Del cor­ta­de­ro de la­dri­llos a su pri­me­ra pe­lea pro­fe­sio­nal

Jai­me Fran­co, el hu­mil­de bo­xea­dor ama­teur que tra­ba­ja en un cor­ta­de­ro de la­dri­llos de Los Bou­le­va­res y cu­ya his­to­ria se co­no­ció por un informe de La Voz, re­ci­bió la so­li­da­ri­dad de los cor­do­be­ses y hoy ten­drá su de­but pro­fe­sio­nal.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ja­vier Flo­res jflo­res@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Dos me­ses atrás, en un informe de Pri­mer plano, La Voz pu­bli­có la his­to­ria de vi­da de Jai­me Fran­co (23), uno de los tan­tos bo­xea­do­res ama­teurs lo­ca­les, quien, sin ver una mo­ne­da, in­ten- ta ha­cer­se un nom­bre en es­te sa­cri­fi­ca­do de­por­te, pa­ra es­ca­par­le a un seguro des­tino de mar­gi­na­ción y vul­ne­ra­bi­li­dad.

Jai­me, apo­da­do “Ri­sa” en el am­bien­te de los “na­ri­ces cha­tas” por­que se ríe aún en el fra­gor del gol­pe por gol­pe de los com­ba­tes, tra­ba­ja des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na en un cor­ta­de­ro de la­dri­llos de Los Bou­le­va­res, en la Vi­lla Los Cor­ta­de­ros, me­tien­do la mano en el ba­rro y mol­dean­do bo­ve­di­llas, pa­ra pro­cu­rar­se el sus­ten­to que le per­mi­te sos­te­ner a su es­po­sa Sol, a sus dos pe­que­ños hi­jos (4 y 3 años) y al que vie­ne en ca­mino.

Pe­ro aun con se­me­jan­te res­pon­sa­bi­li­dad, Jai­me se ha­ce tiem­po to­dos los días, des­pués de las 18, cuan­do vuel­ve del cor­ta­de­ro, pa­ra en­tre­nar­se en el club Argüello Ju­niors, de la mano de su en­tre­na­dor y pro­mo­tor, “el Maes­tro” Luis Oli­ve­ro, con la per­ma­nen­te ilu­sión de que le sur­gie­ra la po­si­bi­li­dad de ha­cer su pri­me­ra pe­lea co­mo pro­fe­sio­nal y co­brar sus pri­me­ros pe­sos. En el mo­men­to de pu­bli­car­se el informe, el 9 de sep­tiem­bre, “Ri­sa” aca­ba­ba de con­sa­grar­se cam­peón pro­vin­cial de has­ta 60 ki­los y co­men­za­ba a ali­men­tar el

AHO­RA PUE­DO DE­DI­CAR­ME MÁS TIEM­PO A ENTRENARME Y TEN­GO QUE RES­PON­DER AL APO­YO QUE ME DAN.

QUIE­RO AGRA­DE­CER QUE ME HA­YAN ELE­GI­DO CO­MO LA CA­RA PA­RA UNA CAM­PA­ÑA CON­TRA EL TRA­BA­JO IN­FAN­TIL.

de­seo de po­der pro­gre­sar en el bo­xeo y an­clar su ilu­sión de, al­gu­na vez, vi­vir del de­por­te que ama so­bre ba­ses ma­te­ria­les y eco­nó­mi­cas más só­li­das.

“Quie­ro de­jar de la­bu­rar en el cor­ta­de­ro y vi­vir del bo­xeo. Es­toy seguro de que lo voy a con­se­guir”, di­jo en la en­tre­vis­ta Fran­co, quien no con­ta­ba con ayu­da eco­nó­mi­ca ni pa­tro­ci­nio al­guno. Com­ba­tía con “bo­ti­tas” pres­ta­das por­que el bol­si­llo no da­ba pa­ra ad­qui­rir un par. Pe­ro des­de que su his­to­ria trascendió en nues­tras pá­gi­nas, la vi­da de Jai­me, en cues­tión de días, co­men­zó a cam­biar. La so­li­da­ri­dad y la sen­si­bi­li­dad de los cor­do­be­ses, des­de dis­tin­tos ám­bi­tos, no tar­dó en irrum­pir en el ring de su exis­ten­cia y le per­mi­te, des­de ha­ce ca­si un mes, de­di­car­se úni­ca­men­te a en­tre­nar. Ya no cor­ta la­dri­llos y só­lo los fi­nes de se­ma­na su­ma al­gu­nos pe­sos más ven­dien­do ma­ní y pu­ru­rú.

