Ca tal uña, la cues­tión in­elu­di­ble en los ac­tos pa­trios de Es­pa­ña

La cri­sis in­de­pen­den­tis­ta des­per­tó el fervor unio­nis­ta en el des­fi­le an­te el rey en Ma­drid. La mi­nis­tra de De­fen­sa de Ra­joy cree que no se­rá ne­ce­sa­rio mi­li­ta­ri­zar la re­gión con el ar­tícu­lo 155.

La Voz del Interior - - Internacionales -

Ape­nas un par de días des­pués de que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, Car­les Puig­de­mont, de­ja­ra en sus­pen­so la in­de­pen­den­cia de esa re­gión en una am­bi­gua in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria que tu­vo a to­do un país en vi­lo, Es­pa­ña con­me­mo­ró ayer su Fies­ta Na­cio­nal con una asis­ten­cia ma­si­va a los ac­tos cen­tra­les en Ma­drid.

El rey Fe­li­pe VI y su es­po­sa, Le­ti­zia, pre­si­die­ron jun­to con sus hi­jas el des­fi­le mi­li­tar que ca­da 12 de oc­tu­bre se or­ga­ni­za en el cen­tro de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. La ce­le­bra­ción que­dó en­som­bre­ci­da por el ac­ci­den­te de uno de los avio­nes del Ejér­ci­to que par­ti­ci­pó en el ac­to, que se es­tre­lló cuan­do re­gre­sa­ba a su ba­se en Al­ba­ce­te cau­san­do la muer­te del pi­lo­to.

La del ac­to de ayer fue la pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca del mo­nar­ca tras el men­sa­je que dio a los es­pa­ño­les por te­le­vi­sión el 3 de oc­tu­bre pa­sa­do. En aque­lla inusual alo­cu­ción con­de­nó lo que con­si­de­ró co­mo una “des­leal­tad inad­mi­si­ble” de las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas y re­cla­mó a los po­de­res del Es­ta­do que ase­gu­ren “el or­den cons­ti­tu­cio­nal”.

Ade­más, fue re­le­van­te la pre­sen­cia del pre­si­den­te es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, quien an­te­ayer dio un ul­ti­má­tum a Puig­de­mont pa­ra que acla­re si de­cla­ró o no la in­de­pen­den­cia an­tes de to­mar me­di­das drás­ti­cas contra Ca­ta­lu­ña, cu­ya au­to­no­mía po­dría que­dar sus­pen­di­da el pró­xi­mo jue­ves.

Ra­joy es­tu­vo acom­pa­ña­do por sus mi­nis­tros y por to­dos los je­fes de go­bier­nos re­gio­na­les, ex­cep­to los de Ca­ta­lu­ña, del País Vas­co –el na­cio­na­lis­ta Íñi­go Ur­ku­llu– y de Na­va­rra, Uxue Bar­kos.

En­tre las au­sen­cias se des­ta­có tam­bién la del lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, quien por ter­ce­ra vez de­cli­nó asis­tir al des­fi­le mi­li­tar, que es­te año se tras­la­dó al Pa­seo de la Cas­te­lla­na, una de las ar­te­rias ma­dri­le­ñas más im­por­tan­tes, pa­ra per­mi­tir más asis­ten­cia de pú­bli­co.

En me­dio de la cri­sis ge­ne­ra­da por el desafío so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán, cu­yo desen­la­ce es aún in­cier­to, la mi­nis­tra es­pa­ño­la de De­fen­sa, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, di­jo te­ner la “ca­si com­ple­ta se­gu­ri­dad de que no se­rá ne­ce­sa­ria” la in­ter­ven­ción de las fuer­zas ar­ma­das es­pa­ño­las en la re­gión.

“Tie­nen la obli­ga­ción de es­tar pre­pa­ra­das pa­ra de­fen­der a su país, bien sea den­tro o fue­ra de sus fron­te­ras; yo creo que es­to no se­rá ne­ce­sa­rio” de­cla­ró a la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la an­tes del des­fi­le.

En el día de su fes­ti­vi­dad na­cio- nal, Ma­drid se lle­nó de ban­de­ras de Es­pa­ña, no só­lo en la zo­na de los ac­tos sino en los bal­co­nes de ca­si to­dos los ba­rrios.

