Trump avan­za en su pro­me­sa ais­la­cio­nis­ta al de­jar la Unes­co

EE.UU. aban­do­na­rá la agen­cia de edu­ca­ción y pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de Na­cio­nes Uni­das por su su­pues­ta ten­den­cia an­ti­is­rae­lí. Ho­ras más tar­de, el Go­bierno de Is­rael anun­ció que tam­bién se apar­ta­rá del or­ga­nis­mo.

La Voz del Interior - - Internacionales -

El go­bierno de Donald Trump cum­plió con su pro­me­sa de re­du­cir su pre­sen­cia en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal y anun­ció ayer que aban­do­na la Unes­co, la agen­cia de edu­ca­ción y pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de la ONU, a la que ca­li­fi­có co­mo un ór­gano de ten­den­cia an­ti­is­rae­lí que ne­ce­si­ta “una re­for­ma fun­da­men­tal”. La de­ci­sión del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe al mul­ti­la­te­ra­lis­mo y a una or­ga­ni­za­ción en se­rias di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas.

Ho­ras des­pués, el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Benjamin Ne­tan­yahu, de­ci­dió que su país si­guie­ra el mis­mo ca­mino y ca­li­fi­có la de­ci­sión de Washington de “va­lien­te y mo­ral por­que la Unes­co se ha con­ver­ti­do en el tea­tro del ab­sur­do y por­que, en lu­gar de pre­ser­var la his­to­ria, la dis­tor­sio­na”, ar­gu­men­tó en un co­mu­ni­ca­do.

La di­rec­to­ra ge­ne­ral del or­ga­nis­mo, Iri­na Bo­ko­va, la­men­tó pro­fun­da­men­te la de­ci­sión de Washington, que le fue no­ti­fi­ca­da por el se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, Rex Ti­ller­son.

“En el mo­men­to en que la lucha contra el ex­tre­mis­mo vio­len­to pi­de una in­ver­sión re­no­va­da en edu­ca­ción y diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral pa­ra pre­ve­nir el odio, es muy la­men­ta­ble que Es­ta­dos Uni­dos se re­ti­re de la agen­cia de Na­cio­nes Uni­das que se ocu­pa de es­tos asun­tos”, apun­tó.

Des­de el De­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, su por­ta­voz, Heat­her Nauert, se­ña­ló que “es­ta de­ci­sión no se to­mó a la li­ge­ra y re­fle­ja las preo­cu­pa­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con los cre­cien­tes atra­sos en los pa­gos en la Unes­co, la ne­ce­si­dad de una re­for­ma fun­da­men­tal en la or­ga­ni­za­ción y la con­ti­nua ten­den­cia an­ti­is­rae­lí”.

Pe­se a re­ti­rar­se co­mo miem­bro, Washington bus­ca­rá es­ta­ble­cer una mi­sión per­ma­nen­te co­mo ob­ser­va­dor an­te ese or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das. Tam­bién in­di­có su de­seo de se­guir co­la­bo­ran­do en cues­tio­nes co­mo la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio mun­dial, la li­ber­tad de pren­sa, la co­la­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca y la edu­ca­ción.

La re­ti­ra­da en­tra­ría en vi­gor el 31 de di­ciem­bre de 2018, en cum­pli­mien­to de los es­ta­tu­tos del or­ga­nis­mo.

Pa­les­ti­na en el me­dio

En ju­lio, la Ciu­dad Vie­ja de He­brón fue nom­bra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Allí re­si­den unos 35 mil pa­les­ti­nos y 800 co­lo­nos ju­díos en asen­ta­mien­tos pro­te­gi­dos por sol­da­dos is­rae­líes. La dis­tin­ción de la ciu­dad ter­mi­nó por col­mar la pa­cien­cia del go­bierno de Trump, que ade­más bus­ca re­du­cir sus apor­tes a Na­cio­nes Uni­das.

La re­ti­ra­da de la Unes­co es un pa­so adi­cio­nal en la di­rec­ción ya mar­ca­da tras el aban­dono del pac­to del cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís y la ame­na­za de apar­tar­se del acuer­do nu­clear con Irán.

El anun­cio del De­par­ta­men­to del Es­ta­do se jus­ti­fi­ca tam­bién en el mar­co del pro­ce­so de re­for­ma en mar­cha en la ONU.

La re­ti­ra­da se pro­du­ce en un mo­men­to trans­cen­den­tal pa­ra el or­ga­nis­mo, cu­yo Con­se­jo Eje­cu­ti­vo de­bía ele­gir en­tre ayer y hoy a la per­so­na que re­em­pla­za­rá co­mo nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral a la búl­ga­ra Iri­na Bo­ko­va.