Hoy, con la ayu­da que re­ci­bió, afron­ta­rá su pri­me­ra pe­lea co­mo pro­fe­sio­nal, en el fes­ti­val que es­ta no­che, a las 22, se desa­rro­lla­rá en Argüello Ju­niors y en el que en­fren­ta­rá, en la pe­lea de fon­do, al pú­gil bo­nae­ren­se Ger­mán Rue­da.

Bue­nas no­ti­cias

La pri­me­ra bue­na nue­va pa­ra Fran­co vino de Bie­nes­tar Sa­lud, una em­pre­sa que le ofre­ció un con­tra­to de pa­tro­ci­nio, co­ber­tu­ra mé­di­ca pa­ra él y su fa­mi­lia, ayu­da eco­nó­mi­ca men­sual, en­tre­ga de in­du­men­ta­ria pa­ra en­tre­na­mien­tos y peleas, aten­ción de un mé­di­co de­por­tó­lo­go y pre­mios ex­tras por ca­da vic­to­ria que con­si­ga, en­tre otros be­ne­fi­cios.

Eduar­do Mi­guel, di­rec­tor de la em­pre­sa, ex­pli­có a Mun­do D por qué de­ci­die­ron pa­tro­ci­nar a Jai­me. “Nos in­tere­só apo­yar la ca­rre­ra de Fran­co por­que la su­ya es una his­to­ria de su­pera­ción y lu­cha. Cuan­do leí­mos la no­ta de La Voz, vi­mos a una per­so­na que con mu­cho sa­cri­fi­cio lle­va­ba ade­lan­te su gran me­ta de ser bo­xea­dor pro­fe­sio­nal. El tra­ba­jo de cor­ta­dor es el más im­por­tan­te en el horno de la­dri­llos, pe­ro a la vez es ago­ta­dor y des­gas­tan­te. Pe­ro Fran­co, sin im­por­tar la ru­de­za de su tra­ba­jo, se­guía en­tre­nan­do to­dos los días, lle­gan­do a ser

cam­peón pro­vin­cial ama­teur”.

Mi­guel agre­gó: “Nues­tra em­pre­sa brin­da co­ber­tu­ra de sa­lud a los tra­ba­ja­do­res la­dri­lle­ros de gran par­te del país y des­de ha­ce ya unos años es­ta­mos com­pro­me­ti­dos en la lu­cha con­tra el tra­ba­jo in­fan­til. Fran­co se hi­zo la­bu­ran­do en un horno de la­dri­llos des­de los 8 años. Nos con­tó su his­to­ria y nos de­jó cla­ro que no quie­re que sus hi­jos de­jen el co­le­gio pa­ra ir a tra­ba­jar. Es por eso que de­ci­di­mos apo­yar­lo de­por­ti­va­men­te y pro­po­ner­le que él sea la ca­ra vi­si­ble de esa lu­cha con­tra del tra­ba­jo in­fan­til”.

La se­gun­da vino de una lec­to­ra del dia­rio, Pau­la Ta­nia Hae­fe­li, quien al en­te­rar­se de la his­to­ria de Jai­me se pu­so en con­tac­to con Oli­ve­ro pa­ra com­prar las bo­ti­tas. Las en­car­gó en Bue­nos Ai­res, por­que en Cór­do­ba no se ven­den, pa­gó los gas­tos de tras­la­do y se las lle­vó per­so­nal­men­te al bo­xea­dor.

