Investigan a po­li­cías por pe­leas ca­lle­je­ras

Una fa­mi­lia de agen­tes fue impu­tada por una gres­ca ba­rrial en Vi­lla El Li­ber­ta­dor. Tam­bién se ob­ser­va a la hi­ja, ca­de­te. Otra pa­re­ja de uni­for­ma­dos se tren­zó a gol­pes por una dis­cu­sión vial en la ru­ta E-55.

La Voz del Interior - - Sucesos -

Cua­tro agen­tes y una ca­de­te de la Po­li­cía de Cór­do­ba fue­ron apar­ta­dos y ter­mi­na­ron impu­tados tras ver­se in­vo­lu­cra­dos en dis­tin­tos epi­so­dios vio­len­tos y bo­chor­no­sos ocu­rri­dos en los úl­ti­mos días en la ca­pi­tal cor­do­be­sa.

Pe­se a que es­tos ca­sos no fue­ron in­for­ma­dos de ma­ne­ra ofi­cial por par­te de la fuer­za, a tra­vés de otras fuentes se co­no­ció que el lu­nes pa­sa­do una pa­re­ja de po­li­cías ter­mi­nó in­vo­lu­cra­da en una pe­lea callejera tras una dis­cu­sión por lo que ha­bría si­do una ma­la ma­nio­bra vial.

Se­gún cons­ta a ni­vel ju­di­cial, al­re­de­dor de las 20.30 de ese día, dos au­to­mo­vi­lis­tas co­men­za­ron a dis­cu­tir mien­tras cir­cu­la­ban por la ru­ta E-55, que co­nec­ta la ciu­dad de Cór­do­ba con La Ca­le­ra.

Tras pa­sar las ca­si­llas de pea­je, ya en ju­ris­dic­ción de la ca­pi­tal pro­vin­cial, am­bos con­duc­to­res fre­na­ron y se ba­ja­ron pa­ra in­cre­par­se ca­ra a ca­ra.

Uno de ellos era el ca­bo pri­me­ro Ga­briel Ed­gar­do Romero, mien­tras que del otro au­to des­cen­die­ron dos per­so­nas. Fue en­ton­ces que de los in­sul­tos pa­sa­ron a los gol­pes, lo que obli­gó a que in­ter­vi­nie­ra un se­gun­do po­li­cía que es­ta­ba rea­li­zan­do ta­reas adi­cio­na­les en las ca­si­llas de pea­je y que in­ten­tó se­pa­rar a los con­ten­dien­tes.

En me­dio de es­ta tri­ful­ca, se­gún cons­ta en la de­nun­cia ju­di­cial, tam­bién se ba­jó la mu­jer de Romero, Jés­si­ca Mo­reno, quien tam­bién es po­li­cía.

Fue en ese mo­men­to que el po­li­cía que es­ta­ba in­ten­tan­do se­pa­rar su­frió agre­sio­nes y ras­gu­ños.

An­te es­to, apa­re­ció un mó­vil po­li­cial que pro­ce­dió a de­mo­rar e iden­ti­fi­car a los cua­tro in­vo­lu­cra­dos en la pa­lea, en­tre ellos la pa­re­ja de po­li­cías.

Ade­más de abrir­se una cau­sa ju­di­cial, se dio par­ti­ci­pa­ción al Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­li­cial y Pe­ni­ten­cia­rio que aho­ra ana­li­za una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va contra los agen­tes in­vo­lu­cra­dos.

En el ex­pe­dien­te que se abrió, la ca­rá­tu­la in­di­ca que se tra­tó de una “ri­ña con per­so­nal po­li­cial in­vo­lu­cra­do”.

Ade­más del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­li­cial y Pe­ni­ten­cia­rio, que es un ór­gano in­de­pen­dien­te a la fuer­za, la Po­li­cía cuen­ta des­de es­te año con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Con­trol de Con­duc­ta Po­li­cial, una suer­te de Asun­tos In­ter­nos, que tam­bién tie­ne po­tes­tad pa­ra san­cio­nar. Has­ta aho­ra no se co­no­cen es­ta­dís­ti­cas so­bre su tra­ba­jo.

A me­dia ma­ña­na

En tan­to, tam­bién se ana­li­za la san­ción contra otro ma­tri­mo­nio de po­li­cías que jun­to a una jo­ven ca­de­te ha­brían agre­di­do a una mu­jer en barrio Vi­lla El Li­ber­ta­dor, al sur de la ciu­dad de Cór­do­ba.

De acuer­do a la de­nun­cia, es­to ocu­rrió el vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da a me­dia ma­ña­na cuan­do el sar­gen­to Ru­bén Alberto Vi­lla­rreal aban­do­nó las ta­reas adi­cio­na­les que es­ta­ba rea­li­zan­do en un co­le­gio de la zo­na y fue has­ta el do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar de su ex­mu­jer.

Fue en­ton­ces que a esa ca­sa tam­bién lle­ga­ron la ac­tual pa­re­ja de Vi­lla­rreal, la sar­gen­to Lau­ra Ore­lla­na, y la hi­ja de ella, An­to­ne­lla Vi­lla­rreal, que es ca­de­te de se­gun­do año de la Es­cue­la de Ofi­cia­les de la Po­li­cía.

Se­gún la due­ña de ca­sa, es­tas dos mu­je­res co­men­za­ron a agre­dir­la a gol­pes, ata­que que re­cién ce­só cuan­do in­ter­vino una pa­tru­lla po­li­cial que pa­sa­ba por esa zo­na.

Lau­ra Ore­lla­na y su hi­ja An­to­ne­lla Vi­lla­rreal fue­ron de­te­ni­das y tras­la­da­das a la co­mi­sa­ría 30, ya que el ope­ra­ti­vo po­li­cial se en­tre­gó en la uni­dad ju­di­cial N° 3.

De acuer­do al ac­ta ofi­cial, el sar­gen­to Vi­lla­rreal por­ta­ba el ar­ma de su ac­tual pa­re­ja, mien­tras que su pis­to­la re­gla­men­ta­ria es­ta­ba en la guan­te­ra de su ca­mio­ne­ta Volks­wa­gen Ama­rok.

Se­gún se co­rro­bo­ró, a la ho­ra en que su­ce­dió el epi­so­dio de­nun­cia­do, Vi­lla­rreal de­bió ha­ber es­ta­do cu­brien­do las ta­reas adi­cio­na­les, mien­tras que la mu­jer te­nía que es­tar al cui­da­do de su hi­ja que ha­bía da­do par­te de en­fer­ma, se­gún se in­di­có de ma­ne­ra in­ter­na.

(AN­TO­NIO CA­RRI­ZO / AR­CHI­VO)

Alar­ma. Preo­cu­pa la reite­ra­ción de ca­sos con po­li­cías impu­tados o san­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.