no­tas re­cla­man­do por la si­tua­ción.

Fui tes­ti­go de có­mo in­ten­ta­ron e in­ten­tan que se los es­cu­che re­ci­bien­do a cam­bio ame­na­zas, pre­sio­nes y tras­la­dos. En de­fi­ni­ti­va, re­ci­ben san­cio­nes por no to­le­rar el aban­dono en que el Es­ta­do ha de­ja­do a aque­llos que es­tán en si­tua­ción de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad. ¿Có­mo res­pon­sa­bi­li­zar­los a ellos?

Por eso, pa­ra ha­blar de sa­lud men­tal en el ám­bi­to la­bo­ral, es ne­ce­sa­rio em­pe­zar a ha­blar de la sa­lud men­tal de quie­nes de­ben asis­tir­nos. De­be­mos exi­gir que el Es­ta­do los va­lo­re, los cui­de, los res­pe­te y pon­ga al ser­vi­cio de ellos to­das las he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan desa­rro­llar en con­di­cio­nes de dig­ni­dad la ar­dua ta­rea que tie­nen so­bre sus es­pal­das.

VI UNA Y OTRA VEZ (Y AÚN VEO) EL ABAN­DONO, EL MAL­TRA­TO Y LA FAL­TA DE CUI­DA­DO HA­CIA QUIE­NES CUI­DAN.

*Le­gis­la­do­ra pro­vin­cial

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Mal es­ta­do. Las ins­ti­tu­cio­nes pre­sen­tan gra­ves pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.