Li­de­raz­go y cam­bio tec­no­ló­gi­co: los desafíos de un nue­vo or­den eco­nó­mi­co glo­bal

La Voz del Interior - - Opinión -

Un da­to re­le­van­te so­bre la eco­no­mía mun­dial es que, a ca­si 10 años de las cri­sis que afec­ta­ron a Es­ta­dos Uni­dos y a Eu­ro­pa, co­mien­za a mos­trar sig­nos de bue­na sa­lud, con el ini­cio de un re­pun­te cí­cli­co y la reac­ti­va­ción sin­cro­ni­za­da más am­plia que se ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do en la úl­ti­ma dé­ca­da.

No obs­tan­te, es pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to del pro­duc­to y el co­mer­cio –que se ubi­can cer­ca­nos a los 3,5 pun­tos– no sean tan di­ná­mi­cos co­mo en el pe­río­do pre­cri­sis, cuan­do gi­ra­ba en torno al 6,5 por cien­to. Es­to evi­den­cia al­gu­nas al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les que nos in­di­can que el mun­do ya no es el mis­mo.

El avan­ce tec­no­ló­gi­co, el sur­gi­mien­to de de­sigual­da­des en el in­te­rior de los paí­ses desa­rro­lla­dos, el pro­ta­go­nis­mo cre­cien­te de los paí­ses emer­gen­tes y la im­por­tan­cia de las ins­tan­cias sub­na­cio­na­les en el desa­rro­llo y la com­pe­ti­ti­vi­dad de­mues­tran un cam­bio en las for­mas en que se desem­pe­ña la eco­no­mía mun­dial y có­mo se or­ga­ni­zan los ac­to­res que par­ti­ci­pan den­tro de ella.

En es­te sen­ti­do, el di­na­mis­mo y la ra­pi­dez con los que se desa­rro­lla­ron es­tos cam­bios de­ja­ron a las ins­ti­tu­cio­nes de go­ber­nan­za mun­dial –que son las en­car­ga­das de dar un mar­co re­gu­la­to­rio y fa­vo­re­cer la coo­pe­ra­ción en­tre na­cio­nes– en un fue­ra de jue­go, al no po­der acom­pa­ñar el rit­mo de las nue­vas ten­den­cias.

Cam­bio de pa­ra­dig­ma

An­te la au­sen­cia de re­gí­me­nes y de ins­ti­tu­cio­nes efec­ti­vas, mu­chos paí­ses –en el mun­do desa­rro­lla­do y en desa­rro­llo– tu­vie­ron di­fi­cul­ta­des pa­ra im­pul­sar pro­ce­sos de trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va, lo que im­pli­có un in­cre­men­to de pre­sio­nes pro­tec­cio­nis­tas, to­da una con­tra­dic­ción en una eco­no­mía ca­rac­te­ri­za­da por ma­yor co­nec­ti­vi­dad e in­ter­de­pen­den­cia.

Es­to quie­re de­cir que la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal do­mi­na­da por los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les crea­dos des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de­man­da un cam­bio de pa­ra­dig­ma en pos de en­fren­tar los nue­vos desafíos que plan­tea la fa­se ac­tual de la glo­ba­li­za­ción, dos de los cua­les tie­nen es­pe­cial re­le­van­cia: el cam­bio tec­no­ló­gi­co y los li­de­raz­gos en la eco­no­mía mun­dial.

Cam­bio tec­no­ló­gi­co: la cre­cie­nun te di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía mun­dial es­tá cam­bian­do la for­ma en la que se pro­du­cen, se dis­tri­bu­yen y se con­su­men los bie­nes y los ser­vi­cios a tra­vés de las fron­te­ras.

Una ten­den­cia que se acen­túa es que, a tra­vés de la eco­no­mía de pla­ta­for­mas, los cos­tos de pro­duc­ción tien­den a ser ca­da vez me­no­res.

El da­to re­le­van­te pa­ra la po­lí­ti­ca y pa­ra los em­pre­sa­rios lo­ca­les en es­ta nue­va dis­tri­bu­ción in­ter­na­cio­nal del tra­ba­jo es que la ma­nu­fac­tu­ra ya no es la prin­ci­pal fuente de va­lor agre­ga­do.

Li­de­raz­gos en la eco­no­mía mun­dial: otro pun­to de aná­li­sis, pe­ro es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el an­te­rior, es que los li­de­raz­gos de la eco­no­mía mun­dial su­fren mo­di­fi­ca­cio­nes que po­drían te­ner con­se­cuen­cias en ho­ri­zon­te tem­po­ral no muy le­jano.