“Soy Li­cen­cia­da en Educación y por mi tra­ba­jo siem­pre me vin­cu­lé a es­pa­cios, zo­nas y es­cue­las en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Por eso, cuan­do leí la his­to­ria de ‘Ri­sa’, se me vi­nie­ron a la ca­be­za un mon­tón de his­to­rias con nom­bres y ape­lli­dos, de chi­cos y de jó­ve­nes que in­ten­tan sa­lir y de quie­nes no pu­die­ron”, nos co­men­tó. “Al leer so­bre su es­fuer­zo por sos­te­ner la ac­ti­vi­dad del bo­xeo con tan po­co apor­te ma­te­rial, me shoc­keó y sen­tí una gran em­pa­tía con él y con su si­tua­ción. Pen­sé... ‘Yo hoy pue­do y él lo ne­ce­si­ta. ¿Por qué no?’ Y ahí em­pe­zó el ir y ve­nir con el en­tre­na­dor has­ta que las con­se­gui­mos. En­tre­na­ba con za­pa­ti­llas. Es una ma­ne­ra de ayu­dar y de mos­trar que el es­fuer­zo siem­pre va­le la pe­na”, agre­gó Ta­nia, in­vi­ta­da a ver el fes­ti­val es­ta no­che y a ver co­mo Jai­me es­tre­na las bo­tas que le re­ga­ló.

Y la ter­ce­ra lle­gó des­de el Go­bierno pro­vin­cial, más pre­ci­sa­men­te por par­te de Alejandra Vi­go, se­cre­ta­ria de Equi­dad y Pro­mo­ción del Em­pleo, quien le otor­gó un sub­si­dio a Oli­ve­ro, pre­si­den­te de Argüello Ju­niors, pa­ra que efec­tua­ra re­fac­cio­nes ur­gen­tes que ne­ce­si­ta el tra­di­cio­nal y hu­mil­de club en su de­te­rio­ra­da in­fra­es­truc­tu­ra. “Nos dieron una pri­me­ra en­tre­ga de 35 mil pe­sos que uti­li­za­mos pa­ra co­lo­car una bom­ba de agua su­mer­gi­ble, construir ca­na­le­tas de hor­mi­gón, pi­lo­tes, ha­cer una cá­ma­ra sép­ti­ca y arre­glar el hun­di­mien­to del pi­so en la par­te de ade­lan­te del club, por­que es zo­na de ma­lli­nes. Es­ta­mos muy agra­de­ci­dos”, ex­pli­có “el Pro­fe” Oli­ve­ro.

La gra­ti­tud de Jai­me

El miér­co­les, a ho­ras de afron­tar el que se­rá su pri­mer com­ba­te pro­fe­sio­nal y el que es­pe­ra sea el arran­que de lo me­jor de su ca­rre­ra, “Ri­sa” le di­jo a Mun­do D: “Qui­sie­ra agra­de­cer a La Voz por­que to­do es­to par­tió de su ini­cia­ti­va; a Bie­nes­tar Sa­lud por el apo­yo que me es­tán brin­dan­do pa­ra po­der arran­car mi eta­pa pro­fe­sio­nal, por la obra so­cial pa­ra mi fa­mi­lia, que la ne­ce­si­ta­ba mu­cho, y por ha­ber­me ele­gi­do co­mo la ca­ra pa­ra una cam­pa­ña con­tra el tra­ba­jo in­fan­til. A Ta­nia, por las bo­ti­tas, y al ‘pro­fe’ Oli­ve­ro, por­que pa­ra mí es co­mo un pa­dre. Aho­ra pue­do de­di­car­me más tiem­po a en­tre­nar y ten­go que res­pon­der a tan­to apo­yo y con­fian­za que me dan”.

Y no pu­do hablar más, por­que se que­bró por la emoción. Seguro se guar­dó la ri­sa pa­ra cuan­do es­ta no­che sue­ne la cam­pa­na del pri­mer round, en el ring del Argüello Ju­niors.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

El gim­na­sio, su se­gun­da ca­sa. “Ri­sa” Fran­co aho­ra pue­de dis­fru­tar más de pe­gar­le a la bol­sa por­que no de­be pa­sar jor­na­das in­ter­mi­na­bles en el cor­ta­de­ro de Los Bou­le­va­res.

Fe­liz. “Ri­sa” y su fa­mi­lia pue­den dis­fru­tar aho­ra de co­ber­tu­ra mé­di­ca.

To­do un ges­to. Ta­nia le re­ga­ló a Jai­me las bo­tas que es­tre­na­rá hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.