La gran deu­da de Amé­ri­ca latina

La Voz del Interior - - Opinión - Ge­ren­te Ge­ne­ral Os­val­do Sa­las | Di­rec­tor Pe­rio­dís­ti­co Car­los Hu­go Jor­net

Los indicadores so­cia­les que di­fun­den los or­ga­nis­mos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les in­vo­lu­cra­dos en la pro­ble­má­ti­ca del ham­bre en el mun­do con­fir­man de ma­ne­ra cons­tan­te una reali­dad do­lo­ro­sa: la de­fi­cien­te e inade­cua­da ali­men­ta­ción que afec­ta a mi­llo­nes de po­bla­do­res en Amé­ri­ca latina.

Es de­cir, per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos y ex­clui­das des­de ha­ce años del bie­nes­tar ge­ne­ral que es­tán subali­men­ta­das, con gra­ves pro­ble­mas de des­nu­tri­ción o que pa­san ham­bre.

El con­tra­sen­ti­do de es­te fe­nó­meno ra­di­ca en que la pau­pe­ri­za­ción de mi­llo­nes de per­so­nas es ve­ri­fi­ca­ble aun en re­gio­nes de prós­pe­ra pro­duc­ción de ali­men­tos, lo cual vuel­ve a po­ner en fo­co la ma­la pres­ta­ción y con­ten­ción de los Es­ta­dos a los gru­pos so­cia­les re­za­ga­dos.

Una si­tua­ción preo­cu­pan­te que fue pues­ta una vez más de re­lie­ve en un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (co­no­ci­da co­mo FAO, por sus si­glas en in­glés).

Se­gún esos indicadores, el ham­bre au­men­tó seis por cien­to en Amé­ri­ca latina y el Ca­ri­be du­ran­te 2016, con 42, 5 mi­llo­nes de per­so­nas des­nu­tri­das y con un cre­ci­mien­to de ca­sos de so­bre­pe­so y de obe­si­dad por ma­la ali­men­ta­ción.

Los da­tos es­tán con­te­ni­dos en la par­te cen­tral del in­for­me “Pa­no­ra­ma de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y nu­tri­cio­nal en Amé­ri­ca Latina y el Ca­ri­be 2017”, que la FAO ela­bo­ró jun­to con la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS).

Las ma­las no­ti­cias se agra­van al de­ta­llar que la si­tua­ción ha em­peo­ra­do lue­go de va­rios años de pro­gre­si­vas me­jo­ras. Es­to es así de­bi­do a que en 2016 au­men­tó 2,5 mi­llo­nes el número de per­so­nas que su­fren ham­bre en la re­gión res­pec­to de la me­di­ción de la pro­pia FAO de 2015.

Al ex­plo­rar el ma­pa he­te­ro­gé­neo so­bre pre­va­len­cia de la subali­men­ta­ción, aso­man Bra­sil, Cu­ba y Uru­guay con ín­di­ces in­fe­rio­res al 2,5 por cien­to. Lue­go se ubi­can Ar­gen­ti­na, Chi­le Mé­xi­co y Tri­ni­dad y To­ba­go, con ta­sas igua­les o in­fe­rio­res al 5 por cien­to en de­fi­cien­cia nu­tri­cio­nal.

Los nú­me­ros fríos que se re­fle­jan en es­tos es­tu­dios, de pro­ba­da se­rie­dad, nos po­nen an­te la du­ra reali­dad de que es­ta­mos le­jos de al­can­zar en es­ta par­te del mun­do la me­ta de “ham­bre ce­ro”, plas­ma­da en los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de Na­cio­nes Uni­das y pro­pa­la­da sin pau­sas por los go­ber­nan­tes y di­ri­gen­tes de dis­tin­tos sig­nos po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos en es­te con­ti­nen­te.

No hay ex­cu­sa pa­ra pos­ter­gar ac­cio­nes con­jun­tas de las au­to­ri­da­des y de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les cuan­do la ham­bru­na si­gue afec­tan­do a gran­des fran­jas de la po­bla­ción y, mu­cho más do­lo­ro­sos aún, cuan­do en me­dio del des­qui­cio que­dan mi­llo­nes de ni­ños a la in­tem­pe­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.