Mi­les de per­so­nas acu­die­ron a ver a los más de 3.900 militares que par­ti­ci­pa­ron, acom­pa­ña­dos por agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal y de la Guar­dia Ci­vil es­pa­ño­la. A su pa­so, en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na, el pú­bli­co aplau­día y co­rea­ba con­sig­nas co­mo “¡Vi­va Es­pa­ña!”.

Uno de los 78 avio­nes del Ejér­ci­to que par­ti­ci­pa­ron ayer en el des­fi­le, un Eu­ro­figh­ter, se es­tre­lló al fi­nal, cuan­do re­gre­sa­ba a la ba­se aé­rea de Los Lla­nos, en la pro­vin­cia de Al­ba­ce­te. Las au­to­ri­da­des con­fir­ma­ron la muer­te del pi­lo­to, úni­co ocu­pan­te.

Ma­drid no fue el úni­co fo­co in­for­ma­ti­vo de la jor­na­da. En Barcelona, ca­pi­tal ca­ta­la­na, mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra ce­le­brar la Fies­ta Na­cio­nal y reivin­di­car la uni­dad de Es­pa­ña ba­jo el le­ma “Ca­ta­lu­ña sí, Es­pa­ña tam­bién”. Se­gún la Guar­dia Ur­ba­na de Barcelona, hu­bo 65 mil ma­ni­fes­tan­tes, una ci­fra muy su­pe­rior a la de otros años.

Con­sig­nas co­mo “Es­pa­ña, unida, ja­más se­rá ven­ci­da” o “¡Vi­va Es­pa­ña!” y tam­bién otras co­mo “Puig­de­mont a pri­sión”, fue­ron la for­ma con la que mu­chos asis­ten­tes mos­tra­ron su enojo con el je­fe del Go­bierno ca­ta­lán, quien el mar­tes ama­gó a de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de la re­gión y se­gun­dos des­pués sus­pen­dió sus efec­tos pa­ra re­cla­mar a Ma­drid un diá­lo­go “sin con­di­cio­nes”.

Las du­das y el sus­pen­so

El do­min­go pa­sa­do, una mo­vi­li­za­ción sin precedentes contra la se­ce­sión des­bor­dó las ca­lles de Barcelona. Fue una se­ma­na des­pués del re­fe­rén­dum so­be­ra­nis­ta del 1° de oc­tu­bre en el que, se­gún el Go­bierno de la re­gión, par­ti­ci­pa­ron 2,28 mi­llo­nes de per­so­nas, de las que el 90 por cien­to vo­tó por el Sí a una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te.

La du­da so­bre si Puig­de­mont pro­cla­mó o no el mar­tes la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña en el Par­la­ment re­gio­nal, y el re­que­ri­mien­to del Go­bierno es­pa­ñol, pa­ra que an­tes de las 10 de la ma­ña­na del lu­nes pró­xi­mo lo acla­re, fue­ron los prin­ci­pa­les te­mas de conversación en­tre los asis­ten­tes a la re­cep­ción ofre­ci­da por los re­yes de Es­pa­ña tras el des­fi­le cas­tren­se.

Re­pre­sen­tan­tes del Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol con­si­de­ra­ron que si Puig­de­mont nie­ga ha­ber pro­cla­ma­do la in­de­pen­den­cia, Ra­joy no ten­dría ne­ce­si­dad de ac­ti­var la se­gun­da fa­se del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que otor­ga al Go­bierno cen­tral la fa­cul­tad de asu­mir fun­cio­nes desem­pe­ña­das por au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas.

Ade­más, sub­ra­ya­ron, que con la res­pues­ta al re­que­ri­mien­to, el pre­si­den­te re­gio­nal ca­ta­lán tie­ne una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad.

Pre­sen­te en la re­cep­ción real, el lí­der del Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (Psoe), Pe­dro Sán­chez, ase­gu­ró in­tuir una res­pues­ta “am­bi­gua” por par­te del pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, aun­que a su jui­cio es­ta­rá más en la lí­nea de que no hu­bo de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

En cam­bio, el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, el li­be­ral Al­bert Ri­ve­ra, opi­nó que “sí hu­bo de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia”, por lo que da por he­cho que se ha ac­ti­va­do el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción.

(AP)

Con tono cas­tren­se. Fe­li­pe VI y su es­po­sa Le­ti­zia pre­si­die­ron los ac­tos cen­tra­les por el 12 de Oc­tu­bre en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.