Cam­bie­mos: só­lo la cohe­sión ma­ta­rá al ru­mor

La Voz del Interior - - Política - Ma­riano Ber­ge­ro Se­gun­da lec­tu­ra mber­ge­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Uti­li­zan­do so­bre­ci­tos de azú­car de esos que es­tán prohi­bi­dos en los ba­res de la Ca­pi­tal, un as­pi­ran­te a su­ce­der a Ra­món Mes­tre al fren­te del Pa­la­cio 6 de Ju­lio ex­pli­ca có­mo cree que se co­men­za­rá a dar la dis­cu­sión pa­ra los múl­ti­ples re­cam­bios que ope­ra­rán en la po­lí­ti­ca de Cór­do­ba en 2019.

Co­mo si tu­vie­se en sus ma­nos un ma­zo de car­tas, el hom­bre des­plie­ga sus ar­gu­men­tos so­bre la me­sa de un ca­fé del Ce­rro. Ar­ma una es­pe­cie de pi­rá­mi­de, cons­trui­da de arri­ba ha­cia aba­jo, y lan­za, con mu­cho de ló­gi­ca, una ex­pli­ca­ción adi­cio­nal: “Pri­me­ro se tie­ne que re­sol­ver la go­ber­na­ción, des­pués la in­ten­den­cia y, por úl­ti­mo, la lis­ta de le­gis­la­do­res y con­ce­ja­les”. De ma­yor a me­nor.

No men­cio­na la nó­mi­na de dipu­tados na­cio­na­les, pe­ro tam­bién in­te­gra­rá el gran com­bo por dis­cu­tir. To­do eso es­ta­rá en jue­go en 2019, co­mo su­ce­de ca­da cua­tro años.

El pre­ten­dien­te for­ma par­te del po­pu­lo­so y a la vez ex­tra­ño gru­po que quie­re sen­tar­se en la “si­lla eléc­tri­ca”, co­mo han bau­ti­za­do va­rios je­fes mu­ni­ci­pa­les a la prin­ci­pal bu­ta­ca po­lí­ti­ca de la ciu­dad.

Ra­món Mes­tre sue­le de­fi­nir así su tra­ba­jo. Lo cu­rio­so es que des­de ahí se pro­yec­ta­rá pa­ra in­ten­tar ac­ce­der al Pa­nal den­tro de dos años.

Al me­nos en Cam­bie­mos, to­dos los pre­ten­dien­tes –y hay va­rios ano­ta­dos (ya se ve­rá a quién le da­rá el cue­ro)– co­no­cen que pri­me­ro ha­brá que ce­rrar el ca­pí­tu­lo pro­vin­cial pa­ra re­cién des­pués ir por el se­gun­do pre­mio, el mu­ni­ci­pal.

Las po­si­bi­li­da­des y va­ria­bles son mu­chas: si el can­di­da­to a la go­ber­na­ción es ra­di­cal, es muy pro­ba­ble que la pos­tu­la­ción de la Ca­pi­tal sea pa­ra el ma­cris­mo/PRO.

A la in­ver­sa: si es un “ama­ri­llo” el ele­gi­do por Ma­cri pa­ra pug­nar por el Cen­tro Cí­vi­co, la in­ten­to­na por el Pa­la­cio vol­ve­ría a ser po­tes­tad de los boi­na blan­ca.

Un es­ce­na­rio ines­pe­ra­do po­dría desatar­se si, co­mo al­tas fuen­tes del Go­bierno na­cio­nal bal­bu­cean des­de sus des­pa­chos, el apun­ta­do es un “ta­pa­do” que hoy no apa­re­ce en­tre los can­di­da­tea­bles que des­de la vic­to­ria de las Pa­so se ano­ta­ron en la ca­rre­ra.

Grie­tas in­ter­nas

Pe­ro más allá de las es­pe­cu­la­cio­nes, Cam­bie­mos Cór­do­ba tie­ne un pro­ble­ma cen­tral que ni la ho­ra más glo­rio­sa de la re­cien­te vic­to­ria an­te el PJ pu­do di­si­mu­lar: su aún dé­bil cohe­sión in­ter­na.

La “es­cu­de­ría”, de la que al­gu­nos se jac­tan de in­te­grar, le­jos es­tá de ser un equi­po, el prin­ci­pio rec­tor so­bre el que se asien­ta Cam­bie­mos.

La cau­da­lo­sa ola de vo­tos ama­ri­llos de­jó en un se­gun­do plano las tre­tas que se dis­pen­sa­ron los so­cios en ple­na cam­pa­ña. La mu­gre si­gue de­ba­jo de la al­fom­bra y lim­piar­la to­ma­rá tiem­po y de­man­da­rá ge­ne­ro­si­dad (has­ta aquí no de­mos­tra­da) de las par­tes.

Só­lo un da­to es re­ve­la­dor de la si­tua­ción ac­tual de la coa­li­ción: a ca­si un mes de la con­tun­den­te vic­to­ria fren­te al pe­ro­nis­mo, ca­da uno de los re­fe­ren­tes con­ti­núa en su pos­tu­ra uni­ta­ria una vez que se apa­gan las cá­ma­ras.

No hu­bo reunión de eva­lua­ción con­jun­ta en­tre los miem­bros. La pro­me­sa, tri­lla­da ca­da vez que se pre­gun­ta al res­pec­to, es que “an­tes de fin de año ha­brá una cum­bre de to­dos los par­ti­dos”.

Esa reunión se vie­ne pos­ter­gan­do des­de el tu­mul­tuo­so cie­rre de lis­tas, allá por ju­nio. En los úl­ti­mos días, Mes­tre y Ma­rio Ne­gri bus­ca­ron em­pro­li­jar al­go ese rum­bo den­tro de la UCR. El es­fuer­zo de­be­rá ser gran­de pa­ra de­jar atrás un pa­sa­do de­ma­sia­do re­cien­te de pa­los en las rue­das arro­ja­dos mu­tua­men­te.

Esa fragilidad in­ter­na que Cam­bie­mos de­be re­ver­tir es la mis­ma que otor­ga pla­fón a aque­llos que azu­zan a la coa­li­ción opo­si­to­ra con el la­ti­gui­llo de que Ma­cri po­dría en­sa­yar un acuer­do elec­to­ral con Juan Schia­ret­ti.

Esa po­si­bi­li­dad, que sí ron­dó la men­te de Ma­cri en el arran­que de su ges­tión, es­tá hoy se­pul­ta­da.

Ma­cri quie­re de­rro­tar a Schia­ret­ti en 2019 pa­ra enar­bo­lar, tam­bién en Cór­do­ba, la ban­de­ra de la al­ter­nan­cia, co­mo lo hi­zo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Ni en los fo­cus group, tan re­cu­rren­tes co­mo he­rra­mien­ta a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes pa­ra la Ca­sa Ro­sa­da, apa­re­ce una ne­ce­si­dad cor­do­be­sa de jun­tar al Pre­si­den­te con el go­ber­na­dor.

“La gen­te no nos es­tá pi­dien­do que ha­ga­mos una so­cie­dad con Schia­ret­ti”, ase­gu­ran des­de Bal­car­ce 50, mien­tras vi­gi­lan, día a día, la no­ve­la in­ter­na de Cam­bie­mos.

Ami­gos. Ma­cri, cer­ca de Schia­ret­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.