En las tres ron­das de vo­ta­cio­nes rea­li­za­das has­ta ayer, la can­di­da­ta fran­ce­sa Au­drey Azou­lay y el ca­ta­rí Ha­mad bin Ab­du­la­ziz Al Ka­wa­ri apa­re­cen co­mo fa­vo­ri­tos.

Bo­ko­va di­jo que du­ran­te su man­da­to “se pro­fun­di­zó la aso­cia­ción en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unes­co, que nun­ca ha­bía si­do tan fuer­te”.

Reac­ción glo­bal

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal reac­cio­nó con desa­zón a la no­ti­cia, a ex­cep­ción de Is­rael, que con­si­de­ró que la de­ci­sión mar­ca “un pun­to de in­fle­xión”.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, “la­men­tó pro­fun­da­men­te” la re­ti­ra­da, “a la luz del gran pa­pel que ha te­ni­do en la Unes­co des­de su fun­da­ción”.

Esa mis­ma po­si­ción mos­tró Fran­cia, país que aco­ge la se­de del or­ga­nis­mo, que de­plo­ró que el aban­dono se pro­duz­ca “en un mo­men­to pri­mor­dial”.

El Go­bierno fran­cés in­di­có que la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos otor­ga “un nue­vo sig­ni­fi­ca­do” a la can­di­da­tu­ra ga­la al or­ga­nis­mo. “La Unes­co ne­ce­si­ta un pro­yec­to en el que to­dos los es­ta­dos se sien­tan aco­gi­dos”, in­di­có la Can­ci­lle­ría en un co­mu­ni­ca­do.

Por su par­te, Ru­sia ca­li­fi­có de “no­ti­cia tris­te” la de­ci­sión, se­gún vo­ce­ros del Krem­lin.

El pre­si­den­te del co­mi­té de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Cá­ma­ra ba­ja, Leo­nid Sluts­ki, se­ña­ló que los mo­ti­vos es­gri­mi­dos por Washington son “ex­tra­ños”. Los dis­tin­tos pro­gra­mas que apo­ya la Unes­co.

SIE­TE DÉ­CA­DAS. La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co) es un or­ga­nis­mo es­pe­cia­li­za­do de Na­cio­nes Uni­das que se fun­dó el 16 de no­viem­bre de 1945. Su se­de prin­ci­pal se ubi­ca en Pa­rís. Cuen­ta con 195 es­ta­dos miem­bros y 8 miem­bros aso­cia­dos. En 71 años de vi­da, ha apo­ya­do múl­ti­ples pro­gra­mas:

PA­TRI­MO­NIO MUN­DIAL. Ca­da año, el Co­mi­té del Pa­tri­mo­nio Mun­dial de­sig­na si­tios de des­ta­ca­do va­lor pa­ra la hu­ma­ni­dad e in­ter­vie­ne cuan­do es­tán en pe­li­gro. El pro­gra­ma pro­por­cio­na asis­ten­cia téc­ni­ca y en­tre­na­mien­to pa­ra pre­ser­var­los y aho­ra in­clu­ye pa­tri­mo­nios in­tan­gi­bles.La Man­za­na Je­suí­ti­ca de Cór­do­ba fue de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la Unes­co en el año 2000.

EM­PO­DE­RA­MIEN­TO DE NI­ÑAS. La Unes­co tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción del mun­do, con un en­fo­que es­pe­cial en ni­ñas de paí­ses po­bres que re­ci­ben po­ca o na­da de edu­ca­ción. La agen­cia ca­pa­ci­ta a maes­tros y pro­por­cio­na ma­te­ria­les.

EDU­CA­CIÓN SO­BRE EL HO­LO­CAUS­TO. Co­mo el res­to de la ONU, la Unes­co fue crea­da en res­pues­ta a los ho­rro­res de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en es­pe­cial los crí­me­nes co­me­ti­dos por los na­zis. La agen­cia tra­ba­ja en pro­yec­tos edu­ca­ti­vos so­bre el Ho­lo­caus­to. Es­to in­clu­ye ma­te­ria­les en múl­ti­ples idio­mas y or­ga­ni­zar vi­si­tas a ex-cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis.

CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO. La agen­cia bus­ca coor­di­nar la edu­ca­ción so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, in­clu­yen­do es­tu­dios so­bre el im­pac­to en la red de re­ser­vas de biós­fe­ra y me­jo­rar la edu­ca­ción in­ter­na­cio­nal so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

(AP)

Tum­ba de los Pa­triar­cas. He­brón fue nom­bra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y eso col­mó la pa­cien­cia de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.