Cam­bio en sa­lud men­tal: di­cen que se re­gre­sa al ma­ni­co­mio

Es­tá en es­tu­dio un nue­vo de­cre­to re­gla­men­ta­rio. Psi­có­lo­gos afir­man que es un fuer­te re­tro­ce­so.

La Voz del Interior - - Ciudadanos -

Una fuer­te re­sis­ten­cia se ge­ne­ró en­tre psi­có­lo­gos, ope­ra­do­res te­ra­péu­ti­cos y cá­te­dras uni­ver­si­ta­rias a un pro­yec­to de re­for­ma del de­cre­to re­gla­men­ta­rio de la Ley Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal, que en Cór­do­ba es­tá sien­do li­de­ra­da por el Co­le­gio de Psi­có­lo­gos y que en­tien­den que re­pre­sen­ta un re­gre­so a los ma­ni­co­mios, de­no­mi­na­dos aho­ra “hos­pi­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en psi­quia­tría y sa­lud men­tal”.

En un co­mu­ni­ca­do, el Co­le­gio di­ce que de efec­ti­vi­zar­se por de­cre­to la ini­cia­ti­va del Go­bierno es­to re­pre­sen­ta­ría “un enor­me re­tro­ce­so en el ca­mino de trans­for­ma­ción de la aten­ción en sa­lud men­tal”.

Los psi­có­lo­gos cues­tio­nan que se aban­do­ne la de­fi­ni­ción de “pa­de­ci­mien­to men­tal” y se re­tor­ne a “en­fer­me­dad men­tal”, de­nun­cian que de­trás de la exi­gen­cia de “evi­den­cia cien­tí­fi­ca” pa­ra los diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos se vuel­ve a la he­ge­mo­nía de la psi­quia­tría so­bre los equi­pos trans­dis­ci­pli­na­rios y re­cha­zan lo que en­tien­den que re­pre­sen­ta una pér­di­da de de­re­chos de las per­so­nas con con­su­mo pro­ble­má­ti­co de sus­tan­cias.

El vier­nes pa­sa­do se fil­tró el pro­yec­to de de­cre­to que es­tá a la fir­ma del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y, rá­pi­da­men­te, el Cen­tro de Es­tu­dios Le­ga­les y So­cia­les (Cels) pu­bli­có su con­te­ni­do, que me­re­ció el re­pu­dio del Co­le­gio de Psi­có­lo- gos de Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res (Caba) y, en cas­ca­da, la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Psi­có­lo­gos y me­dio cen­te­nar de ins­ti­tu­cio­nes pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cas o co­mu­ni­ta­rias. No hu­bo voz ofi­cial, has­ta el mo­men­to, pe­ro el fac­sí­mil del pro­yec­to que pu­bli­ca el Cels lle­va la fir­ma del ac­tual mi­nis­tro de Sa­lud , Adol­fo Ru­bins­tein.

Pa­ra San­dra Tre­ber, pre­si­den­ta del co­le­gio cor­do­bés, al vol­ver a ha­blar de tras­torno men­tal, y no de pa­de­ci­mien­to psí­qui­co, y dar mar­cha atrás en la des­ma­ni­co­mia­li­za­ción, el de­cre­to avan­za ha­cia el ais­la­mien­to del pa­cien­te de su co­mu­ni­dad y es­to, en­fa­ti­za, no tie­ne nin­gún be­ne­fi­cio pa­ra quien es­tá pen­sa­da la ley.

En con­cre­to, mien­tras la ley prohí­be que se abran nue­vos ma­ni­co­mios y es­ta­ble­ce su pro­gre­si­va des­apa­ri­ción, el de­cre­to ad­mi­te los hos­pi­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en psi­quia­tría y sa­lud men­tal y pres­cri­be la de­ri­va­ción a es­tos cen­tros de los pa­cien­tes “con tras­tor­nos Los pun­tos más im­por­tan­tes del de­cre­to que tras­cen­dió.

De­fi­ni­ción. De pa­de­ci­mien­to psí­qui­co se re­tor­na a la con­cep­ción del tras­torno men­tal.

Adic­cio­nes. El nue­vo de­cre­to res­trin­ge el de­re­cho de los pa­cien­tes y con­fie­re un ma­yor po­der a la autoridad de apli­ca­ción.

Diag­nós­ti­co. El cam­bio es­tá en el én­fa­sis en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca y las in­cum­ben­cias pro­fe­sio­na­les, lo que en la prác­ti­ca qui­ta­ría fuer­za al tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio. men­ta­les o de com­por­ta­mien­to, con con­duc­tas de he­te­roa­gre­sión, cri­sis de ex­ci­ta­ción psi­co­mo­triz o de adic­ción”, siem­pre que así lo de­ter­mi­nen los equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios, que aho­ra só­lo po­drían ser li­de­ra­dos por mé­di­cos.

“El pro­yec­to es­ta­ble­ce un ca­mino in­ver­so a la sus­ti­tu­ción de­fi­ni­ti­va de los ma­ni­co­mios ha­bi­li­tan­do la con­ti­nui­dad de los hos­pi­ta­les mo­no­va­len­tes. De es­ta ma­ne­ra, que­da­ría­mos muy le­jos de lo­grar una Ar­gen­ti­na sin ma­ni­co­mios en 2020”, se­ña­la­ron des­de el Co­le­gio.

Tam­bién re­sul­ta preo­cu­pan­te, pa­ra los crí­ti­cos del pro­yec­to de de­cre­to, que se in­clu­ya “in­for­mar al juez in­ter­vi­nien­te si exis­te gru­po fa­mi­liar con­ti­nen­te y con res­pon­sa­bi­li­da­des de cui­da­do, cu­ya con­duc­ta re­sul­te sus­cep­ti­bles de ser ti­pi­fi­ca­da por el Có­di­go Pe­nal co­mo aban­dono de per­so­na o ins­ti­tu­to que en el fu­tu­ro la re­em­pla­ce”. Es­ta vi­sión, que bus­ca car­gar res­pon­sa­bi­li­da­des en la fa­mi­lia, es otro re­tro­ce­so pa­ra los psi­có­lo­gos.

(LA VOZ)

No se ter­mi­nan. El ob­je­ti­vo de Ar­gen­ti­na sin ma­ni­co­mios en 2020 que­da en el ol­vi­do, de­nun­cian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.