Por un la­do, la ten­den­cia pro­tec­cio­nis­ta de Es­ta­dos Uni­dos ame­na­za con de­jar a la eco­no­mía mun­dial sin su prin­ci­pal con­duc­tor, por pri­me­ra vez en 70 años. El pun­to por con­si­de­rar es cuán­to pue­de du­rar en reali­dad, da­do que el os­tra­cis­mo in­ter­na­cio­nal ter­mi­na­rá per­ju­di­can­do el rum­bo de su eco­no­mía en el me­diano pla­zo.

Por otro, ya es un he­cho que Chi­na se en­cuen­tra en un pro­ce­so de tran­si­ción de un mo­de­lo de cre­ci­mien­to ba­sa­do en las ex­por­ta­cio­nes y en los flu­jos de en­tra­da de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras di­rec­tas (IED) a un mo­de­lo ba­sa­do en el for­ta­le­ci­mien­to del mer­ca­do in­terno y en flu­jos sa­lien­tes de IED.

Los pro­gra­mas de One Belt One Road (Ru­ta de la se­da) y el Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo son cla­ras mues­tras del rum­bo que to­ma­rá el gi­gan­te asiá­ti­co en los pró­xi­mos años.

Am­bas si­tua­cio­nes tie­nen un co­mún de­no­mi­na­dor en la ne­ce­si­dad de en­con­trar al­ter­na­ti­vas efec­ti­vas a los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción y de go­ber­nan­za.

La bre­cha di­gi­tal plan­tea un nue­vo pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo que gravitará en los pa­tro­nes de cre­ci­mien­to, de desa­rro­llo y de po­si­cio­na­mien­to glo­bal.

La his­to­ria de­mues­tra que quien li­de­re las con­ver­sa­cio­nes en el plano mul­ti­la­te­ral por es­ta­ble­cer las re­glas del jue­go en el co­mer­cio y en las in­ver­sio­nes (a las puer­tas de una re­vo­lu­ción in­dus­trial 4.0) ten­drá en sus ma­nos el des­tino del nue­vo or­den eco­nó­mi­co mun­dial.

Con­si­de­ra­cio­nes fi­na­les

Ya se abrió la tem­po­ra­da de reunio­nes anua­les en el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y en el Ban­co Mun­dial, co­mo así tam­bién se avi­zo­ra la con­fe­ren­cia mi­nis­te­rial de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC) en Bue­nos Ai­res a fin de año.

El man­da­to es cla­ro: man­te­ner el sta­tu quo fa­vo­re­ci­do por los indicadores de co­yun­tu­ra o en­fren­tar los desafíos de una nue­va go­ber­nan­za pa­ra fa­vo­re­cer un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble e in­clu­si­vo.

Los desafíos en cues­tión son de ca­rác­ter in­ter­més­ti­co, es de­cir, plan­tean una in­te­gra­ción en­tre lo lo­cal y lo glo­bal.

Más allá de que nues­tro país no pue­de des­aten­der las dis­cu­sio­nes en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, la es­tra­te­gia no de­be ex­cluir la par­ti­ci­pa­ción y el in­vo­lu­cra­mien­to de las pro­vin­cias.

Se ne­ce­si­ta un en­fo­que fe­de­ral de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ex­te­rior, pa­ra que Ar­gen­ti­na se in­te­gre a un or­den eco­nó­mi­co mun­dial cre­cien­te­men­te trans­na­cio­nal.

EL DA­TO RE­LE­VAN­TE EN ES­TA NUE­VA DIS­TRI­BU­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL DEL TRA­BA­JO ES QUE LA MA­NU­FAC­TU­RA YA NO ES LA PRIN­CI­PAL FUENTE DE VA­LOR AGRE­GA­DO.

LA BRE­CHA DI­GI­TAL PLAN­TEA UN NUE­VO PA­RA­DIG­MA PRO­DUC­TI­VO, QUE GRAVITARÁ EN LOS PA­TRO­NES DE CRE­CI­MIEN­TO.

* Pre­si­den­te del Cen­tro de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les Con­tem­po­rá­neos

Em­pre­sas di­gi­ta­les. Ya son y se­rán aún más fun­da­men­ta­les en el di­se­ño de la eco­no­mía mun­dial de las pró­xi­mas dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.